Es lo que es

Financial Times: La crisis ambiental de Venezuela, ‘el comienzo de una ola de destrucción’

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Un desastre ecológico amenaza partes de la Amazonía mientras el régimen de Maduro busca explotar los recursos naturales del país.

Visto desde arriba, el Parque Nacional Canaima en el sureste de Venezuela presenta un paisaje magnífico. Montañas gigantes de sobremesa se elevan de la exuberante jungla verde. Ríos oscuros serpentean entre la maleza.

El parque, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es un refugio de biodiversidad y hogar del Salto Ángel, la cascada ininterrumpida más alta del mundo.

La vista aérea mirando hacia el oeste, sin embargo, es bastante menos atractiva. La tierra está salpicada de parches de tierra desnudos y marrones, signos reveladores de actividad minera. Caminos de tierra atraviesan el bosque hasta campamentos improvisados.

La destrucción ambiental, claramente visible desde el aire, azota la margen occidental del río Caroní, el límite del parque. “Las minas están justo al borde del parque, dentro de la zona de amortiguamiento que exige la Unesco para los sitios del Patrimonio Mundial”, dice Cristina Burelli, fundadora de SOS Orinoco, un grupo de defensa que busca proteger la Amazonía venezolana. “En muchos casos, incluso están dentro del parque”. Canaima está amenazada pero no está sola, agrega Burelli.

En dos décadas en el poder, los gobiernos socialistas revolucionarios de primero Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro han presidido lo que ella llama “el desmantelamiento sistemático de la institucionalidad ambiental de Venezuela”.

Las crisis política, económica y humanitaria de Venezuela han sido bien documentadas en los últimos años. La cobertura de los medios se ha centrado en la lucha por el poder entre Maduro y su oposición respaldada por Estados Unidos; sobre el monumental colapso económico de la nación , que se ha visto exacerbado por las sanciones estadounidenses ; y sobre el éxodo resultante de alrededor de 6 millones de migrantes .

Los mineros usan una manguera de alta presión para erosionar las orillas de los ríos en busca de oro en el borde del Parque Nacional Canaima © Michael Robinson Chavez/The Washington Post vía Getty Images

Los problemas ecológicos del país han sido menos documentados, pero los activistas dicen que deberían ser igual de preocupantes para la comunidad internacional. A medida que la economía implosionó y los ingresos del petróleo disminuyeron, el régimen de Maduro buscó dinero en efectivo de otros lugares, incluida la explotación de sus abundantes recursos naturales.

Ha promovido la minería en partes de la Amazonía, designando una parte de ella como el llamado arco minero en 2016, principalmente de oro, pero también de diamantes, coltán, bauxita, mineral de hierro y cobre.

Al mismo tiempo, la infraestructura petrolera del país está cada vez más deteriorada. Los derrames y las manchas son comunes y manchan una de las naciones con mayor biodiversidad del mundo. Francisco Dallmeier, venezolano y director del Centro para la Conservación y Sostenibilidad del Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación en Washington, calificó lo que está sucediendo en el sur de Venezuela como “ecocidio”. “Tenemos uno de los lugares más ricos del mundo, algunos recursos naturales fantásticos, tenemos todo un sistema de áreas protegidas que se creó para proteger esos recursos, y ahora tenemos el comienzo de una ola de destrucción, y no hay indicios de que las cosas estén bien. Va a cambiar.»

La deforestación no comenzó en la era de Chávez y Maduro, pero en los últimos 20 años se han destruido unos 3.800 km2 de cubierta arbórea en la Amazonía venezolana, el 1 por ciento del total o un área más grande que Rhode Island. Además, el ritmo se está acelerando. Alrededor de la mitad de esa área se ha perdido en los últimos cinco años.

Cicatrices en la tierra

Solo un modesto rincón de la selva amazónica se encuentra en Venezuela : menos del 6 por ciento. Y, sin embargo, tal es la enormidad del Amazonas que incluso esa pequeña porción representa una vasta franja de tierra. La mitad del territorio de Venezuela, casi toda el área al sur del río Orinoco, es, o alguna vez fue, selva tropical. Es un área más grande que California.

Hasta hace poco, la selva venezolana había escapado en gran medida a la destrucción provocada por la tala, la agricultura y la minería en partes del vecino Brasil y en otros lugares. Según la Red de Información Socioambiental Georreferenciada de la Amazonía ( RAISG ), un consorcio de la sociedad civil que utiliza imágenes satelitales para monitorear la Amazonía, el 82,9 % de la parte venezolana está intacta en comparación con el 74,5 % de la Amazonía en su conjunto.

