Es lo que es

¿Estamos presenciando la demolición ladrillo a ladrillo de la civilización occidental?

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En los últimos años, Douglas Murray se ha establecido posiblemente como el comentarista político conservador más importante del mundo de habla inglesa. Dado el auge de Black Lives Matter , los disturbios raciales de 2020 y el aumento de la hostilidad hacia la historia occidental, ejemplificado por la determinación de los activistas de izquierda de derribar las estatuas de las principales figuras históricas, el enfoque de su nuevo libro no sorprende.

Por: James Bradshaw – MercatorNet / Traducción libre del inglés de Morfema Press

The War on the West proporciona un examen exhaustivo de los cargos que ahora se formulan contra la civilización occidental (y en su mayor parte, europea y cristiana), junto con una defensa a todo pulmón de lo que Murray argumenta es el valor cultural, social, religioso y político positivo, herencia de todos los que pertenecen al mundo occcidental.

La estructura del libro es admirablemente sencilla, estando dividido en cuatro capítulos principales con los títulos de “Raza”, “Historia”, “Reparaciones” y “Cultura”.

También se presentan interludios separados, cada uno de los cuales está dedicado a un tema clave que ayuda a aclarar la importancia del tema en discusión.

Batallas culturales

En su habitual estilo cautivador y provocador, el autor establece su puesto desde el principio en términos severos. Una guerra cultural muy importante, escribe, “se está librando sin piedad contra todas las raíces de la tradición occidental y contra todo lo bueno que ha producido la tradición occidental”.

Los cursos académicos relacionados con la civilización occidental están mal vistos, las figuras influyentes de la historia están siendo “ canceladas ” debido a acusaciones de que tenían puntos de vista intolerables para los estándares actuales , y las demandas de medidas radicales para contrarrestar el “racismo sistémico” en todo tipo de áreas ahora son rutinarias, con terribles consecuencias sociales para cualquiera que se atreva a objetar esto en público.

El coro de críticas al pasado —al imperialismo, el colonialismo , la esclavitud y mucho más— deja poco espacio para cualquier reconocimiento de las contribuciones positivas de Europa, Estados Unidos y otros puestos de avanzada de una civilización que ha sido responsable de un crecimiento tan extraordinariamente desproporcionado en cantidad de logros del hombre.

La palabra “civilización” es importante aquí. Murray señala cómo la BBC recientemente trató de emular el éxito de la gloriosa serie Civilization de Kenneth Clark de 1969 mediante la creación de un programa mucho más tímidamente inclusivo titulado Civilizations , en el que los presentadores tenían que esforzarse desesperadamente “para asegurarse de que no suene como si estuvieran diciendo que Occidente es mejor que cualquier otro lugar”.

Murray sostiene que tanto la herencia judeo-cristiana de Occidente (lo que él llama su pilar de Jerusalén) como la Ilustración secular (referida como el pilar de Atenas) están bajo ataque, y hace todo lo posible para defender ambas.

Heridas históricas

Teniendo en cuenta los recientes disturbios provocados por el asesinato de varios afroamericanos desarmados a manos de la policía en los Estados Unidos, no sorprende que la raza ocupe tanto espacio en este libro.

Muchos de los puntos críticos culturales de los últimos tiempos se han relacionado con la trata de esclavos y la difícil historia de Estados Unidos.

Al colocar estos temas en un contexto más amplio, Murray observa que la educación o la conciencia histórica limitada significa que la mayoría de las personas desconocen el racismo generalizado que todavía existe en la mayoría de las sociedades, especialmente en China.

La clase de liderazgo monoétnico de China, como tiranos similares en otros lugares, se apresura a denunciar a los países occidentales, mientras rechaza cualquier crítica de los abusos históricos o actuales que tienen lugar en sus propios países, como la feroz persecución de la minoría uigur de China.

La autocrítica occidental —Murray usa el ejemplo de la embajadora del presidente Biden ante las Naciones Unidas, quien habló extensamente ante la Asamblea General sobre el racismo en su tierra natal— no alienta a otros países a adoptar un enfoque similar.

Además, existe un doble rasero particularmente evidente cuando se trata de temas como la esclavitud.

Mientras que millones de africanos fueron vendidos a los rapaces europeos para que los usaran en sus colonias, muchos más africanos fueron transportados al este como parte del comercio de esclavos árabe musulmán. La razón por la que esto es ampliamente desconocido es particularmente reveladora: los esclavos negros fueron castrados rutinariamente por sus dueños árabes, por lo que ninguna población africana sobrevivió allí a largo plazo.

La naturaleza liberal de los países occidentales, nacida de una filosofía política que primero se desarrolló en Europa antes de ser exportada a otros lugares, los hace naturalmente más vulnerables a este tipo de ataques.

