Es lo que es

No saben por dónde destruir al expresidente Trump: Desde la falsa injerencia rusa a Mar-a-Lago, sigue estando bajo el incesante fuego demócrata

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El expresidente Trump invocó sus derechos de la Quinta Enmienda en una declaración como parte de la investigación de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, sobre las prácticas comerciales de su familia, solo unos días después de que el FBI allanó su casa de Mar-a-Lago en relación con una investigación sobre registros clasificados que él supuestamente se llevó con él cuando dejó la Casa Blanca, pero las investigaciones no son nada nuevo para Donald Trump. 

Por: Brooke Singman – Fox News / Traducción libre del inglés de Morfema Press

La presidencia de Trump se vio ensombrecida por investigaciones: varias sobre si se coludió con Rusia para influir en las elecciones de 2016, algunas se centraron en sus finanzas y otras que llevaron a un juicio político, lo que lo convirtió en el primer presidente en la historia de los Estados Unidos en ser acusado dos veces.

La vida pospresidencial de Trump recuerda sus días en la Oficina Oval, empañados por investigaciones, que el expresidente y sus aliados dicen que son solo parte de un esfuerzo de sus oponentes políticos para evitar que se presente a la reelección en 2024.

Solo esta semana, Trump, nuevamente, se encontró en la línea de fuego.

Redada del FBI en Mar-a-Lago

El lunes por la mañana temprano, el FBI, en un movimiento sin precedentes, allanó la residencia privada de Trump en Mar-a-Lago en relación con una investigación sobre registros clasificados que el expresidente presuntamente se llevó consigo de la Casa Blanca.

Las fuentes le dijeron a Fox News que los agentes del FBI no permitieron que los abogados de Trump observaran mientras allanaban la residencia privada del expresidente. Una fuente dijo que los agentes del FBI se llevaron cajas y documentos sin revisarlos en la propiedad, solo para investigarlos más tarde.

La redada estuvo relacionada con la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA), que dijo a principios de este año que Trump  llevó 15 cajas  de registros presidenciales a su residencia personal en Florida. Esas cajas supuestamente contenían «información clasificada de seguridad nacional» y correspondencia oficial entre Trump y jefes de estado extranjeros.

La NARA notificó al Congreso en febrero que la agencia recuperó las 15 cajas de Mar-a-Lago e «identificó artículos marcados como información clasificada de seguridad nacional dentro de las cajas». El asunto fue remitido al Departamento de Justicia por NARA.

Trump, a principios de este año, dijo que los Archivos Nacionales no «encontraron» los documentos, pero que fueron «dados, previa solicitud». Fuentes cercanas al expresidente dijeron que había estado cooperando y que «no había necesidad» de la redada.

El material clasificado que supuestamente fue confiscado por el FBI durante la redada del lunes incluía una carta a Trump del expresidente Obama, una carta de Kim Jong Un, un menú de cena de cumpleaños y una servilleta de cóctel.

Investigación de declaraciones de impuestos de Trump

Luego, el martes, un tribunal federal de apelaciones allanó el camino para que el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes finalmente obtuviera las declaraciones de impuestos de Trump del Servicio de Impuestos Internos, algo que el panel ha estado tratando de obtener desde 2019, en virtud de una ley que permite la divulgación de información de las declaraciones de impuestos de un individuo al comité del congreso.

Trump puede buscar medidas de intervención de emergencia de la Corte Suprema en un intento de bloquear temporalmente cualquier publicación de estos registros fiscales.

Investigación civil sobre la Organización Trump

El miércoles, Trump apareció en el centro de la ciudad de Nueva York para su declaración ante la fiscal general de Nueva York, Letitia James. La oficina de James ha estado realizando una investigación civil sobre la Organización Trump para averiguar si Trump y su compañía inflaron indebidamente el valor de los activos en los estados financieros para obtener préstamos y beneficios fiscales. 

“No hice nada malo, por eso, después de cinco años de búsqueda, los gobiernos federal, estatal y local, junto con los medios de noticias falsas, no han encontrado nada”, dijo Trump en un comunicado el miércoles por la mañana.

