Es lo que es

Alex Saab: La caída del mafioso, ahora de naranja, y la ira del capo rojo

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La muerte de Chávez en 2013 y la asunción presidencial de su sucesor Nicolás Maduro reveló los ilimitados alcances de poder de la “boliburguesía”.

Extracto tomado del artículo «Radiografía de la boliburguesía, la casta que se adueñó de Venezuela»

Por: Roberto Mansilla Blanco / EsGlobal

Surge aquí un nombre clave: Alex Saab, un contratista que ha terminado convirtiéndose no sólo en el albacea (testaferro) de un chavismo ya reconvertido en madurismo, sino que también es el eje estructural clave sobre el cual gira en gran medida la rueda de corrupción y riqueza del emporio “boliburgués”.

Saab ha logrado armar un opaco pero efectivo entramado internacional de negocios de diversa índole, que le ha permitido al madurismo saltar las sanciones internacionales vía EE UU.

Para ello, Saab ha contado con el apoyo de aliados geopolíticos de Maduro como Rusia, Turquía, Irán y petromonarquías como la de Emiratos Árabes Unidos, bajo esquemas de financiamiento alternativos, burlando así los controles estadounidenses.

Él también está incluido en la lista de sancionados por el Departamento del Tesoro estadounidense.

Del mismo modo, Saab ha amasado gran parte de su fortuna con la importación de las denominadas “cajas CLAP”, por el acrónimo de Comités Locales de Abastecimiento y de Producción.

Las “cajas CLAP” de asistencia alimentaria para las zonas populares fueron instrumentalizadas para asegurar votos electorales a Maduro. La oposición venezolana no sólo ha denunciado el carácter “electoralista” de las “cajas CLAP” sino el mal estado de sus productos.

Saab se ha beneficiado así de sus negocios y contactos en Turquía, México y Colombia para enriquecerse con este esquema CLAP a través de su empresa Group Grant Limited, registrada en Hong Kong en 2013.

Lea «Radiografía de la boliburguesía, la casta que se adueñó de Venezuela» , siguiendo este enlace a EsGlobal.

Morfema Press

La caída del mafioso

Luego de más de un año detenido en Cabo Verde bajo la acusación de ser el presunto testaferro de Nicolás Maduro y de la solicitud de extradición por parte de Estados Unidos, un jet recogió a Alex Saab en Cabo Verde este sábado 16 de octubre, para llevarlo a territorio norteamericano.

Ataviado con el reconocido traje naranja de los presos, Saab enfrentó por primera vez a la Justicia de EEUU, audiencia en la que le negaron la libertad bajo fianza y fijaron una nueva fecha a petición de sus abogados.

La próxima comparecencia ante el juez John J. O’Sullivan será el próximo 1 de noviembre. Podría ser condenado a hasta 20 años de cárcel si es hallado culpable.

La ira del capo

Luego de la primera audiencia de Alex Saab ante la Justicia norteamericana, el dictador chavista se mostró alterado y tomó represalias.

Visiblemente molesto, Nicolás Maduro insultó a funcionarios de EEUU, a los jueces de Cabo Verde y volvió a poner en duda el «diálogo» con la oposición en México.

Seis exdirectivos de Citgo, filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Estados Unidos, que cumplen una condena por corrupción, volvieron a la cárcel este sábado, después de estar en prisión domiciliaria desde abril.

Saab se enfrenta a la posibilidad real de pasar 20 años en una prisión de máxima seguridad en Estados Unidos, lejos de su familia y también de la abultada cuenta bancaria.

En cambio, en caso de cooperar con las autoridades judiciales, podría obtener una muy significativa reducción de la pena.

Washington sabe que el colombiano tiene numerosos secretos sobre cómo Maduro, la familia del dictador y sus principales asesores desviaron millones de dólares en contratos gubernamentales para alimentos y vivienda en medio del hambre generalizada en Venezuela.

Scroll to Top