Es lo que es

«¡No quiero morir por Putin ni por ti!» Rusia arresta a miles de manifestantes mientras otros se apresuran a huir

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Al menos 1.400 rusos habían sido arrestados el jueves en protestas masivas contra el servicio militar obligatorio más grande desde la Segunda Guerra Mundial, mientras se formaban filas masivas en sus fronteras para hacer un éxodo desesperado de la nación en guerra.

Por: The New York Post / Traducción libre del inglés de Morfema Press

Las protestas estallaron en al menos 38 ciudades el miércoles después de que el presidente Vladimir Putin anunciara la movilización de 300.000 soldados para su guerra en Ucrania, al tiempo que aumentaba de manera alarmante la amenaza de una guerra nuclear total con Occidente.

Muchos de los manifestantes recibieron citaciones para que se presenten en las oficinas de alistamiento el jueves, el primer día completo de alistamiento.

Las imágenes de video de Novosibirsk mostraron a oficiales vestidos con equipo antidisturbios marchando para llevarse a los manifestantes pacíficos que se congregaban fuera de la plaza central.

«¡No quiero morir por Putin ni por ti!» gritó uno de los detenidos.

Para el miércoles por la noche, al menos 1.400 personas habían sido arrestadas en toda Rusia, con informes que llegaron de la noche a la mañana sobre más arrestos y brutalidad por parte de los oficiales, según el grupo de monitoreo OVD-Info.

La gran mayoría de los arrestos se realizaron en las dos ciudades más grandes de Rusia, con al menos 530 arrestos registrados en Moscú y más de 470 en San Petersburgo.

En algunas ciudades, la policía se vio obligada a disminuir la tasa de arrestos porque todas las celdas de detención ya estaban llenas, dijo el grupo.

Los vuelos fuera de Rusia se agotaron rápidamente después del anuncio de Putin, y los videos parecían capturar filas aparentemente interminables de automóviles que intentaban huir a través de todas las fronteras disponibles.

“Toda persona normal está (preocupada), es horrible”, dijo un hombre, identificándose solo como Sergey, cuando llegó a Belgrado después de un vuelo desde Moscú.

“Está bien tener miedo de la guerra y esas cosas”.

Finlandia, que comparte la frontera más larga con la Unión Europea, dijo el jueves que estaba considerando prohibir la entrada a la mayoría de los rusos después de que aumentara el tráfico a través de la frontera tras la orden de Putin.

El miércoles, 4.824 rusos llegaron a Finlandia frente a los 3.133 de la semana anterior. Ese éxodo se “intensificó” de la noche a la mañana, dijo el jueves la Guardia Fronteriza de Finlandia.

“El número claramente ha aumentado”, dijo el jefe de asuntos internacionales de la guardia fronteriza finlandesa, Matti Pitkaniitty.

Lo mismo ocurrió en todas las fronteras de Rusia, según el periódico independiente Moscow Times, que dijo que un «número excepcional» de ciudadanos aterrorizados intentaba huir.

La avalancha fue tan intensa que la frontera con Georgia «se derrumbó» debido al abrumador tráfico, según el medio de Moscú.

Se filmaron filas interminables similares de autos en las fronteras de Rusia con Mongolia y la república de Asia Central de Kazajstán, cuya frontera compartida con Rusia es la más larga del mundo.

El Kremlin descartó los informes fronterizos como «muy exagerados» y dijo que algunas imágenes compartidas en línea eran «falsas».

Mientras tanto, las tres naciones bálticas de Letonia, Lituania y Estonia dijeron que negarían refugio a los rusos que huyen de la movilización de Putin luego de imponer restricciones a los turistas rusos a principios de esta semana.

El éxodo se produjo cuando Ucrania acusó a Rusia de lanzar ocho misiles y 16 ataques aéreos y disparar 115 misiles antiaéreos contra objetivos militares y civiles en las últimas 24 horas.

Nueve misiles alcanzaron un hotel y una central eléctrica en Zaporizhzhia, matando al menos a una persona y dejando a otras atrapadas bajo los escombros, según el gobernador regional Oleksandr Starukh.

Más tarde el jueves, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, defendió la guerra de Moscú en Ucrania en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Acusó a Kyiv de poner en peligro la seguridad de Rusia y de “pisotear descaradamente” los derechos de los rusos y de habla rusa en Ucrania, e insistió en que todo “simplemente confirma que la decisión de llevar a cabo la operación militar especial era inevitable”.

Lavrov luego se fue sin escuchar a sus homólogos ucranianos y occidentales, lo que llevó al ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, a comentar: “Hoy noté que los diplomáticos rusos huyen tan bien como las fuerzas rusas”.

Scroll to Top