«La Constitución de los Estados Unidos existe para este mismo propósito, y la utilizaré al máximo para defenderme de este ataque malicioso de esta administración, la Oficina del Fiscal General y todos los demás ataques contra mi familia, mi negocio y nuestro país»

«Una vez pregunté: ‘Si eres inocente, ¿por qué aceptas la Quinta Enmienda?’ Ahora sé la respuesta a esa pregunta», continuó. «Cuando su familia, su empresa y todas las personas en su órbita se han convertido en el objetivo de una caza de brujas infundada y políticamente motivada apoyada por abogados, fiscales y medios de comunicación falsos, no tienes otra opción». 

“Si había alguna pregunta en mi mente, la redada en mi casa, Mar-a-Lago, el lunes por parte del FBI,  solo dos días antes de esta declaración, eliminó cualquier incertidumbre”, dijo Trump. “No tengo absolutamente ninguna opción porque la actual Administración y muchos fiscales de este país han perdido todos los límites morales y éticos de la decencia”.

Trump agregó: «En consecuencia, bajo el consejo de mi abogado y por todas las razones anteriores, me negué a responder las preguntas sobre los derechos y privilegios otorgados a todos los ciudadanos según la Constitución de los Estados Unidos».

Un portavoz de la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York confirmó que la oficina realizó la declaración de Trump.

«La fiscal general Letitia James participó en la declaración durante la cual el señor Trump invocó su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación», dijo el portavoz. «El fiscal general James perseguirá los hechos y la ley donde sea que conduzcan».

El portavoz agregó: «Nuestra investigación continúa».

Sin embargo, los aliados republicanos de Trump están viendo un patrón y lo alientan a continuar luchando.

“Antes de que estuviera en la Casa Blanca, lo persiguieron. Mientras estuvo en la Casa Blanca, lo persiguieron y continúan haciéndolo ahora que se fue”, dijo el principal republicano en el Comité Judicial de la Cámara, el representante Jim. Jordan, R-Ohio, le dijo a Fox News. «En realidad comenzó antes de que él fuera presidente».

Investigación Crossfire Hurricane del FBI

Cuando Trump asumió el cargo en enero de 2017, el FBI estaba realizando una investigación de contrainteligencia para determinar si el candidato Donald Trump y los miembros de su campaña estaban coludidos o coordinados con Rusia para influir en las elecciones de 2016. Esa investigación se denominó dentro de la oficina como «Crossfire Hurricane» y comenzó el 31 de julio de 2016.

Esa investigación se abrió, a pesar de que el entonces director de la CIA, John Brennan, informó  al entonces presidente Obama  el 28 de julio de 2016 sobre una supuesta propuesta de uno de los asesores de política exterior de la campaña de Hillary Clinton «para vilipendiar a Donald Trump provocando un escándalo que afirmaba la interferencia de los rusos en el servicio de seguridad».

En septiembre de 2016, la CIA envió correctamente esa información a través de un líder operativo de contrainteligencia (CIOL) al entonces director del FBI James Comey y al entonces subdirector adjunto de contrainteligencia Peter Strzok, con el asunto: «Crossfire Hurricane».

Fox News obtuvo e informó por primera vez sobre el CIOL, que decía: «La siguiente información se proporciona para uso exclusivo de su oficina para acciones de investigación de antecedentes o fines principales, según corresponda».

 «Un intercambio [ELIMINADO] que analiza la aprobación de la candidata presidencial estadounidense Hillary Clinton de un plan relacionado con el candidato presidencial estadounidense Donald Trump y los piratas informáticos rusos que obstaculizan las elecciones estadounidenses como una forma de distraer al público del uso de un servidor de correo electrónico privado», dice la referencia.

No está claro cómo el FBI manejó ese memorándum.

El asesor especial John Durham está investigando actualmente los orígenes de la investigación Trump-Rusia del FBI. 

Después de la victoria de Trump y durante el período de transición presidencial, Comey informó a Trump sobre el ahora infame expediente anti-Trump, que contiene acusaciones lascivas de supuesta coordinación entre Trump y el gobierno ruso. Fue escrito por Christopher Steele, un ex oficial de inteligencia británico.

El inspector general del Departamento de Justicia reveló más tarde que el expediente no verificado ayudó a servir como base para las controvertidas órdenes de detención de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) obtenidas contra el exasesor de campaña de Trump, Carter Page. 

Ahora es ampliamente conocido que la campaña presidencial de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata financiaron el expediente a través del bufete de abogados Perkins Coie.

Durante los primeros meses de la administración de Trump, Jeff Sessions, quien se desempeñaba como fiscal general en ese momento, se recusó de supervisar la investigación del FBI sobre Rusia debido a su participación en la campaña de Trump, según las regulaciones del Departamento de Justicia. El entonces fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, se encargó de supervisar la investigación.

