Morfema Press

Es lo que es

El Ministerio de Transportes de España manipuló la cobertura mediática del escándalo ‘Delcygate’

Comparte en

El Ministerio de Transportes de España tenía un plan para limitar la publicidad gubernamental a los medios dispuestos a informar siguiendo sus directrices sobre el escándalo ‘Delcygate’: una reunión clandestina en España entre el entonces ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, quien tenía prohibido poner un pie en suelo europeo. 

Por: Bridget Ryder – The European Conservative

El documento, titulado ‘Estrategia de Comunicación Delcygate’, es, en sus propias palabras, una respuesta al «deterioro» de la imagen del ministerio a raíz del escándalo. El ministerio gestiona toda la publicidad de las empresas ferroviarias estatales Renfe y Adif, entre otros muchos servicios de transporte público. 

El documento de estrategia de tres páginas salió a la luz la semana pasada a través de medios españoles cuando fue incorporado a documentos relacionados con la investigación del Caso Kaldo, un escándalo de corrupción de compinches multimillonario –inicialmente relacionado con la compra de mascarillas– del que Ábalos y su círculo vuelve a ser el centro. El documento fue extraído del correo electrónico de Isabel Pardo de Vera, entonces directora de Adif.

«Quienes utilizan la difamación para deteriorar la imagen del jefe del departamento» no pueden ser recompensados, dijeron por escrito funcionarios del ministerio, precisando que «el Grupo Prisa y Atresmedia» eran «especialmente relevantes» entre los que presuntamente actuaron contra el ministerio.

El encuentro entre Ábalaos y Rodríguez se produjo en enero de 2020, cuando el vicepresidente venezolano hacía escala en España de un viaje a Turquía. Tiene prohibido ingresar a la Zona Schengen debido a su papel en la dictadura de Nicolás Maduro. Rodríguez pasó la noche en una zona del aeropuerto que puede considerarse territorio español al estar fuera de los límites del control de pasaportes. Esa noche, Ábalos se reunió con ella y supuestamente facilitó una llamada entre ella y el primer ministro español, Pedro Sánchez. Lo más curioso es que en el avión que se quedó en España llevaba cuarenta maletas cuyo contenido nunca ha sido revelado. En ese momento, el ministerio estaba intentando recuperar una deuda de 200 millones de dólares que el gobierno venezolano tenía con Air Europa. La aerolínea había contratado a Víctor de Aldama como intermediario y éste también estaba en contacto con el Ministerio de Transporte. Aldama también es el principal sospechoso en el caso Koldo.

Para contrarrestar el fiasco político que provocó la reunión, el documento contemplaba el “condicionamiento de los recursos publicitarios” de todo el “Grupo Mitma” (siglas del Ministerio de Transportes y de las empresas públicas vinculadas) en los medios de comunicación en función del “tratamiento de la información ” que le dieron al asunto. La hoja de ruta también sugería seleccionar “formadores de opinión/columnistas/comentaristas”, nombrando a tres periodistas concretos que suelen aparecer en programas de entrevistas políticas en medios españoles, para invitarlos a reunirse con Ábalos para que transmitieran su versión del encuentro en sus apariciones en la televisión española. .  

Ábalos ha negado tener conocimiento del documento. Pardo de Vera ha dicho a los medios españoles que no lo recordaba y que no era su autor. 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Scroll to Top
Scroll to Top