Los incendios se inician deliberadamente dentro del Parque Nacional Canaima para despejar la tierra para la ganadería y la agricultura © Charles Brewer/SOSOrinoco

Pero eso está cambiando. La minería se ha convertido en una potente amenaza. RAISG dice que la cantidad de tierra utilizada para la minería al sur del Orinoco se ha triplicado en las últimas dos décadas. Entre 2015 y 2020, aumentó un 20 por ciento.

En 2016, Maduro estableció el “arco minero” en la margen sur del río, zona rica en oro, diamantes, coltán y otros minerales. Se extiende desde la frontera de Venezuela con Colombia en el oeste hasta la frontera este con Guyana y cubre el 12 por ciento del territorio nacional, un área del tamaño de Portugal.

El gobierno afirma que la minería en el arco está bien regulada, pero numerosos informes sugieren una lucha libre violenta en la que las bandas criminales y los insurgentes colombianos luchan por el control de los lucrativos recursos saqueados ilegalmente.

El año pasado, la OCDE lo describió como “un experimento descontrolado ya menudo violento en la explotación de recursos, regiones y comunidades”.

En 2020, la ONU publicó un informe sobre el arco basado en entrevistas con lugareños. Resaltó los casos de “un minero golpeado en la vía pública por robar un cilindro de gas; un joven baleado en ambas manos por robar un gramo de oro; una mujer golpeada con palos por robar un teléfono. . . y un minero al que le cortan una mano por no declarar una pepita de oro”.

El arco ha dejado un impacto duradero en la tierra misma. “La técnica más utilizada es la minería a cielo abierto, mediante la cual se hacen grandes cortes o agujeros en la tierra”, dice el informe de la ONU.

Vista aérea de una mina ilegal en el río Caroní, al borde del Parque Nacional Canaima © Rodolfo Gerstl/SOSOrinoco

Los ambientalistas dicen que la minería a cielo abierto acaba con la biodiversidad y puede liberar gases peligrosos y contaminar las aguas subterráneas.

Si bien la minería supuestamente se limita al arco, los grupos ambientalistas dicen que se ha extendido mucho más allá y está invadiendo los parques nacionales, incluido Canaima.

Usando imágenes satelitales y fotografías aéreas, SOS Orinoco ha mapeado 27 áreas mineras en el borde del parque, muchas en el mismo río Caroní y otras 32 dentro de él. Uno está a solo 24 km del Salto Ángel.

Igual de preocupante para los grupos ambientalistas es la amenaza de que el mercurio utilizado en la extracción de oro se filtre en el agua. SOS Orinoco estima que hasta el 70 por ciento del curso del Caroní, el segundo río más grande de Venezuela y con casi 1.000 km de largo, “puede estar en riesgo de contaminación como resultado del uso de mercurio en las operaciones de extracción de oro”.

Las pruebas realizadas por la ONG a miembros de la comunidad pemón —principal grupo indígena de la zona— demostraron que “en la mayoría de los casos” los niveles de mercurio “superaban el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud” como seguro para el consumo humano.

“Las concentraciones más altas se evidenciaron en muestras de niños menores de 18 años que no trabajan en las minas”, señaló la ONG, sugiriendo que los Pemón están en riesgo incluso si no tienen conexión con la industria.

Trabajo brutal

En las comunidades mineras, no solo se explotan los recursos, sino también los trabajadores.

El turismo solía ser una de las principales fuentes de empleo en Canaima, pero se ha secado debido a la caída de la economía venezolana en los últimos años. Un guía turístico pemón que pasó semanas trabajando en una mina de oro al borde del parque describió al Financial Times las condiciones allí. Se negó a ser identificado por temor a represalias.

Trabajaban en equipos de seis (cinco mineros y un cocinero) y dormían en literas en campamentos básicos justo al lado de la mina. El equipo obtuvo el 40 por ciento de las ganancias de todo el oro que encontraron y los propietarios de la mina obtuvieron el resto.

“Te pagan en oro. Puedes cambiarlo por efectivo en el sitio, pero a un tipo de cambio realmente malo”, explicó. “De lo contrario, puedes llevarlo a Puerto Ordaz [una ciudad al norte de Canaima] y conseguir que se derrita y se convierta en un lingote. Entonces puedes venderlo por más”.

“Fuimos vigilados cuidadosamente todo el tiempo”, dijo, sentado a la orilla del lago Canaima, donde las cascadas caen desde las rocas de arriba. “Los propietarios le decían a un minero: ‘Te pagaré más si vigilas a los demás y te aseguras de que no roben’. Pero nos dirían eso a todos. Nos enfrentarían entre nosotros”.

“El trabajo era brutal, a veces turnos de 24 horas, y había mucha violencia en el campamento. Salí tan pronto como pude”.

