Morfema Press

Es lo que es

España financia su irrelevancia geopolítica

Comparte en

El gobierno de España ha aprobado recientemente un préstamo de hasta 250 millones de euros para construir y mantener una gran planta desalinizadora en el norte de África, que se construirá en Marruecos, al suroeste de Casablanca. El 17 de junio de 2024, COFIDES (Compañía Española de Financiación del Desarrollo) y CaixaBank anunciaron su apoyo al proyecto, elevando la inversión total a 650 millones de euros.

Por: Carlos Perona Calvete – The European Conservative

Miguel Ángel Ladero, director corporativo de Inversiones de COFIDES, destacó que esta será la mayor desaladora de África. Cristina García, directora de Project Finance de Infraestructuras de Corporate & Investment Banking (CIB) de CaixaBank, señaló que el 60% de las 800 empresas españolas que operan en Marruecos son clientes de la sucursal marroquí de CaixaBank.

El préstamo gubernamental se destinará a un consorcio que incluirá a la empresa española Acciona y forma parte de la estrategia española ‘Horizonte África’. El gobierno español también ha financiado otros proyectos hidráulicos en Marruecos, incluidas dos plantas desaladoras y dos plantas de tratamiento de agua en Zag y Moulay Brahim, financiadas con préstamos de hasta 5 millones de euros cada una.

A priori, la medida puede parecer justificada. Después de todo, África necesita ayuda en el camino del desarrollo económico si se quiere reducir la migración hacia Europa. De hecho, he escrito favorablemente sobre la promesa del “ Plan Mattei ” de Giorgia Meloni para África.

Sin embargo, la inversión española se produce en un contexto poco propicio. 

En los últimos años, el país ha cedido sistemáticamente sus intereses geopolíticos en la región a Marruecos y recientemente fue superado por su vecino del sur en exportaciones agrícolas a la UE. En 2023, Marruecos exportó a Europa 491,91 millones de kilogramos de tomate, frente a los 462,66 millones de kilogramos de España. Además, España sufre sequías periódicas y sin duda se beneficiaría de la propia planta desalinizadora.

Es importante destacar que Marruecos también reclama para sí los territorios españoles de Ceuta y Melilla y está fortaleciendo sus capacidades militares.

Inversiones de este tipo pueden interpretarse como parte de una trayectoria general, en la que gran parte de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, generalmente apoya los reclamos de soberanía de Marruecos (sobre el Sahara Occidental), apuntalando su acceso a los recursos (incluidos los minerales de tierras raras frente a la costa atlántica del Sahara Occidental) y su desarrollo militar.

La razón puede tener que ver con el deseo de que un solo país como España no ejerza una influencia excesiva sobre la entrada occidental en el Mediterráneo y sus recursos (el objetivo de la colonia británica de Gibraltar), así como con el mantenimiento del equilibrio europeo de poder, que se vería alterado si España creciera excesivamente.

España, por su parte, parecería cómplice de su propio empobrecimiento y del fortalecimiento de un rival.

Fieles a su forma, estos juegos de poder geopolítico siempre avanzan en términos de la superestructura ideológica del globalismo, es decir, los ODS de la ONU y sus equivalentes.

COFIDES justificó la desaladora en términos del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de Naciones Unidas (“Agua Limpia y Saneamiento”). Los ODS de la ONU son el equivalente internacional de la cada vez más prominente Taxonomía de la UE para actividades sostenibles y los criterios ESG del sector privado. Podemos entender este tipo de guías de inversión como la plausible “cobertura” dada a los intentos del sistema internacional de imponer una división del trabajo entre los estados , así como de transferir riqueza a ciertas entidades económicas emergentes como parte de lo que Karl Schwab ha llamado la Cuarta Industria.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Scroll to Top
Scroll to Top