Es lo que es

La redefinición de la campaña electoral en Colombia y la amenaza del narco-totalitarismo de Petro

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por Nitu Pérez Osuna en La Gaceta de la Iberoesfera

Con una «perspectiva de largo horizonte» y con la certeza de que Colombia «hoy es un volcán», Andrés Pastrana, quien afirma estar «más allá de las angustias y trajines de la política», ha lanzado sus reflexiones en la celebración de la Convención Nacional del Partido Conservador redefiniendo los términos de la campaña para las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo este año. 

Y es que en su discurso de apertura del encuentro, el expresidente dejó muy claro que lo que se juega en estos comicios no es la escogencia de un mandatario, sino la permanencia de la democracia versus la instauración de un narco-totalitarismo, poniendo énfasis en el prefijo narco.

Para Pastrana, el principal problema de Colombia y origen de todos los males es el narcotráfico, puesto que éste conlleva intrínsecamente la corrupción y la violencia. No puede haber democracia mientras el negocio ilícito de los estupefacientes campee libremente por el país. «Con corrupción no hay justicia y no hay paz. Y en Colombia, la paz no será posible mientras el narcotráfico reine impune y la política no atienda el estruendoso campanazo de la narco democracia», sentenció.

El exmandatario fue más allá. Tuvo la valentía de señalar directamente a cuatro figuras importantes de la política, a quienes denominó jinetes del apocalipsis y corderos disfrazados de lobos: Juan Manuel Santos, César Gaviria, Ernesto Samper y Gustavo Petro; puesto que todos ellos están en favor de la legalización de las drogas.

El ex-terrorista del M-19 y hoy candidato presidencial, Gustavo Petro, -quien jamás responde a las críticas- se vio obligado a contestar a Pastrana exclamando: “Lo único que tengo es una casa embargada y mi sueldo embargado, como la mayoría de los colombianos«. Lo que Petro no dijo, es que debido a las protestas vandálicas convocadas por él, hoy los colombianos son más pobres porque esas manifestaciones violentas produjeron un enorme caos y acabaron con miles de comercios y puestos de empleo.

El recién aclamado candidato presidencial del Partido Conservador, David Barguil, reiteró la tesis de Pastrana respecto a que en las próximas elecciones lo que se juega es si el narcotráfico se apoderará o no de Colombia.

Después, en una entrevista con SEMANA, el candidato Barguil expresó que en Colombia «hay un problema muy grande: 250.000 hectáreas de coca. Y quieren banalizar el tema de la droga, algunos incluso lo romantizan, lo ponen como si fuera un tema de moda. La droga destruye vidas, lo viví en carne propia. Perdí a mi padre por la droga. Trató de salir, intentó y no pudo. La droga no es libertad, como algunos justifican para hablar de legalización, la droga es esclavitud».

Barguil añadió que «hay que hacer todo lo necesario para enfrentar la droga y los narcotraficantes». «Un país con 250.000 hectáreas para la droga se vuelve inviable. Y lo dije en la convención, haré todo lo que esté a mi alcance para lograr erradicar esos cultivos».

Hasta ahora, Petro ha ocupado el primer lugar en todas las encuestas, pero la campaña parece redefinirse y las cosas podrían cambiar, el tema del narcotráfico ha sido colocado en el centro del debate.

Como afirma el expresidente Patrana: «El narcotrafico colombiano es capaz de todo. Es la amenaza más grande a la democracia colombiana y continental». Recordar es importante para no cometer y repetir errores. No se olvide que el M-19, al cual perteneció Gustavo Petro, asaltó e incendió el Palacio de Justicia de Colombia en 1985, acción financiada por el capo del narcotráfico Pablo Escobar para quemar los expedientes de los carteles de la droga. Hay asuntos del pasado que se deben tener presentes, muy presentes hoy.

Scroll to Top