Es lo que es

Lo impensable: El errático comportamiento de Biden logró insultar a los aliados históricos de EEUU en Jerusalén

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La gira del presidente estadounidense Joe Biden por el Medio Oriente continúa siendo un dolor de cabeza para el mundo occidental.

Por: RedState / Traducción libre del inglés de Morfema Press

Un festival continuo de fracasos y errores se están registrando, a penas pisó suelo israelí espetó que se debía «mantener vivo el HONOR del Holocausto» y a pesar de corregirse a la brevedad, el daño comenzó a generarse.

Parece tener tantos problemas que volvió a sacar la mano cuando no había nadie y el presidente israelí tuvo que ayudarlo a subir a su asiento.

Biden mantuvo la tradición iniciada bajo Barack Obama de afirmar públicamente que apoya a Israel, y luego hizo una amplia variedad de cosas para arrojarlos debajo del autobús y acomodar a la izquierda radical que es muy pro-palestina. Cometió múltiples errores que insultaron tanto a Israel como a otros aliados.

Es la práctica que cuando estás en un país extranjero ondeas la bandera estadounidense y la bandera del otro país en tu auto. Pero cuando entró en Jerusalén Este, quitó la bandera israelí cuando fue a visitar un hospital palestino, presumiblemente para no ofender a los palestinos, pero ofendiendo a los israelíes en el proceso, como observa el Jerusalem Post. La remoción parecería socavar la soberanía de Israel en el área.

Luego, en el hospital, Biden prometió 100 millones de dólares para los hospitales palestinos, dinero que podría desviarse a la lucha palestina contra Israel.

Pero cuando fue al Hospital Augusta Victoria, eso creó otro problema, porque el hospital no permitía la entrada de ningún funcionario israelí.

Detrás de escena, ha habido una disputa considerable sobre la negativa del gobierno de los EE. UU. a permitir que los funcionarios israelíes acompañen a Biden dentro del hospital, que está a cargo del Departamento de Servicio Mundial de la Federación Luterana Mundial. Los luteranos alemanes cofundaron la instalación con la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas después de la Guerra de Independencia de 1948-49 para atender a los refugiados palestinos.

Esta no era una nueva política del hospital, pero el equipo de Biden siguió de todos modos, y eso también causó controversia. Algunos “israelíes estaban furiosos”, según Haaretz.

Luego, Biden logró insultar tanto al Reino Unido como a Israel en una sola declaración, comparando a sus antepasados ​​católicos irlandeses con los palestinos.

“[L]os antecedentes de mi familia son irlandeses estadounidenses”, dijo Biden. “Y tenemos una larga historia que no difiere fundamentalmente del pueblo palestino, con Gran Bretaña y su actitud hacia los católicos irlandeses a lo largo de los años durante 400 años”.

No es un buen aspecto y eso no va a caer bien en ninguno de los dos países.

Luego también estaba eso de darse la mano. Antes de que aterrizara en Israel, informaron que no daría la mano debido a la preocupación por el COVID.

Luego, cuando aterrizó, chocó los puños con la gente , pero también se acercó a ellos y los tocaba de otras maneras, y estrechó la mano del ex primer ministro Benjamín Netanyahu.

¿Qué tan confusa es esta última “política” de Biden y si no le da la mano ahora al líder saudita, cómo va a explicar esto, dadas sus otras acciones?

Scroll to Top