Es lo que es

De cómo el alcohol y la cafeína ayudaron a crear una civilización

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

No hay dos drogas que hayan definido la civilización humana como el alcohol y la cafeína.

Por: Morfema Press / Human Progress

La naturaleza creó ambos para matar criaturas mucho más pequeñas que nosotros: las plantas desarrollaron cafeína para envenenar a los insectos depredadores y las levaduras producen etanol para destruir los microbios competidores.

Alcohol

Fiel a sus orígenes tóxicos, el alcohol mata a 3,3 millones de personas cada año, provocando el 5,9% de todas las muertes y el 25% de las muertes entre las personas de 20 a 39 años. El alcohol también causa enfermedades hepáticas, muchos cánceres y otros problemas sociales y de salud devastadores.

Por otro lado, la investigación sugiere que el alcohol puede haber ayudado a crear la propia civilización. El consumo de alcohol podría haber dado a los primeros homo sapiens una ventaja de supervivencia. Antes de que pudiéramos purificar adecuadamente el agua o preparar alimentos, el riesgo de ingerir microbios peligrosos era tan grande que las cualidades antisépticas del alcohol lo hacían más seguro de consumir que las alternativas sin alcohol, a pesar de los propios riesgos del alcohol.

Incluso nuestros antepasados ​​primates pueden haber consumido etanol en la fruta en descomposición. Robert Dudley, quien creó la hipótesis del «mono borracho», cree que el abuso del alcohol moderno «surge de un desajuste entre los entornos prehistóricos y contemporáneos».

Al principio, los humanos obtenían alcohol de plantas silvestres. El vino de palma, todavía popular en partes de África y Asia en la actualidad, puede haberse originado en 16.000 a.C. Una bebida alcohólica chilena elaborada con patatas silvestres puede remontarse al 13.000 a.C.

Los investigadores ahora creen que el deseo de un suministro estable de alcohol podría haber motivado los inicios de la agricultura y la civilización no nómada. El residuo en la cerámica en un sitio arqueológico en Jiahu, China, sugiere fuertemente que la humanidad ha bebido vino de arroz desde al menos el 7.000 a. C. El arroz fue domesticado en el año 8.000 a. C., pero la gente de Jiahu hizo la transición a la agricultura más tarde, cuando sabemos que bebían vino de arroz.

“La domesticación de las plantas [fue] impulsada por el deseo de tener mayores cantidades de bebidas alcohólicas”, afirma el arqueólogo Patrick McGovern. Se solía pensar que la humanidad domesticaba el trigo para hacer pan, y la cerveza era un subproducto. Hoy en día, algunos investigadores, como McGovern, piensan que podría ser al revés.

Cafeína

El alcohol ha estado con nosotros desde los primeros días, pero el uso de cafeína es más reciente. El consumo chino de té con cafeína se remonta al menos al 3000 a. C. Pero el descubrimiento del café, con su contenido de cafeína generalmente mucho más fuerte, parece haber ocurrido en el Yemen del siglo XV.

Antes de la Ilustración, los europeos bebían alcohol durante todo el día. Luego, a través del comercio con el mundo árabe, se produjo una transformación: el café, rico en cafeína, un estimulante, se extendió por todo el continente y reemplazó al alcohol, un depresor.

Como lo expresó el escritor Tom Standage,

“El impacto de la introducción del café en Europa durante el siglo XVII fue particularmente notable ya que las bebidas más comunes de la época, incluso en el desayuno, eran la ‘cerveza pequeña’ y el vino. Ambos eran mucho más seguros que el agua, que podía estar contaminada … El café … ofrecía una alternativa nueva y segura a las bebidas alcohólicas. Aquellos que bebían café en lugar de alcohol comenzaron el día alerta y estimulados, en lugar de relajados y ligeramente ebrios, y la calidad y cantidad de su trabajo mejoró … Europa occidental comenzó a emerger de una neblina alcohólica que había durado siglos ”.

Los cafés se convirtieron rápidamente en importantes centros sociales, donde los clientes debatían sobre política y filosofía. Adam Smith, el padre de la economía, frecuentaba una cafetería llamada Cockspur Street y otra llamada Turk’s Head, mientras trabajaba en The Wealth of Nations.

Después del Boston Tea Party, muchos estadounidenses optaron por el café en lugar del té, lo que aumentó su consumo de cafeína. Thomas Jefferson llamó al café «la bebida favorita del mundo civilizado». Incluso hoy, los estadounidenses consumen tres veces más café que té. En palabras del historiador Mark Pendergrast, «La Revolución Francesa y la Revolución Estadounidense se planearon en los cafés».

La Ilustración y la Revolución Industrial vieron una explosión de innovación y nuevas ideas. Los niveles de vida se dispararon. Surgieron nuevas formas de gobierno. Más recientemente, la globalización llevó el ideal liberal clásico del intercambio pacífico a nuevas alturas y redujo la desigualdad mundial.

Hoy, a pesar del crecimiento de la población, menos personas viven en la pobreza que nunca. Las personas viven vidas más largas , están mejor educadas y muchas más disfrutan de las bendiciones de la democracia liberal que hace décadas.

La cafeína es la droga psicoactiva más consumida en todo el mundo. El alcohol dio inicio a la civilización, y ciertamente ayudó a la especie a ahogar sus penas durante la extrema pobreza de gran parte de la historia de la humanidad. Pero fue la cafeína la que nos dio la Ilustración y nos ayudó a alcanzar la prosperidad.

Scroll to Top