Es lo que es

Cuarta dosis de la vacuna anti COVID no evitará que los pacientes se infecten con variante XI (Omicron)

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La última investigación de Israel parece confirmar lo que los escépticos han temido durante mucho tiempo: incluso dos o tres inyecciones de refuerzo no son suficientes para proteger a alguien, incluso a aquellos que están perfectamente sanos, de infectarse con la variante omicron.

Por: Zero Hedge. Traducción libre del inglés de Morfema Press

El Hospital Sheba en Tel Aviv probó el mes pasado una cuarta inyección administrada a más de 270 trabajadores médicos; 154 recibió vacuna de Pfizer y 120 recibió de Moderna.

Las conclusiones de los investigadores, reveladas el lunes, encontraron que ambos grupos mostraron un aumento «ligeramente mayor» en los anticuerpos después de la cuarta inyección que después de la tercera. Desafortunadamente, los niveles producidos aún no eran lo suficientemente altos para prevenir la infección a través de la variante omicron, que es responsable de la mayor parte de las nuevas infecciones.

«A pesar del aumento de los niveles de anticuerpos, la cuarta vacuna solo ofrece una defensa parcial contra el virus», dijo la Dra. Gili Regev-Yochay, directora de la unidad de enfermedades infecciosas del hospital que dirige el estudio.

El estudio vio «muchos infectados con Omicron que recibieron la cuarta dosis», dijo. «De acuerdo, un poco menos que en el grupo de control, pero aun así muchas infecciones».

«Las vacunas, que fueron más efectivas contra variantes anteriores, ofrecen menos protección ante Omicron», dijo la Dra. Regev-Yochay. Agregaron que las vacunas «no son lo suficientemente buenas» para prevenir la infección con la nueva variante menos grave.

Los datos del estudio aún no se han publicado en su totalidad; sólo las conclusiones.

Pero fue suficiente para generar dudas sobre la decisión de Israel de ser el primer país del mundo en comenzar a repartir una segunda vacuna de refuerzo a aquellos que se consideran en mayor riesgo.

Incluso después de publicar sus conclusiones, el Hospital Sheba pidió «continuar con la campaña de vacunación… aunque la vacuna no brinda una protección óptima contra la infección con la variante».

Es probable que la OMS no esté tan complacida, ya que la organización ha instado repetidamente a las democracias desarrolladas a abandonar las campañas de refuerzo y, en cambio, asignar más inyecciones a los países más pobres donde la vacunación es mucho menos generalizada.

Los medios locales informaron que el gobierno presionó al Hospital Sheba para que publicara su declaración instando a los israelíes a recibir su segundo refuerzo después de que los altos funcionarios israelíes no apreciaran los hallazgos del estudio.

El director del Ministerio de Salud de Israel, el Dr. Nahman Ash, insistió en que la decisión del país de repartir una segunda dosis de refuerzo no fue un «error», mientras que el primer ministro Naftali Bennett insistió en que repartir una cuarta inyección a algunos israelíes seguiría ayudando a la población a «salvaguardar la salud pública».

Scroll to Top