Es lo que es

«El virus se detiene con cada persona vacunada»: Ocho citas de «expertos» que envejecieron horriblemente

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por Parker Beauregard – The Blue Conservative / Traducción libre del inglés de Morfema Press

Ayer comencé un artículo con la línea: «Si las mentiras coordinadas pudieran detener la propagación de virus respiratorios» la pandemia Covid habría terminado en marzo de 2020. Se aplica tanto a este artículo. Las siguientes citas provienen de Tony Fauci, Joe Biden, Rochelle Walensky, Bill Gates, Albert Bourla y otros que prometieron, ¡prometieron!, que las vacunas iban a supuestamente con esta pandemia.

Desde el principio, todas las conversaciones e indicaciones sobre atención preventiva, medicamentos reutilizados, tratamientos alternativos no solo fueron ignorados sino menospreciados.

Varios estados en EEUU amenazaron con retirar las licencias de los médicos y farmacéuticos que recetaron o surtieron recetas de hidroxicloroquina e ivermectina.

Incluso ahora, a una doctora en Maine le suspendieron la licencia y la obligaron a someterse a una evaluación psiquiátrica, para dispensar estos tratamientos beneficiosos. (En serio, incluso si no hicieran nada, ¿cómo es eso peor que inyectarse un nuevo cóctel experimental hecho en laboratorio de Dios sabe qué?).

No se trata sólo de medicamentos; algo tan barato y simple como suplementar con vitamina D o salir al sol. se suprimió diligentemente. El sur de California, hogar de algunos de los paisajes más hermosos y un suministro interminable de sol del Pacífico, cerró playas y parques ante la amenaza de arresto.

Desde el principio, solo las vacunas nos sacarían de allí. Nos dijeron eso. Nos prometieron eso.

Tendríamos que morir innecesariamente en casa, ya que los hospitales no trataban nada y nos enviaban a casa hasta que estuviéramos demasiado enfermos y todos los medicamentos potenciales fueran descartados, pero todo valdría la pena. Si tan solo nos agacháramos hasta que se pudiera desarrollar una vacuna, habría una luz al final del túnel autoimpuesto.

Justo después de la derrota electoral de Donald Trump, las compañías farmacéuticas anunciaron al mundo sus resultados esperados: las vacunas estaban aquí y la vida podía volver a la normalidad.

No confíe en mi palabra; lea lo que dijeron:

  1. Joe Biden : “No vas a contraer COVID si tienes estas vacunas”.
  2. Tony Fauci : “Te conviertes en un callejón sin salida para el virus”.
  3. Rochelle Walensky : “Las personas vacunadas no portan el virus, no se enferman”.
  4. Alberta Bourla : “Nuestra vacuna contra el COVID-19 fue 100 % efectiva en la prevención de casos de #COVID19 en Sudáfrica. ¡100%!”
  5. Bill Gates : “Un objetivo clave [del programa de vacunación] es detener la transmisión”.
  6. Rachel Maddow : “Ahora sabemos que el virus se detiene con cada persona vacunada”.
  7. Francis Collins : “’Razón para ser bastante optimista’ de que las vacunas COVID-19 disponibles serán efectivas contra la  nueva variante Omicron del virus ; Todas las demás variantes que han surgido durante esta pandemia de COVID-19 han mostrado respuesta a la vacuna, incluido Delta
  8. Brian Stelter : “El periódico [USA Today] describe ‘la cuarta oleada de Covid-19 en Estados Unidos’ y señala que esto ‘no tenía por qué suceder’, ya que las vacunas están ampliamente disponibles. Los titulares son seguidos por un llamado a la acción: ‘Terminemos ahora’”.

Mención de honor, cualquiera de tus amigos o familiares desagradables: “Eres un antivacunas. Las vacunas son seguras. Trabajan. Estoy haciendo mi parte. Soy mejor que tú. No es seguro estar cerca. Solo haz tu parte. Eres egoísta. Confía en la ciencia. ¿Sabes más ciencia que Fauci? ¡Trump guácala

Entonces eso no resultó cierto, no envejeció bien. Y antes de que alguien diga que la ciencia cambió, solo pregúntese: ¿Realmente cree eso? Toda esta debacle de la vacuna es el resultado de mentiras y propaganda intencionales.

Si las entidades médicas y políticas habían sido honestas desde el principio acerca de los suplementos, los cambios preventivos en el estilo de vida relacionados con la dieta y el ejercicio, los tratamientos alternativos y, de hecho, el optimismo sobre un nuevo sistema de administración con el propósito de la inoculación, entonces que así sea.

Si nos hubieran tratado como adultos, ciudadanos libres, no campesinos subyugados, entonces parece poco probable que estuviéramos en esta encrucijada. En cambio, mintieron con entusiasmo y ordenaron que nos vacunáramos ante la amenaza de perder los medios de subsistencia. Es criminal lo que han estado y siguen haciendo.

Y mintieron todo este tiempo.

Scroll to Top