Es lo que es

Chile decide: entre el rechazo o el apruebo de nueva propuesta de Constitución

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Vía VOA

Miles de chilenos comienzan a votar este domingo en una jornada catalogada de «emocionante e histórica» por el gobierno de Gabriel Boric. Rechazar o aprobar una nueva propuesta de Constitución ha generado incertidumbre en la nación.

Unos 15 millones de chilenos están asistiendo este domingo a las urnas para aprobar o rechazar en plebiscito una propuesta de Constitución que sustituiría a la ley fundamental vigente desde 1980, que fue aprobada durante la dictadura de Augusto Pinochet.

La propuesta sometida hoy la consulta obligatoria ha dividido y generado incertidumbre y agudizado la división en el país. El resultado es visto como definitorio para los propósitos del gobierno del presidente Gabriel Boric.

«Independiente a cuál sea el resultado, el rol que voy a jugar yo como presidente de la República, nuestro gobierno y en el cual nos vamos a empeñar en conjunto con todos ustedes es encontrarnos como país, en avanzar en justicia, igualdad, en avanzar en mayor desarrollo y crecimiento para todos y todas», dijo Boric en un discurso a la nación el domingo.

«Puedo garantizar que nuestra voluntad y nuestra acción, independiente de cuál sea el resultado, será convocar a una amplia unidad nacional de todos los sectores, de las organizaciones sociales, de la sociedad civil, de los partidos políticos, queremos escuchar todas las voces para poder seguir adelante con este proceso, ya sea para implementar el texto de la nueva Constitución (…) o para también darle continuidad al proceso constituyente en caso de ganar la otra opción», afimó el mandatario.

Además agradeció a todos los chilenos, incluyendo a los que están participando en el plebiscito en otros países, entre ellos en Estados Unidos.

El sábado por la noche, Boric, de 36 años, había dicho en las redes a los chilenos: «País querido (…) será un gran día. En Chile nuestras diferencias las resolvemos con más democracia, nunca con menos. Estoy profundamente orgulloso de que hayamos llegado hasta aquí».

El Ministerio de Transporte Público y Telecomunicaciones de Chile dio la arrancada en las redes sociales.

«Damos inicio a esta emocionante jornada, histórica jornada de nuestro país, en que vamos a acudir a este plebiscito constitucional», dijo el ministro de Juan Carlos Múñoz en la cuenta de Twitter del gobierno chileno.

El subterráneo de la capital chilena, que concentra al 40 % del electorado, será gratuito toda la jornada para incentivar la participación.

Si gana el rechazo, observadores opinan que será un duro golpe para Boric a seis meses en la presidencia, dado que fue uno de los impulsores del acuerdo donde nació la constituyente. El medio chileno La Tercera dijo citando fuentes del gabinete de Boric, que ya el mandatario se ha reunido con parlamentarios de la oposición y líderes del Congreso «para llegar a compromisos rápido, como un nuevo proceso constituyente».

Si gana el apruebo, Boric tendría que convocar al Congreso pleno en los próximos cinco días y generar mayorías entre la membresía para el proceso de implementación, lo que expertos también ven con dificultad debido a la cantidad de parlamentarios detractores de la propuesta.

Fuentes del gobierno dicen que aún si gana la iniciativa, el gobierno de Boric no celebrará y en su lugar buscará dar señales de tranquilidad y convocaría a grandes acuerdos para implentar el nuevo texto constitucional.

Si pierde la propuesta, dijeron fuentes del gabinete a La Tercera, Boric hará un llamado a comenzar un nuevo proceso constituyente, pasando por la convocatoria de un acuerdo nacional.

Los antecedentes del plebiscito

El plebiscito culmina un proceso de tres años que comenzó con las protestas callejeras estudiantiles en 2019. Las protestas comenzaron por un aumento en los precios del transporte, pero no tardaron en ampliarse a demandas más generales de más igualdad y más protecciones sociales.

Tras el estallido social que sacudió Chile a fines de 2019, los chilenos comenzaron el camino para habilitar un proceso de redacción de una nueva carta magna, lo que fue ratificado por una gran mayoría un año después en un referendo.

Sin embargo, las polémicas con los redactores y algunas de las propuestas vistas como controversiales por algunos sectores -muchas de las cuales no llegaron al texto final- debilitaron el apoyo hacia la Convención Constitucional.

Tras meses de trabajo, los delegados entregaron un documento de 178 páginas con 388 artículos que, entre otras cosas, hace énfasis en asuntos sociales e igualdad de género, consagra derechos de la población indígena del país y coloca el cambio climático y el medio ambiente en prioridad en un país que es el mayor productor mundial de cobre. También introduce los derechos a vivienda, salud y educación gratis.

La nueva Constitución describe a Chile como un estado plurinacional, establece territorios indígenas autónomos y reconoce un sistema paralelo de justicia en esas zonas, aunque los legisladores decidirían hasta donde podría llegar su autoridad.

De acuerdo a la legislación chilena la divulgación de encuestas es legal hasta 15 días antes de la votación, pero los últimos sondeos publicados antes de ese plazo mostraron una mayor intención de rechazar la propuesta, con al menos ocho puntos de ventaja.

Scroll to Top