Es lo que es

Escándalo en los EEUU por ineficacia de los cuerpos policiales: Perpetrador de la masacre de Texas disparó fuera de la escuela durante largos 12 minutos

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El hombre armado que masacró a 19 niños y dos maestros en Robb Elementary en Uvalde, Texas, se quedó afuera durante 12 minutos y disparó a las personas en una funeraria al otro lado de la calle, antes de escalar una cerca en los terrenos de la escuela donde disparó más tiros . Luego ingresó a la escuela y se atrincheró en un salón de clases antes de abrir fuego, según el Wall Street Journal.

Por: Zero Hedge / Traducción libre del inglés de Morfema Press

Víctor Escalón, director regional del Departamento de Seguridad Pública de Texas, dijo que no podía decir por qué nadie impidió que el pistolero fallecido, Salvador Ramos, de 18 años, ingresara a la escuela durante ese tiempo el martes. La mayoría de los disparos que hizo Ramos se produjeron durante los primeros minutos cuando ingresó a la escuela, dijo Escalón.

Los funcionarios del DPS dijeron anteriormente que un oficial escolar armado confrontó a Ramos cuando llegó a la escuela. El Sr. Escalón dijo el jueves que la información era incorrecta y que nadie se encontró con Ramos cuando llegó a la escuela. “No había un oficial disponible y armado”, dijo Escalón.

Ramos comenzó el martes por la mañana disparándole a su abuela en la cara, luego usó su camioneta para conducir a la escuela y la estrelló contra una zanja alrededor de las 11:28 a. m., según un cronograma establecido por Escalón.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de Texas ignoraron las súplicas de los padres angustiados cuando un hombre armado se quedó solo durante una hora en una escuela primaria de Texas, matando a 19 niños y dos maestros, antes de que un agente de la Patrulla Fronteriza entrara a la escuela y matara al sospechoso.

» ¡Entra ahí! ¡Entra ahí! «, gritaron las mujeres a la policía poco después de que comenzara el ataque, según el vecino Juan Carranza, quien le dijo a Associated Press sobre los esfuerzos de los padres para que la policía confrontara al tirador. Carranza dijo que los oficiales no entraron.

Minutos antes, Carranza había visto cómo Salvador Ramos estrellaba su camioneta contra una zanja afuera de la escuela, tomaba su rifle semiautomático estilo AR-15 y disparaba a dos personas afuera de una funeraria cercana que escaparon ilesos.

Las autoridades dicen que se «encontró» con un oficial de seguridad del distrito escolar fuera de la escuela , aunque hubo informes contradictorios de las autoridades sobre si los hombres intercambiaron disparos. Después de correr adentro, disparó contra dos policías de Uvalde que llegaban y que estaban afuera del edificio, dijo el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Travis Considine. Los policías resultaron heridos.

Un padre, Javier Cazares, cuya hija de cuarto grado, Jacklyn, murió en el ataque, dijo que corrió a la escuela cuando se enteró del tiroteo, solo para descubrir que la policía no se estaba moviendo.

«Vamos a apresurarnos porque la policía no está haciendo nada de lo que se supone que debe hacer «, dijo, y agregó que «se podría haber hecho más».

«Había cinco o seis de [nosotros] padres, escuchando los disparos, y [los oficiales de policía] nos decían que retrocediéramos», dijo al Washington Post . «No nos preocupamos por nosotros. Queríamos asaltar el edificio. Decíamos: ‘Vámonos’ porque así de preocupados estábamos y queríamos sacar a nuestros bebés».

Un clip muestra a los oficiales abordando a los padres fuera de la escuela para evitar que entren corriendo. Sin embargo, la cronología precisa de los videos a continuación en comparación con lo que estaba sucediendo dentro de la escuela sigue sin estar clara.

Dicho esto, ahora parece que varios policías entraron a la escuela para salvar a sus propios hijos mientras se desarrollaba el tiroteo y los padres estaban siendo retenidos.

Después de que Ramos ingresó a la escuela, cargó contra un salón de clases y comenzó a abrir fuego. Según el teniente Christopher Olivarez del Departamento de Seguridad Pública, él «se atrincheró cerrando la puerta y comenzó a disparar a los niños y maestros que estaban dentro de ese salón de clases».

Según el director del Departamento de Seguridad Pública, Steve McCraw, pasaron entre 40 minutos y 1 hora desde que Ramos comenzó a abrir fuego hasta que el agente de la CBP, respaldado por su equipo táctico, le disparó.

Dos policías de Uvalde estuvieron entre los primeros en llegar a la escena y se enfrentaron al tirador después de que había ingresado al edificio cuando ambos recibieron disparos y resultaron heridos.

«Cuando llegó la policía, el policía dijo: ‘¡Grita si necesitas ayuda!’ Y una de las personas de mi clase dijo ‘ayuda’. El [tirador] escuchó y entró y le disparó», dijo a KENS5 un niño que se escondió debajo de una mesa en su salón de clases . «El policía irrumpió en ese salón de clases. El tipo le disparó al policía. Y los policías comenzaron a disparar».

Es de destacar que en la masacre de 1999 en Columbine High School en Colorado, la policía esperó afuera de la escuela y no entró hasta casi dos horas después de que Eric Harris y Dylan Klebold comenzaran a disparar, y una hora después de que se suicidaran. Mientras tanto, mataron a una docena de estudiantes y un maestro.

Columbine conmocionó a la nación y marcó un cambio en la filosofía táctica: ahora se espera que los agentes de policía ingresen a los edificios con tiradores activos lo más rápido posible, independientemente de su equipo o entrenamiento.

Como explica un informe del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles sobre el tema, «los oficiales se dan cuenta y aceptan los peligros, también se dan cuenta de que si no hacen nada, más personas morirán o resultarán heridas que si hubieran tomado medidas».

Scroll to Top