Morfema Press

Es lo que es

Mundo al revés: el sector del transporte marítimo se enfrenta ahora a un exceso de contenedores vacíos

Comparte en

Dos años y medio después de que estallará la pandemia, la cadena de suministros sigue patas arriba, aunque por motivos diferentes. En 2020, la oferta se vio restringida debido a los confinamientos y la escasez de algunos materiales, mientras que los hogares se lanzaron a consumir aprovechando los ahorros acumulados, lo que disparó la demanda mundial.

El Economista

Ahora, en cambio, el apetito de los consumidores se ha reducido como respuesta a la inflación disparada, la subida de tipos de interés, las tensiones geopolíticas y la recesión que acecha a las principales economías. El mejor ejemplo de este giro es el hecho de que las plataformas logísticas no tengan espacio para almacenar el exceso de contenedores vacíos.

La caída de la demanda es tal, que la temporada alta de envíos de mercancías -en la que los minoristas adquieren existencias de cara a la campaña navideña- «técnicamente no se ha producido este año», asegura Andrea Monti, director general de Sogese, un depósito de contenedores. Asimismo, señala que «la carga vuelve a ser ‘puntual'», es decir, las empresas se están ajustando a «tiempos de entrega más eficientes en el transporte marítimo».

Esta situación supone un problema hasta cuando los minoristas realizan pedidos. El motivo es que la acumulación de contenedores vacíos retrasa los envíos de mercancías, ya que los depósitos y los puertos no cuentan con espacio para acoger los contenedores cargados. Como solución, puertos como el Houston han decidido cobrar tasas a los contenedores que permanezcan más de una semana en sus instalaciones.

Por su parte, algunas compañías navieras están optando por saltarse un puerto o un tramo entero de su ruta comercial para adaptarse a la demanda actual, lo que se conoce como salidas en blanco o canceladas. De las 731 salidas programadas entre el 14 de noviembre y el 18 de diciembre, se han cancelado un 13%, según datos de la consultora Drewry.

Como era previsible, todo esto ha terminado repercutiendo en el precio de los contenedores y las tarifas de los fletes. En la actualidad, el coste de los contenedores de 12 metros se sitúa en los 2.773 dólares, lo que supone una caída del 73% respecto al máximo alcanzado en septiembre de 2021, publica CNBC. En cuanto a la evolución de las segundas, se ve en el índice Shifex -el más representativo, al incluir las tarifas entre Shanghai y Los Ángeles-, que ha pasado de 20.000 dólares a menos de 5.000 dólares en poco más de un año.

Este escenario no ha pillado por sorpresa al sector. Hace unos meses, Maersk revisaba sus perspectivas a la baja, situando la demanda mundial de transporte marítimo de contenedores entre el -1% y el 1% en 2022. Más recientemente, la naviera danesa ha destacado que «los fletes han tocado techo y han empezado a normalizarse durante el trimestre, impulsados tanto por la disminución de la demanda como por la descongestión de la cadena de suministro».

Scroll to Top