Trump, en mayo de 2017, despidió al entonces director del FBI, James Comey. Comey, durante su testimonio ante el Congreso en junio de 2017, dijo que deliberadamente filtró un memorando de una reunión clave con Trump a un amigo después de que fue despedido para impulsar el nombramiento de un abogado especial.

«Le pedí a un amigo mío que compartiera el contenido del memorando con un reportero; pensé que eso podría impulsar el nombramiento de un abogado especial», testificó Comey.

Investigación e informe de Mueller

Días después del despido de Comey, Rosenstein nombró al fiscal especial Robert Mueller para que se hiciera cargo de la investigación del FBI sobre Trump-Rusia.

La investigación de Mueller nubló a la administración Trump durante casi dos años.

Simultáneamente, se iniciaron investigaciones sobre las acusaciones de Trump-Rusia en el Capitolio, en ambas cámaras del Congreso.

El Comité Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes y el Comité de Inteligencia del Senado abrieron investigaciones sobre si Trump y los miembros de su campaña se coludieron con Rusia para influir en la carrera presidencial de 2016. 

Ni la investigación de la Cámara ni la del Senado encontró evidencia de colusión entre Trump y Rusia. 

Después de casi dos años, la investigación de Mueller, que concluyó en marzo de 2019, no arrojó evidencia de conspiración criminal o coordinación entre la campaña de Trump y los funcionarios rusos durante las elecciones presidenciales de 2016.

Mueller, sin embargo, no llegó a una conclusión sobre si el presidente obstruyó la justicia. En ese momento, el entonces fiscal general Bill Barr y Rosenstein concluyeron que la evidencia del caso Mueller «no era suficiente para establecer que el presidente cometió un delito de obstrucción de la justicia».

Una vez que se hicieron públicos los hallazgos de Mueller, los demócratas del Congreso aprovecharon el tema de la obstrucción de la justicia y comenzaron a intensificar las investigaciones sobre asuntos que iban desde las finanzas personales de Trump hasta las autorizaciones de seguridad para los funcionarios de la administración Trump, todo mientras el tamborileo del juicio político se acumulaba dentro de la Cámara Demócrata. camarilla.

Investigaciones dirigidas por los demócratas de la Cámara

En marzo de 2019, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, DN.Y., anunció una amplia investigación sobre casi todos los aspectos de la administración de Trump, las empresas comerciales y los tratos familiares, citando a más de 81 personas y entidades para investigar la «supuesta obstrucción de justicia, corrupción pública y otros abusos de poder por parte del presidente Trump». 

Pero Nadler no estaba solo: varios otros paneles de la Cámara también intensificaron las investigaciones.

El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, presidido en ese momento por el representante Eliot Engel, DN.Y., disolvió el subcomité sobre terrorismo del panel y redirigió esos recursos a un subcomité dedicado, en cambio, a investigaciones relacionadas con Trump: específicamente sus relaciones y comunicaciones con funcionarios extranjeros, como el presidente ruso Vladimir Putin.

Los comités del Congreso, en ese momento, también buscaban acceso a los empleados y contratistas del Departamento de Estado con conocimiento de las comunicaciones de Trump con Putin, incluidos los «lingüistas, traductores o intérpretes» que participaron o escucharon las reuniones Trump-Putin.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, demócrata por California, quien impulsó la narrativa de colusión entre Trump y Rusia durante años, en 2019, continuó su investigación sobre el asunto, alegando que tenía evidencia de colusión, a pesar de los hallazgos de Mueller.

Las transcripciones desclasificadas de las entrevistas del Comité de Inteligencia de la Cámara, que Fox News informó por primera vez en 2020, revelaron, entre otras cosas, que altos funcionarios de Obama reconocieron que no tenían «pruebas empíricas» de colusión o conspiración entre la campaña de Trump y Rusia en las elecciones de 2016.

También en la primavera de 2019, el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes demandó a la administración Trump, acusando a los funcionarios de violar la ley federal al negarse a cumplir con las solicitudes y citaciones del panel para documentos relacionados con las declaraciones de impuestos de Trump.

El Comité de Supervisión de la Cámara, en ese momento, también citó a la firma de contabilidad de Trump, Mazars USA LLC, para obtener su información financiera, incluidas las declaraciones anuales, los informes financieros periódicos y los informes de los auditores independientes de Mazars, así como todas las comunicaciones con Trump.

