Es lo que es

La gran estrategia de Trump sobre China

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El expresidente de EE.UU. llama «asesino» al líder chino Xi Jinping por las muertes causadas por el COVID-19

El expresidente Donald Trump esbozó recientemente sus estrategias diplomáticas, económicas y militares sobre China.

Por Anders Corr en La Gran Época

El 19 de diciembre, Maria Bartiromo de Fox News tuvo una entrevista exclusiva con Trump. Lanzó bombas verbales sobre China que se acercaron a la realidad, incluyendo planes para una base aérea estadounidense en Afganistán y demandas de 60 billones de dólares en daños por el COVID-19.

Trump es el candidato presidencial republicano más probable en 2024, en un momento en que el presidente Joe Biden sufre unos índices de aprobación históricamente bajos. Por lo tanto, lo que Trump piensa sobre China es de la mayor importancia.

Pero los principales medios de comunicación solo cubrieron parcialmente, si es que lo hicieron, lo que Trump tenía que decir. Algunos trataron de hacer que pareciera blando con China, lo que solo pudo apoyarse con citas fuera de contexto que ignoraban los puntos principales de su discurso.

Aquí se ofrece un relato y un análisis más completos de la entrevista Trump-Bartiromo en lo que respecta a las cuestiones relacionadas con China. En particular, este análisis examina la entrevista en busca de pistas sobre la gran estrategia preferida por Trump —incluyendo sus elementos diplomáticos, económicos y militares— respecto a China.

La gran estrategia de Trump sobre China

En la entrevista con la Fox, Trump presentó al público un panorama general de las amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos provenientes de China, Rusia, Corea del Norte e Irán, en ese orden.

Trump habló de una gran estrategia para defender a Estados Unidos de China, que incluye subestrategias militares, económicas y diplomáticas. Abordó la cuestión de la influencia extranjera a través de las relaciones comerciales y la captación de las élites.

Trump indicó un enfoque orientado hacia el futuro con respecto a China que exigiría, con razón, 60 billones de dólares en indemnizaciones a escala mundial, y contendría a China y Rusia militarmente desde una posición de fuerza que incluye el despliegue avanzado de fuerzas militares estadounidenses, como en la base aérea de Bagram, en Afganistán.

El punto más bajo de Estados Unidos debido a China y sus aliados

Un punto recurrente durante la entrevista en la Fox fue que Estados Unidos está en un punto bajo debido a sus mayores adversarios internacionales.

“Nuestro país nunca ha sido tan irrespetado como ahora por China, Rusia, Corea del Norte y todos los demás —Irán”, dijo Trump. “Nunca ha habido un momento como éste. La retirada de Afganistán: yo quería retirarme más que nadie, y lo estaba haciendo maravillosamente, con poder y fuerza. La forma en que él [Biden] simplemente llegó y se rindió —creo que cuando China, cuando Rusia, cuando estas personas están viendo lo que pasó… creo que es el punto más bajo”.

La estrategia diplomática de Trump sobre China

La estrategia diplomática de Trump con grandes adversarios como China consiste en tender primero una mano amistosa, hasta la adulación, y solo después recurrir a estrategias de poder duro como la contención militar o los aranceles económicos. Esta estrategia se puso de manifiesto en su primer acercamiento amistoso al secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, que incluyó una tarta de chocolate y un intento de mejorar las relaciones comerciales.

La percepción de Trump sobre su relación positiva con Xi cambió a peor “una vez que llegó el Covid, o el virus de China, como yo lo llamo, porque es un término mucho más preciso”.

Cuando Trump dijo durante la entrevista que “tenía una gran relación con el presidente Xi… realmente creía que yo le agradaba, y él me agradaba”, Bartiromo irrumpió y dijo: “Es un asesino”.

Trump estuvo de acuerdo. “Es un asesino. Pero tenía una gran relación con él. Una vez que llegó el Covid fue una historia diferente. Porque ellos realmente, no solo este país, realmente han destruido el mundo, el mundo entero, si miras lo que está pasando”.

Diplomacia deportiva

Sobre los Juegos Olímpicos, Trump dijo que los atletas estadounidenses deberían competir en los Juegos de Invierno de Beijing 2022 y “ganar todas las medallas”. Dijo sobre el boicot propuesto por los atletas: “Vi a Jimmy Carter hacerlo y fue terrible… perjudica a los atletas”.

