Es lo que es

La red de la droga que Carlos Orense y alias Frank desarrollaron con funcionarios militares y policiales del régimen venezolano

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por Sebastiana Barráez en Sebastiana sin Secretos

Operaban una importante ruta del narcotráfico con salida al mar Caribe

El alias de Gabriel Martínez Franco en Venezuela era Frank. Tenía estrecha relación con Carlos Eduardo Orense Azócar, ahora preso en los Estados Unidos después de ser extraditado desde Italia. Alias Frank había estado hace años preso en Italia por narcotráfico, por lo que, en enero 2016, cuando se disponía a viajar desde Colombia a Perú es detenido por funcionarios de Migración en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, pero lo liberan horas después, según publicó Noticias Caracol Tv cuando un año después es asesinado en una ciudad cafetalera de ese país.

Martínez no era nada ajeno a Venezuela, por el contrario, hizo vida activa en una de las rutas importantes del narcotráfico, que incluye la compra de la hacienda Carenero, en Curiepe, subregión de Barlovento del estado Miranda, vía Carenero, con salida al mar Caribe. “La hacienda tradicionalmente perteneció a unos portugueses, que tenían hermosos sembradíos de flores, pero eso se acabó desde que ellos se fueron y quienes la compraron la fueron desmantelando y la dejaron para el despacho de cocaína hacia las islas cercanas a Venezuela”, le dice a Infobae una fuente que pidió no ser identificada.

Desde esa hacienda despachaba Gabriel Martínez Franco “a él por aquí se le conocía como Frank, pero se sabía a qué se dedicaba porque involucraron a gente de la zona en esa ruta, con el tránsito de lanchas rápidas transportando los paquetes de cocaína”.

Otra fuente reveló que Martínez Franco tenía relación con un alto funcionario de la revolución bolivariana “pero tuvieron problemas y ese ministro influyó y lo deportaron. En esa zona donde está la hacienda que ya no cultiva flores, hay haciendas de otros funcionarios militares y policiales”.

En el estado Carabobo también conocían a Gabriel Martínez. “A Frank lo detuvieron en Venezuela: él tenía una hermosa vivienda en la lujosa urbanización Safari Carabobo. Además, tenía unos galpones para elaboración de pintura en Valencia. “Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) lo extorsionan al darse cuenta que Frank estaba solicitado por narcotráfico, hasta que por fin consigue salir hacia Colombia y quien se queda operando por él en Venezuela es Carlos Eduardo Orense Azócar”.

“Frank era un narco muy poderoso porque era el dueño de la ruta Venezuela-Italia. Colombianos relacionados con el narcotráfico han comprado muchas fincas y haciendas en Venezuela, además propiedades en zonas costeras”.

Muerto Martínez y Orense oculto en Italia, y hace poco extraditado a Estados Unidos (Sebastiana Sin Secretos: Cómo eran las fiestas en la frontera venezolana del “Gordo” Orense, hoy extraditado en EEUU: “Muchos militares y políticos lo rondaban”), la hacienda pasó a manos de otros dedicados al negocio del narcotráfico: ahora está bajo el dominio del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el cartel mexicano Nueva Generación. “Un mundo dantesco de mafias y narcotráfico que ha operado en Venezuela durante muchos años”.

Gabriel Martínez tenía numerosas propiedades en Venezuela, fincas y casas en Tucacas, estado Falcón, una casa en la urbanización Safari Carabobo, donde ahora vive un familiar de un ministro venezolano. Y, por supuesto, la hacienda desde donde el despacho de droga, hacia el Caribe, es brutal.

Así lo mataron

El 20 de abril, según entonces publicó el periódico El Colombiano, en la ciudad de Medellín, sicarios en moto asesinan a Gabriel Martínez, a quien el medio de comunicación señala de ser comerciante,  indicando que previamente había recibido amenazas por parte de delincuentes de Pereira, hermosa ciudad colombiana que forma parte del Triángulo del Café. 

Según las autoridades, a las 9 y media de la mañana, Martínez Franco se desplazaba manejando un carro Mercedes Benz GLA200 gris. Al realizar el pare respectivo en el semáforo de la avenida Guayabal con la calle 25, frente al zoológico de la ciudad, encontró la muerte a manos de dos motorizados.

El hombre que iba de parrillero, en una motocicleta Pulsar NS blanca, se acercó a la ventanilla del conductor y disparó una pistola con silenciador calibre 7,65. El Colombiano explica que la patrulla policial que de inmediato llega al lugar del hecho, se encontraba en la zona “llegó en su auxilio y lo trasladó a un centro asistencial, donde fue imposible salvarle la vida”.

El general Óscar Gómez, comandante de la Policía Metropolitana, le dijo al portal de noticias que Martínez “tenía investigaciones por narcotráfico y lavado de activos”. Al revisar la base de datos de la Fiscalía colombiana, “hay un expediente del año 2008 en Pereira, por la presunta comisión del delito de lavado de activo”.

En la actualidad, sin embargo, el comisionista de bienes raíces parecía no tener deudas pendientes con la justicia colombiana, pues vivía en el sector El Poblado y se desplazaba tranquilamente por la ciudad, según El Colombiano. Pero Noticias Caracol, por su parte, destacó que “en mayo 2007 el gobierno italiano solicitó formalmente a Colombia capturar a Martínez Franco debido al llamamiento a juicio que, el 16 de enero 2007, profirió el Tribunal Ordinario de Milán en el que se le formularon cargos por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes”. En el 2008 el gobierno colombiano autorizó la extradición de Martínez a España .

Según la versión que algunos de sus allegados entregaron a la Policía, delincuentes de Pereira lo habían amenazado en el pasado, aunque los motivos no fueron revelados.

“Los hechos por los que Martínez Franco fue incriminado, según un documento de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, sucedieron entre agosto 2000 y 2001 porque ilícitamente compraron, recibieron, detuvieron, abastecieron y cedieron en Madrid para importar a Italia, transportar para poner en venta  y ceder partidas de cocaína.

Según el documento mencionado alias Frank “se relacionó con alguien llamado Arosio y pactó con alias Frangi el abastecimiento de 8 kilos del producto. Y que el mismo Martínez viajó a Monza, Italia, para negociar los pagos, algunos de los cuales eran lotes de tierra en Pereira, cuentas bancarias en Medellín y un local en el segundo piso de un centro comercial en Medellín”, según finaliza diciendo Noticias Caracol.

Scroll to Top