Es lo que es

Represión en Irán: las fuerzas del régimen mataron a al menos cinco manifestantes tras abrir fuego en un funeral

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Las fuerzas de seguridad iraníes usaron disparos de armas de fuego contra los manifestantes en un pueblo kurdo en el oeste del país el lunes, matando al menos a cinco durante una protesta antigubernamental que estalló en el funeral de dos personas que habían sido asesinadas el día anterior, dijeron los activistas.

AP

Docenas de manifestantes se refugiaron en los callejones mientras los fuertes disparos resonaban en las calles. Imágenes que circularon en las redes sociales muestran personas inmóviles y ensangrentadas en las calles, mientras que otras muestran a residentes reunidos en un hospital local para donar sangre.

Irán se ha visto convulsionado por las protestas antigubernamentales desde la muerte el 16 de septiembre de Mahsa Amini, una mujer kurda de 22 años que murió bajo la custodia de la policía moral del país en la capital, Teherán. Las protestas, que inicialmente se concentraron en la región kurda occidental de Irán, de donde era originaria Amini, se han extendido por todo el país y se han convertido en llamados al derrocamiento de los clérigos gobernantes de Irán.

Hengaw, un grupo kurdo de derechos humanos, dijo que las fuerzas de seguridad iraníes lanzaron fuertes disparos contra los manifestantes en la ciudad de Javanrud, donde se celebró el funeral de dos manifestantes asesinados el día anterior. Citó testigos que dijeron que las fuerzas iraníes usaron ametralladoras pesadas.

Hengaw dijo que siete personas murieron el lunes, mientras que otro grupo, la Red de Derechos Humanos de Kurdistán, calculó el número de víctimas en cinco. Este último grupo dijo que muchos de los heridos estaban siendo atendidos en sus hogares por temor a que pudieran ser arrestados en los hospitales, lo que dificulta confirmar el número de víctimas. Dijo que varios recibieron disparos en la cabeza o el pecho.

Las autoridades iraníes restringen en gran medida la cobertura mediática de las protestas y han cortado periódicamente el acceso a Internet, lo que dificulta confirmar los detalles de los disturbios.

La agencia de noticias semioficial Fars informó sobre protestas en Javanrud el domingo por la noche, diciendo que las fuerzas de seguridad fueron atacadas con munición real. Dijo que dos personas murieron y cuatro resultaron heridas.

Más tarde el lunes, la televisión estatal entrevistó a un funcionario de seguridad local, Mohammad Pourhashemi, quien culpó del tiroteo en Javanrud a pistoleros locales que, según dijo, habían intercambiado disparos con las fuerzas de seguridad. El informe no proporcionó más detalles.

Los funerales a menudo han sido escenario de renovadas protestas en las últimas semanas, como lo fueron durante la Revolución Islámica de 1979 que llevó a los clérigos al poder. Las últimas manifestaciones marcan el mayor desafío a la teocracia en más de una década.

Al menos 426 personas han muerto y más de 17.400 han sido arrestadas, según Human Rights Activists in Iran, un grupo que monitorea los disturbios. Dice que al menos 55 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto.

Jalal Mahmoudzadeh, legislador que representa a la ciudad kurda de Mahabad, dijo al diario Etemad que 11 personas han muerto durante las protestas en la ciudad desde finales de octubre, muchas de ellas en los últimos días. Dijo que algunos miembros de las fuerzas de seguridad dispararon contra casas y negocios el sábado, y pidió a las autoridades que adopten un toque más suave.

Los disturbios ensombrecieron la Copa del Mundo el lunes, donde la selección iraní se enfrentó a Inglaterra. Los jugadores de Irán no cantaron su himno nacional y algunos fanáticos corearon el nombre de Amini en el minuto 22 del partido.

La violencia también se ha extendido a través de la frontera hacia la región kurda del norte de la vecina Irak. Irán ha culpado en parte de los disturbios en el país a los grupos kurdos con base en Irak, y los ha atacado con misiles y ataques con aviones no tripulados.

Irán dijo el lunes que sus últimos ataques fueron necesarios para proteger las fronteras del país, mientras que los funcionarios kurdos condenaron los ataques como una agresión no provocada. El gobierno central de Irak, dominado por partidos cercanos a Irán, también condenó los ataques.

Un ataque el domingo por la noche mató a un miembro del Partido Democrático del Kurdistán iraní, dijo Mohammed Nazif Qaderi, un alto funcionario del grupo kurdo iraní que vive en el exilio en Irak.

El grupo dijo que misiles tierra-tierra y drones iraníes alcanzaron sus bases y campos de refugiados adyacentes en Koya y Jejnikan. El grupo también afirmó que los ataques habían afectado a un hospital en Koya.

Los ataques iraníes se producen a raíz de una visita a Bagdad la semana pasada de Esmail Ghaani, el comandante de la Fuerza Quds de élite de Irán. Durante la visita, Ghaani amenazó a Irak con una operación militar terrestre en el norte del país si el ejército iraquí no fortificaba la frontera.

Algunos grupos kurdos han estado involucrados en un conflicto de baja intensidad con Teherán desde la revolución de 1979. Irán los acusa de incitar a las protestas en Irán y de introducir armas de contrabando en el país, acusaciones que los grupos kurdos han negado. Irán no ha proporcionado pruebas para respaldar las afirmaciones.

El lunes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Nasser Kanaani, dijo a los periodistas que Irán había actuado para “proteger sus fronteras y la seguridad de sus ciudadanos sobre la base de sus derechos legales”. Alegó que el gobierno de Bagdad y la administración con sede en Irbil de la región kurda autónoma de Irak no habían implementado los supuestos compromisos para prevenir amenazas contra Irán desde áreas iraquíes.

El gobierno de la región autónoma kurda de Irak condenó los ataques como una “grave infracción del derecho internacional y las relaciones de vecindad”.

Qaderi dijo a la agencia AP que los grupos de oposición kurdos en Irak apoyan las protestas en Irán, que describió como una reacción a “las políticas de este régimen” que, según dijo, oprime a su pueblo. Negó que su grupo haya enviado combatientes o armas a Irán.

Dijo que su grupo había alejado a los combatientes de la frontera para evitar darle a Irán una “excusa” para nuevos ataques. Hizo un llamado a la comunidad internacional para evitar nuevas agresiones por parte de Irán.

Estados Unidos condenó los últimos ataques iraníes. “Tales ataques indiscriminados e ilegales ponen en riesgo a los civiles, violan la soberanía iraquí y ponen en peligro la seguridad y la estabilidad de Irak y Oriente Medio por las que tanto se ha luchado”, dijo en un comunicado el general Michael E. Kurilla, que dirige el Comando Central de Estados Unidos.

Los ataques iraníes del domingo en el norte de Irak se producen un día después de que Turquía lanzara ataques aéreos mortales sobre las regiones del norte de Siria e Irak, contra grupos kurdos que Ankara considera responsables del ataque con bomba de la semana pasada en Estambul.

El lunes, funcionarios turcos dijeron que presuntos militantes kurdos en Siria dispararon cohetes contra la ciudad fronteriza de Karkamis en Turquía, matando a dos personas, incluido un maestro y un niño de 5 años.

Scroll to Top