Gran parte de los principales medios de comunicación reportaron de la posición de Trump sobre el envío de atletas a Beijing, pero no la contextualizaron citando su siguiente pensamiento: “Hay cosas mucho más poderosas que podemos hacer que eso [el boicot]. (…) Eso no es algo poderoso. Casi nos hace parecer perdedores doloridos”.

En este caso, es probable que Trump no obtenga mucho apoyo de los observadores conservadores de China. Tienden a querer un discurso duro sobre el boicot, o mejor aún, el traslado de los Juegos a un país democrático y amistoso como Japón o Canadá.

Influencia extranjera

Bartiromo señaló que Biden no ha sacado a colación los orígenes del COVID-19 en las cuatro reuniones que ha mantenido con Xi este año. Ella preguntó por qué.

Trump respondió que Biden no quiere hacerlo “porque le tiene miedo, y creo que tiene miedo del hecho de que le dieron miles de millones de dólares a su hijo”.

Bartiromo sugirió: “Así que tienen algo sobre él”.

“Sí, por supuesto que lo tienen”, respondió Trump.

“Pregunté a amigos suyos, a la gente más importante que hay en términos de Wall Street: ¿puedes ir a China y salir con 1.500 millones de dólares?”, dijo Trump.

“Estos son … los tipos con las grandes empresas, que dirigen las grandes empresas, las empresas de Wall Street. Dijo que nadie hace eso, nadie. El tipo más sofisticado de Wall Street no puede entrar y salir en 10 minutos con 1.500 millones de dólares. Y él [Hunter Biden] recibe honorarios por todo ese dinero: decenas de millones de dólares”, dijo Trump.

Los abogados de Hunter discuten la cifra de 1.500 millones de dólares. Pero ahora se ha comprobado que Hunter ha realizado grandes negocios con China, de los que su padre podría haberse beneficiado económicamente.

Según The Wall Street Journal: “Los tratos hicieron que el joven Biden obtuviera una participación con descuento en una empresa de capital privado en China. (…) Un magnate chino de la energía le dio al Sr. Biden un diamante de 2.8 quilates, y entidades vinculadas a él transfirieron casi 5 millones de dólares al bufete de abogados del Sr. Biden, según una investigación de los republicanos del Senado”.

A la luz de estos hechos, la estrategia diplomática de Trump sobre China será probablemente la de disminuir la influencia del dinero extranjero en Estados Unidos, y continuar con los intentos de apelar personalmente a Xi, incluso mientras tuerce los tornillos económicos y militares del poder duro unas cuantas vueltas más a la derecha.

La estrategia económica de Trump para China

Durante la entrevista en la Fox, Trump habló de cómo sus aranceles a China aumentaron los fondos en el Tesoro de Estados Unidos e incentivaron a las empresas a invertir en otros lugares.

“China económicamente nos ha estado estafando durante muchos años”, dijo Trump. “Llevo mucho tiempo hablando de ello. Quinientos mil millones de dólares al año [de estafas]. Soy el primero [en imponer aranceles]: hemos estado recibiendo cientos de miles de millones de dólares [en aranceles]… de China”.

Trump señaló que los ingresos por aranceles y los acuerdos comerciales con China fueron a parar a los agricultores y fabricantes estadounidenses. “Nuestros agricultores son ricos ahora gracias al acuerdo que hice con China”, dijo Trump.

Trump volvió al tema de los aranceles a China más adelante en su entrevista diciendo que la estafa de 500,000 millones de dólares anuales de China a Estados Unidos “no es sostenible”. Dijo que se podría oponer a ello “lo que hice con los impuestos y aranceles a China”.

Trump dijo que Estados Unidos no recibía “ni diez centavos” de aranceles antes de su administración. Biden solía argumentar contra los aranceles, dijo Trump, pero no los ha cancelado porque “es mucho dinero”.

Trump dijo que los aranceles hicieron que las empresas volvieran a instalarse en Estados Unidos. “Pero ahora han dejado de hacerlo porque creen que él [Biden] va a quitar los aranceles, y eso es una pena”.

COVID-19: 60 millones de millones de dólares en daños

La entrevista Trump-Bartiromo, que Fox editó, comenzó con Trump declarando sobre el COVID-19: “Creo que los orígenes son muy obvios. Salieron del laboratorio de Wuhan. Y creo que si alguien piensa algo diferente, se está engañando a sí mismo”.

