Morfema Press

Es lo que es

VOA: Biden cambió “máxima presión” a Maduro por negociación que aún no logra lo esperado

Comparte en

Durante los primeros dos años de la administración del presidente Joe Biden que se cumplen este viernes, la Casa Blanca ha dejado en el retrovisor una política de máxima presión sobre el chavismo en Venezuela para dar paso a una estrategia de negociaciones cuyos resultados palpables apenas asoman sus frutos, según expertos consultados.

Por: Carolina Alcalde, Adriana Núñez Rabascall y Gustavo Ocando Alex – La Voz de América

La mayoría de los eventos que involucraron el año pasado a Venezuela y Estados Unidos hubieran sido inimaginables durante el anterior gobierno del expresidente Donald Trump, quien desconoció a Nicolás Maduro como presidente y solía declarar que “todas las opciones” para desalojarlo del poder estaban sobre su mesa de toma de decisiones.

En varias ocasiones, delegaciones de alto nivel de la Casa Blanca visitaron Caracas para mantener encuentros con el presidente Nicolás Maduro, quien, tras años de confrontación, llegó a calificar una de las reuniones como “respetuosa, cordial y muy diplomática”.

En el marco de la invasión armada de Rusia a Ucrania, el gobierno estadounidense confirmó entonces que se abordaron temas de “seguridad energética” y, meses después, el Departamento del Tesoro autorizó a la petrolera estadounidense Chevron a reanudar operaciones como parte de los esfuerzos para alentar el diálogo con la oposición.

Otro de los episodios que marcaron la dinámica entre Biden y Maduro fueron el levantamiento de sanciones a Carlos Malpica Flores, ex vicepresidente de finanzas de la petrolera estatal PDVSA y sobrino de Cilia Flores, esposa del presidente venezolano.

Así, los últimos dos años han significado “un cambio completo de paradigma” ante Caracas por parte del gobierno estadounidense, según Geoff Ramsey, investigador y director para Venezuela del centro de pensamiento Washington Office on Latin America (WOLA).

A diferencia de su predecesor, el presidente Biden ve las sanciones económicas “como una herramienta y no como un objetivo en sí mismo”, subraya el investigador estadounidense.

“Biden está mucho más interesado en utilizar los incentivos que las sanciones han generado dentro del régimen de Maduro para abrir la posibilidad de un cambio democrático”, dice.

Ramsey observa ahora a la Casa Blanca con una mayor “flexibilidad” que en la era Trump, si bien en ambas administraciones hubo conversaciones directas “de bajo perfil” con los máximos representantes del chavismo en Venezuela, advierte.

Otra discrepancia con Trump es que la administración Biden ha reflejado que esos diálogos directos con Caracas no solo involucran su anhelo por la redemocratización venezolana, sino además su interés en la liberación de presos estadounidenses en esa nación, apunta.

Recientemente, ocurrieron las liberaciones de 7 estadounidenses, entre ellos 5 exejecutivos de Citgo, detenidos en Venezuela desde 2017, a cambio de la liberación de 2 sobrinos de la pareja presidencial venezolana, en custodia en Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

Lea la nota completa siguiendo este enlace a La Voz de América

Scroll to Top