Históricamente, esta relativa apertura también ha significado que los occidentales han pasado más tiempo estudiando las culturas de los demás e incorporando aspectos de ellas, lo que a su vez puede dar lugar a acusaciones irrisorias de apropiación cultural.

Una nueva religión

En el pasado, Murray, un ateo británico que se crio como anglicano y se educó en una escuela católica, ha señalado con frecuencia el papel del cristianismo en la formación de la cultura y los valores occidentales.

Aquí, cita al profesor de la Universidad de Columbia, John McWhorter, cuando describe cómo el declive del cristianismo en el mundo occidental ha dejado un vacío que está siendo llenado por el movimiento «antirracismo «, que ve el privilegio de los blancos como el pecado original.

Murray también describe cómo instituciones religiosas moribundas como la Iglesia de Inglaterra y la Iglesia Episcopal de Estados Unidos han adoptado un tono cada vez más autoflagelante al condenar sus propios registros históricos.

Desafortunadamente, el capítulo titulado “Religión” se queda corto en algunos aspectos.

En lugar de centrarse exclusivamente en el tema de la relación entre el cristianismo y la cultura occidental única que ayudó a crear, la discusión se desvía hacia cómo se están formulando acusaciones de racismo contra los filósofos seculares, junto con una crítica innegablemente interesante de cómo las fallas y los crímenes absolutos de pensadores de izquierda como Marx y Foucault están siendo ignorados deliberadamente por aquellos que insisten en deconstruir cualquier otra figura histórica importante.

Al reflexionar sobre la voluntad de aquellos en el Occidente actual de celebrar otras tradiciones mientras ignoran las propias, Murray señala “la tendencia que lleva a los jóvenes estadounidenses y europeos a viajar por el mundo para encontrar los templos del Lejano Oriente, sin pasar tiempo en las catedrales en sus propias puertas.”

Paisaje perdido

Concluyendo el libro y enfatizando uno de sus puntos centrales sobre la gratitud, nuevamente se refiere a las iglesias más impactantes estéticamente de Europa como un ejemplo de algo importante que hemos heredado de aquellos que nos precedieron y trabajaron para construirlas.

Es un punto que también señaló en “La extraña muerte de Europa”, al considerar el futuro que le espera al viejo continente. Escribió entonces que no podía “evitar sentir que gran parte del futuro de Europa se decidirá sobre cuál sea nuestra actitud hacia los edificios de las iglesias y otros grandes edificios culturales de nuestro patrimonio que se encuentran entre nosotros. En torno a las preguntas de si los odiamos, los ignoramos, nos relacionamos con ellos o los reverenciamos, dependerá una gran cantidad”.

Como incrédulo, su incomodidad al ampliar este punto parece obvia, como se mostró en su reciente entrevista con Jordan Peterson , donde habló de sus «respuestas profundamente complejas, conflictivas e inadecuadas», al tiempo que describió cómo innegablemente «Dios obsesionado, y Cristo embrujado” es la memoria cultural de Occidente.

A la larga, es difícil para cualquier sociedad comprometerse con una catedral o una gran obra de arte centrada en una religión que los miembros de esa sociedad ya no creen que sea verdadera.

Yendo más allá, también podemos decir que es difícil para una generación infiel relacionarse con los antepasados ​​que sacrificaron tanto para levantar grandes iglesias en el centro mismo de todas y cada una de las ciudades y pueblos.

Cuando el vínculo compartido del sentimiento religioso entre generaciones se rompe, se vuelve mucho más fácil descartar la mayor parte o incluso todo lo que lograron nuestros predecesores, al mismo tiempo que es más fácil condenarlos en términos inequívocos e innecesariamente desdeñosos por lo que son fallas por parte de nuestros predecesores.

El colapso de las creencias religiosas no es solo uno de los muchos factores responsables del colapso de la autoconfianza cultural en Occidente, es sin duda el factor preeminente, y mereció más que el reconocimiento incompleto que se proporciona aquí.

Al mismo tiempo, este libro es un relato absorbente de lo que nosotros, que formamos parte del mundo occidental, podemos estar agradecidos, al mismo tiempo que es un toque de clarín de por qué se debe resistir el asalto en curso contra nuestra civilización.

“Cuando se trata de lo que hemos heredado en Occidente a nuestro alrededor, esto debe contar como uno de los mayores regalos, si no el mayor regalo, que cualquier civilización ha dejado para aquellos que vinieron después. Un regalo no solo en orden liberal y hermosas ciudades y paisajes, sino también en logros artísticos, herencia cultural y una gran cantidad de ejemplos de cómo vivir”, escribe Murray.

Este tema de la gratitud se siente profundamente a lo largo de este libro, y cualquiera que crea en la tradición occidental debería estar agradecido de que Douglas Murray sea uno de sus defensores más capaces y elocuentes.

Scroll to Top