Es lo que es

Lacavalización 2.0: El joystick místico de Florido

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La lacavalización no es un «fenómeno», ni es algo nuevo. Es la vieja confiable de quien se transforma en populista y cree que esa simple manera de accionar es suficiente para generar confianza en la ciudadanía.

Por: Morfema Press

El turno de esta vez le corresponde Luis Florido, ex diputado y ex candidato a gobernador del estado Lara, en la más reciente farsa electoral promovida sin condiciones por Maduro, aceptada por alacranes, y rechazada por el 80 % de los venezolanos que aún quedan en el país.

Para tratar de tender un puente con un electorado inexistente el político lacavalizado le gritará y mostrará al mundo palabras, acciones y cosas diametralmente opuestas a lo que un político eficaz haría: trabajar en silencio, solucionar, accionar y materializar.

Es francamente lamentable que exista una completa abstracción de lo que un venezolano realmente necesita. Confianza, planificación, estímulo e ideas liberales de crecimiento es lo que el electorado quisiera le fuera propuesto.

Pensar que el populismo de antaño o el populismo lacavalizado 2.0 es la manera correcta de hacerlo es una falta al intelecto, poco o mucho, de quienes merecen más y mejor.

La lacavalización en redes sociales

Crearse estatuas en vida parece poca egolatría comparado frente a la producción audiovisual y difusión consciente de ridiculeces banales, errores garrafales o creencias profundas, he aquí cuatro ejemplos puntuales.

Grabarse cepillándose los dientes (como si fuera un chiste entre familia íntima – Rafael Lacava)

Vociferar frustraciones masculinas misóginas (invitando niñas a Tulum y luego revelando sus identidades tras ser rechazado – Alejandro Moncada)

Realizar videos emulando viejos estereotipos homosexuales (echando por el suelo cualquier luz sobre reivindicación LGQTB+ – Leandro Domínguez)

Echar por tierra años de medicina occidental o medicina tradicional oriental (activando un joystick místico trigonométrico santero – Luis Florido)

Scroll to Top