Los demócratas en el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes también citaron a Deutsche Bank y Capital One por los estados financieros de Trump.

En medio de las investigaciones del Congreso sobre sus finanzas, los tratos comerciales de Trump también estaban siendo investigados en dos investigaciones separadas en Nueva York: una del entonces fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, y la otra de la fiscal general de Nueva York, Letitia James.

La administración de Trump incluso estaba siendo investigada por el Comité de Supervisión de la Cámara sobre las autorizaciones de seguridad otorgadas a los funcionarios, investigando el proceso que otorgó autorizaciones al personal de la Casa Blanca.

Llamada de Ucrania y primer juicio político

Pero todo llegó a un punto crítico en julio de 2019: Trump tuvo una llamada telefónica con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy.

Durante esa llamada, Trump presionó a Zelenskyy para que iniciara investigaciones sobre las acciones y negocios de la familia Biden en Ucrania, específicamente las empresas de Hunter Biden con la empresa ucraniana de gas natural Burisma Holdings. Hunter Biden, en ese momento, estaba, y todavía está, bajo investigación penal federal por sus asuntos fiscales, provocados por transacciones extranjeras sospechosas.

La solicitud del presidente se produjo después de que se congelaran millones en ayuda militar estadounidense a Ucrania, lo que los demócratas y algunos testigos han citado como un acuerdo quid pro quo. Los demócratas también afirmaron que Trump se estaba entrometiendo en las próximas elecciones presidenciales al pedirle a un líder extranjero que investigara a un oponente político demócrata.

La conversación de Trump con Zelenskyy provocó una denuncia de un informante, que condujo a la investigación de juicio político de la Cámara y, en última instancia, a los procedimientos de juicio político en el Senado.

La Cámara votó para acusar a Trump en diciembre de 2019 por dos cargos: abuso de poder y obstrucción del Congreso. El Senado votó a favor de la absolución en febrero de 2020.

«En algún momento, tienes que preguntar, ya sabes, el motivo», dijo Jordan sobre las investigaciones. «Y el motivo es que este tipo vino a la ciudad y sacudió el lugar: cambió la camarilla que existe allí en DC, se enfrentó a la camarilla y la burocracia y todo lo demás, y la gente dijo, no, simplemente podemos. No tengo esto, y es por eso que lo persiguen con tanta fuerza».

Acusaciones de COVID-19

Semanas después de la primera absolución de Trump, en marzo de 2020, la pandemia de COVID-19 sacudió al mundo, paralizando la economía estadounidense y los mercados globales, con millones de personas en todo el mundo contrayendo el nuevo coronavirus.

Trump fue acusado, en todo momento, de no tomarse el virus en serio. Los senadores demócratas, incluida la ahora vicepresidenta Kamala Harris, pidieron una investigación sobre la respuesta de la administración Trump a la pandemia de coronavirus. Los demócratas también dijeron que crearían una comisión al estilo del 11 de septiembre para investigar la respuesta de Trump.

Sin embargo, la administración Trump lanzó Operation Warp Speed, una asociación público-privada para crear vacunas contra el nuevo coronavirus, mientras la pandemia se desataba en 2020. Bajo su administración, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó autorizaciones de uso de emergencia (EUA) para Pfizer /Vacunas BioNTech y Moderna COVID-19. 

Trump en diciembre de 2020 firmó una orden ejecutiva que garantizaría que todos los estadounidenses tuvieran acceso a las vacunas contra el coronavirus antes de que el gobierno de EE. UU. pudiera comenzar a ayudar a las naciones de todo el mundo. 

Recompensas rusas por matar tropas estadounidenses

En otra investigación del Congreso, durante la pandemia, los demócratas criticaron a Trump cuando se le informó, y su respuesta a Moscú se relacionó con la inteligencia de que Rusia ofreció recompensas a militantes vinculados a los talibanes para matar a las tropas estadounidenses.

Un año después, durante la administración de Biden, los funcionarios admitieron que la inteligencia no estaba verificada.

Elecciones presidenciales de 2020

A lo largo de 2020, Trump también fue criticado por cuestionar la seguridad de las próximas elecciones presidenciales y por decir repetidamente que estaría «amañado» debido al proceso de votación por correo de la era de la pandemia.