Trump dijo que la gente debe preguntarse si China debe pagar indemnizaciones por el COVID-19, lo cual es eminentemente razonable dados los argumentos del profesor James Kraska, que tiene un doble nombramiento en el Colegio de Guerra Naval de Estados Unidos y en la Universidad de Harvard, de que China es legalmente responsable de hasta “billones” de dólares en daños.

The Epoch Times argumentó en mayo que al menos 19 billones de dólares en daños y perjuicios por 6.9 millones de muertes en todo el mundo, incluyendo “los daños económicos por el confinamiento, el sufrimiento de los supervivientes, los costes soportados por la sociedad por la hospitalización y las nuevas vacunas, los daños futuros por el crecimiento continuo de la pandemia o las sanciones penales”.

Durante la entrevista en la Fox, Trump argumentó: “China no tiene el dinero para pagar esas indemnizaciones . Creo que en todo el mundo, no solo hablo de Estados Unidos, en todo el mundo 60 billones de dólares en daños” es lo que deben.

Esto podría ser una subestimación teniendo en cuenta todos los daños debidos a la disrupción económica mundial y las lesiones.

Trump dijo que China debe “hacer algo para compensar lo que han hecho. Lo que han hecho al mundo es tan horrible”.

Sobre Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y principal asesor médico del presidente, Trump dijo que “él quería mantener nuestro país abierto a China, y yo lo cerré. Él quería mantener nuestro país abierto a Europa, y yo lo cerré”.

La estrategia económica de Trump sobre China será probablemente mantener los aranceles, presionar para obtener una compensación por los daños causados por el COVID-19 y mantener la economía de Estados Unidos abierta aunque se cierre ante países que suponen un riesgo existencial para el sistema internacional y la democracia estadounidense.

La estrategia militar de Trump sobre China

Uno de los comentarios más interesantes de Trump fue cuando Bartiromo le preguntó: “¿Cree que los chinos tomarán la base aérea de Bagram?”. Su respuesta reveló una estrategia militar de contención de China, y una postura de avance contra el desarrollo de armas nucleares de China. La “soberanía” de Afganistán, que se inclina por una alianza con China, tendría que ser despriorizada en relación con el conflicto de superpotencias entre Washington y Beijing.

Trump respondió a Bartiromo que había seis bases aéreas militares en Afganistán. “Yo iba a bombardear cinco y mantener Bagram”, dijo Trump. La base aérea de Bagram, a solo 25 millas al norte de la capital, Kabul, es la mayor base aérea del país.

“Pero la razón por la que iba a mantenerla [Bagram] no era por Afganistán”, dijo Trump. “Era por China. Está a una hora de donde fabrican sus armas nucleares. Tiene las más grandes pistas de aterrizaje y las más potentes para [bombarderos] pesados; son muy potentes y gruesas, en algunos casos ocho pies de hormigón”.

Trump señaló que Estados Unidos gastó miles de millones de dólares en la construcción de Bagram.

Bartiromo sugirió a Trump que cuando invitó a Xi a Mar-a-Lago en Palm Beach, China ya era la mayor amenaza.

Trump respondió: “No solo China, sino que China desde el punto de vista económico es masiva. Rusia no es masiva desde ese punto de vista, pero su poder militar, y China es una gran potencia militar [también]”.

Trump dijo más tarde en la entrevista que durante su presidencia, China y Rusia eran menos agresivas. Los bombarderos no sobrevolaron Taiwán y, a diferencia de lo que ocurrió durante la Administración de Obama, Rusia no fue capaz de tomar territorio de Ucrania.

Esto es en gran medida cierto, y probablemente se deba a que Trump priorizó el gasto militar estadounidense y la competitividad económica —dos formas de poder duro— como contrapeso a la agresión territorial de China.

En Ucrania, por ejemplo, Trump proporcionó asistencia militar letal al ejército ucraniano, incluyendo misiles antitanque Javelin, que la Administración Obama se negó a suministrar. Esto, a pesar de que la prensa calificó a Trump de proruso en un momento en el que traer a Moscú como aliado contra Beijing habría sido particularmente útil.

Los casos de Ucrania y Afganistán —ambos limítrofes con los principales adversarios, Rusia y China— proporcionan una pista sobre la estrategia militar de Trump contra los mayores adversarios de Estados Unidos. Esa estrategia consiste en la contención desde una posición de fuerza, incluso mediante fuerzas desplegadas en el frente—por ejemplo, en Europa del Este, Japón, Corea del Sur y Afganistán— así como la prestación de una mayor asistencia militar letal a “los enemigos de nuestros enemigos”, incluido Taiwán.

Scroll to Top