Morfema Press

Es lo que es

Maduro quiere ser la punta de pistola de una nueva cortina de hierro

Comparte en

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirigió a la Asamblea Nacional y propuso crear un bloque político de aliados de Rusia y China en complicidad con Alberto Fernández, Lula y Gustavo Petro.

La Derecha Diario

“Lo hablaba con el presidente Lula da Silva por teléfono el otro día, lo hablaba personalmente con el presidente colombiano Gustavo Petro, lo hablaba con el presidente de Argentina Alberto Fernández”, comenzaba exclamando Nicolás Maduro, el dictador de Venezuela, en su cuenta de la gestión correspondiente al año 2022 ante la Asamblea Nacional.

El líder chavista, que tendrá una fuerte validación de su dictadura con las elecciones presidenciales del 2024 avaladas por la Casa Blanca de Biden, llamó a la región a formar un “bloque político” con China y Rusia que podría convertirse en un “nuevo polo de poder” a nivel mundial.

“Está llegando una ola nueva, una ola especial para juntar los esfuerzos y caminos de América Latina y el Caribe para avanzar en la conformación de un poderoso bloque de fuerzas políticas, de poder económico que le hable al mundo”, enunció el dictador socialista.

La propuesta de Maduro no es una expresión de deseo, si no algo que viene hablando con varios mandatarios en todo el mundo, inclusive su homólogo chino, Xi Jinping y el presidente ruso Vladimir Putin.

“Esta comunidad compartiría objetivos comunes, de lo que habla nuestro hermano mayor Xi: la humanidad unida por un destino compartido; o de ese mundo multipolar y multicéntrico del que habla nuestro otro hermano mayor, el presidente Vladimir“, aseguró.

“Y así lo anuncio, Venezuela se pone al frente de la batalla por la construcción de ese mundo de patria grande”, sentenció finalmente el dictador Maduro.

Maduro quiere ser la punta de pistola de una nueva cortina de hierro, una que se extienda no solo a lo largo del continente asiático si no que esta vez incluya también a varios países de África y de América Latina.

Según el dictador, ya habló extensivamente con el brasileño Lula, el colombiano Petro y el mandatario argentino Alberto Fernández sobre este tema, aunque sorprendió la falta de menciones a Evo Morales y a Pedro Castillo, los más grandes secuaces que tiene Maduro en Bolivia y Perú, respectivamente.

También faltó la mención al presidente chileno Gabriel Boric, quien a pesar de su tendencia comunista, ha tenido que entregar su gobierno a la coalición de partidos socialdemócratas alineados con Estados Unidos tras la derrota en el plebiscito constitucional del año pasado

Entre otros disparates, el dictador comunista aseguró en la jornada legislativa que la economía de Venezuela creció 15% en 2022 siendo “el mayor crecimiento económico de América Latina y el Caribe, con el impacto de diversificación económica que no habíamos tenido en años”. No hace falta aclarar que este dato es falso, y según estimaciones privadas la economía venezolana no ha crecido más de 6 puntos, y registró en los últimos meses una fuerte caída y repunte de la inflación.

Maduro ya lanzó un bloque económico con Rusia e Irán

En el pasado mes de septiembre, Putin anunció que planea expandir la cooperación con Caracas en todas las áreas, incluidos los sectores de energía y productos farmacéuticos, en una reunión con los embajadores extranjeros recién nombrados.

“Venezuela es nuestro socio estratégico y aliado confiable en América Latina y en el mundo en general. Mantenemos un diálogo activo con el presidente Maduro“, dijo en aquél momento el mandatario ruso.

“Las posiciones de Rusia y Venezuela sobre los principales temas de la agenda global son cercanas o en total acuerdo. Pretendemos seguir impulsando la cooperación bilateral en todas las áreas, primero en energía, industria, infraestructura, transporte e industria farmacéutica”, completó Putin.

En esa misma línea, a fines de diciembre, Ali Asadi, jefe del Parque Científico y Tecnológico de la Universidad de Teherán, y José Rafael Silva Aponte, embajador de Venezuela en Irán, anunciaron la cooperación tecnológica en las áreas de petroquímica, petróleo, gas, agricultura y recursos naturales.

Mientras busca lanzar un bloque político con sus secuaces latinoamericanos y sumar a China, Maduro ya está en proceso de crear un bloque económico, tecnológico y académico con Putin y la República Islámica de Irán.

Scroll to Top