Biden ganó las elecciones de 2020, pero Trump afirmó que se las habían robado y su equipo legal presentó una serie de demandas en los estados clave de todo el país.

Motín del 6 de enero y segundo juicio político

El 6 de enero de 2021, manifestantes pro-Trump irrumpieron en el Capitolio de los EE. UU. durante una sesión conjunta del Congreso para certificar los resultados del Colegio Electoral a favor del presidente Biden. Trump fue expulsado permanentemente de Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y YouTube después de los disturbios.

Luego, la Cámara de Representantes redactó artículos de juicio político en su contra y finalmente votó a favor de acusarlo por el cargo de incitar a la insurrección por los disturbios del Capitolio del 6 de enero, convirtiéndolo en el primer y único presidente en ser acusado y finalmente absuelto, dos veces en la historia.

El equipo legal de Trump denunció el procedimiento como un «impeachment falso» inconstitucional contra un ciudadano privado, impulsado por el «odio» de los demócratas hacia Trump y el deseo de silenciar a un oponente político. 

El Senado votó a favor de la absolución, pero si Trump hubiera sido condenado, el Senado se habría movido para prohibir que el presidente número 45 volviera a ocupar un cargo federal, evitando una candidatura a la Casa Blanca en 2024.

En Georgia, a principios de 2021, los fiscales del condado de Fulton abrieron una investigación penal sobre los presuntos esfuerzos de Trump para anular las elecciones presidenciales de 2020 en el estado, incluida su llamada telefónica con el secretario de Estado de Georgia , Brad Raffensperger, en la que Trump sugirió que los republicanos «encontraran» suficientes votos para cambiar los resultados. 

Y cuando Trump dejó el cargo, el Comité Selecto de la Cámara para Investigar el Ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos comenzó su investigación sobre los disturbios en el Capitolio.

Ese comité ha pasado más de un año investigando y lanzó una serie de audiencias este verano, algunas durante el horario estelar, en un intento de captar la atención de los estadounidenses antes de las elecciones de mitad de período de noviembre, mientras compiten con una inflación récord, gas récord precios, escasez de fórmula para bebés, una recesión inminente y más para la atención política.

El presidente del Comité de Estudio Republicano, Jim Banks, republicano de Indiana, quien se reunió con Trump en Bedminster el martes por la noche, reflexionó sobre la serie de investigaciones y dijo: «Estados Unidos nunca ha tenido un luchador como Donald Trump, y es por eso que el pueblo estadounidense lo ama». «

“Ahora, más que nunca, necesitamos que Donald Trump regrese a la Casa Blanca para luchar por Estados Unidos”, dijo Banks. «Ha recibido una paliza de la izquierda, de los medios de comunicación de izquierda, del pantano, y todas y cada una de las veces, se levanta y sigue luchando y es por eso que disfruta de tanto apoyo de los republicanos de la Cámara».

Posible candidatura presidencial de Trump en 2024

Jordan le dijo a Fox News que los demócratas «tienen miedo de que vuelva a postularse, lo cual quiero que haga».

«Y él va a ganar», dijo Jordan. «Él va a venir y continuará sacudiendo la ciudad y defenderá ‘Nosotros, la gente’, y no el pantano burocrático».

Y Banks le dijo a Fox News que lo que sucedió en Mar-a-Lago “unifica a los republicanos en nuestra indignación”.

“Solo será contraproducente para la izquierda cuando vean que el pueblo estadounidense apoya al presidente Trump”, dijo Banks. «Y todas las investigaciones que se han acumulado a lo largo de los años, esto no debería suceder en Estados Unidos».

Banks le dijo a Fox News que si los republicanos recuperan la mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias de noviembre, Jordan será el presidente del Comité Judicial de la Cámara.

“Si alguna vez ha habido el hombre correcto, en el lugar correcto en la política estadounidense, será Jim Jordan presidiendo el Comité Judicial de la Cámara”, dijo. «Esas audiencias del comité deberían ser en horario estelar, en televisión en vivo, para que el pueblo estadounidense las sintonice». 

Agregó: «Jordan liderará el esfuerzo para hacer que el Departamento de Justicia rinda cuentas de una manera que, en este momento, se merece más que nunca». 

En cuanto a Trump, Banks le dijo a Fox News que el expresidente «ha tomado una decisión» sobre si se postulará para la reelección en 2024, una decisión que hará pública en «cuestión de tiempo».

Scroll to Top