Es lo que es

Mientras Brasil continúa creciendo económicamente, Bolsonaro apunta directo a Petro, Ortega y Maduro ante la fantasmal amenaza de alias Lula

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Queda una semana para que los brasileños acudan nuevamente a las urnas y decidan el futuro de su país con la elección de presidente, en la que ha sido una contienda electoral de polarización y acusaciones mutuas.

Por: Revista Semana / La Derecha Diario / Título de Morfema Press

Los candidatos se juegan sus últimas cartas y buscan sumar los apoyos suficientes que les garanticen ocupar el cargo más importante del país.

Este viernes, el presidente Jair Bolsonaro aprovechó uno de los últimos eventos en el estado Minas Gerais (previo a los comicios) para “descalificar” a su principal adversario. El mandatario se valió de comparaciones con los gobiernos de Colombia, Nicaragua y Venezuela para arremeter contra Luiz Inácio Lula da Silva.

“Todas las mañanas me despierto, me arrodillo, rezo un padrenuestro y le pido a nuestro Dios que nuestro pueblo brasileño nunca sienta los dolores del comunismo”, señaló haciendo alusión a América Latina.

Uno de sus comentarios estuvo dirigido hacia su homólogo colombiano, Gustavo Petro, sobre quien aseguró que había ido a la ONU para “defender la liberación de la cocaína”, y agregó que “ese nuevo presidente de Colombia es un viejo amigo de Lula da Silva”.

Su discurso también tuvo espacio para el nicaragüense Daniel Ortega, sobre el que hizo referencia, a propósito de la orden con la que la señal de CNN en español sale del aire.

“¿Qué acaba de pasar con la señal de CNN en Nicaragua? Lo cortó Ortega, un amigo de Lula. No queremos eso y no lo haremos en nuestro Brasil, porque también respetamos la libertad de prensa, que muchas veces me ha exagerado y calumniado”, dijo el mandatario brasileño.

En cuanto a Venezuela, el gobernante conservador volvió a hacer referencia a su contrincante (quien encabeza la intención de voto), para señalar que ese país había sido “llevado al fracaso” por la “izquierda amiga de Lula”.

Brasil registra la sexta inflación más baja del G20 y el único país con deflación

El Gobierno de Jair Bolsonaro consiguió derrotar a la inflación y conquistar la estabilidad de precios. Gracias a una fuerte disciplina fiscal desde el liderazgo del ministro Paulo Guedes, y a la garantía de la independencia del Banco Central, Brasil se encamina por la estabilidad y el crecimiento sostenible.

En los primeros 8 meses de 2022 los precios minoristas acumularon un aumento del 4,39%, y fue uno de los resultados más exitosos en el mundo. El programa de Bolsonaro logró que Brasil se posicione con la sexta inflación más baja en el G20, al mismo tiempo en que se produce un histórico repunte en el nivel de actividad económica mensual.

La inflación acumulada en Brasil fue más baja que el promedio para la Unión Europea (7,6%), España (6,1%), Alemania (6,9%), Reino Unido (7%), Francia (5%), Italia (6,9%), Estados Unidos (6,2%), Bélgica (7,2%), Suecia (7,2%) y Finlandia (6,2%), entre muchas otras economías desarrolladas.

En los primeros 8 meses del año, el desempeño fue similar al que registró Corea del Sur y Noruega (4,4% y 4,2% respectivamente), y fue superado ligeramente por Australia (4%), Nueva Zelanda (3,5%) y Japón (2,8%), otros pocos países.

Estos resultados tan exitosos a nivel mundial se producen al tiempo en que el IPC registra variaciones negativas desde el mes de julio. El nivel general de precios minoristas cayó un 0,68% en julio y casi 0,4% en agosto, disminuyendo así el nivel de inflación acumulada en el año.

La inflación interanual de Brasil cayó al 8,73% al término del mes de agosto, en comparación al mismo mes del año 2021. Este indicador disminuyó en más de 3 puntos porcentuales desde junio, y converge al 5% fijado como el máximo margen de tolerancia del Banco Central para fin de año.

El éxito de las políticas económicas prudenciales en la gestión Jair Bolsonaro contrasta con la aplicación de “alternativas” heterodoxas y experimentales en países como Argentina, Turquía y Venezuela. La Argentina de Alberto Fernández y Cristina Kirchner acumula una inflación minorista del 56,4% y ya supera el 78% de inflación interanual.

Scroll to Top