Otro guía pemón dijo que cientos de jóvenes habían dejado Canaima para trabajar en las minas de oro, abandonando sus proyectos agrícolas y turísticos de pequeña escala. “Los Pemón no somos gente minera pero con todos los problemas que tiene Venezuela la industria del turismo se ha derrumbado. No teníamos otra opción”.

El impacto de la minería en el parque y el área más amplia es difícil de medir. “Es muy difícil ingresar a algunos de estos lugares y obtener información, y es peligroso”, dice Dallmeier.

Pero hay mucho que perder. Canaima está repleta de vida silvestre: armadillos, osos hormigueros, pumas, jaguares, perezosos, tapires, monos, ranas, serpientes, guacamayos, colibríes y tucanes, así como unas 500 especies de orquídeas y una extravagante variedad de plantas.

Las distintivas montañas de la mesa del parque, los tepuyes, se encuentran entre las formaciones geológicas más antiguas del mundo, cada una de las cuales alberga su propio ecosistema único.

“Hay un grado extraordinario de riqueza de especies en estas cimas de montañas aisladas”, según un informe del Patrimonio Mundial preparado para la Unesco. “Tienen uno de los endemismos de plantas más altos del norte de Sudamérica”.

Crudo despertar

Si bien la amenaza para el Amazonas proviene de la minería y la agricultura, más al norte, en la larga costa caribeña de Venezuela, proviene del petróleo.

Desde que se encontró crudo hace un siglo en el lago de Maracaibo, Venezuela ha producido billones de barriles de petróleo y ha habido derrames y mareas negras. En 1997, por ejemplo, el petrolero Nissos Amorgos encalló en el lago y derramó 25.000 barriles de petróleo.

Pero los ambientalistas dicen que la situación ha empeorado en los últimos años, a pesar de que el país está produciendo mucho menos petróleo.

Las empresas estadounidenses y europeas abandonaron el país o redujeron sus operaciones al mínimo, dejando la industria en gran medida en manos de PDVSA, de propiedad estatal y con problemas de liquidez de Venezuela, que no tiene los recursos para mantener su infraestructura chirriante. Los sindicalistas dicen que los incendios y las explosiones en las refinerías son relativamente comunes, al igual que las tuberías rotas y las fugas.

Klaus Essig, un oceanólogo venezolano que solía ser el director ambiental del Instituto Nacional de Espacios Acuáticos, un organismo gubernamental, descubrió que, según las propias estadísticas de PDVSA, hubo 46.080 derrames de petróleo, grandes y pequeños, en las operaciones de la empresa entre 2010 y 2016. , una media de 18 al día.

Las distintivas montañas de mesa del Parque Nacional Canaima, los tepuyes, albergan ecosistemas únicos © Gideon Long/FT

Desde entonces, PDVSA se ha negado a informar tales cifras, pero hay pocos indicios de que las cosas hayan mejorado.

“Ha habido un aumento en los derrames de petróleo en los últimos años, definitivamente”, dice Eduardo Klein, profesor asociado del departamento de estudios ambientales de la Universidad Simón Bolívar en Caracas. “Aunque estamos produciendo solo un tercio del petróleo que solíamos producir, la situación es peor”.

Klein destaca una serie de tres derrames en solo unos meses en 2020 cerca de la refinería El Palito al oeste de Caracas.

Solo el primero descargó aproximadamente 22.000 barriles de crudo mediano en el océano, algunos de los cuales fueron arrastrados a los manglares del parque nacional Morrocoy.

“Puedes ver cómo los manglares han muerto por el petróleo”, dice Klein. “Si todo el derrame hubiera llegado a Morrocoy hubiera sido un completo desastre”.

En el lago de Maracaibo, sede de las instalaciones petroleras más antiguas de Venezuela, el problema son las fugas de unos 10.000 km de oleoductos submarinos.

“Es como un plato de espaguetis, con pipa sobre pipa sobre pipa, y la mayoría de ellos tienen más de 50 años”, dice Klein.

Falta de datos

Uno de los mayores desafíos para los ecologistas venezolanos es la falta de información oficial confiable.

El gobierno de Maduro ya no produce ni siquiera datos económicos básicos, y mucho menos estadísticas ambientales complejas de selvas remotas y profundidades oceánicas. La información en el sitio web del Ministerio de Medio Ambiente tiene casi una década de desactualización.

Para este artículo, el FT buscó comentarios del Ministerio del Medio Ambiente, el Ministerio de Minería, el titular del servicio de parques nacionales y PDVSA. Ninguno respondió.

“En mi opinión, simplemente no se preocupan por el medio ambiente”, dice Klein.

Nicolás Maduro, a la derecha, fotografiado en 2016 con el entonces ministro de Petróleo, Eulogio del Pino, y el secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, ha hecho poco para detener la degradación ambiental © Juan Baretto/AFP vía Getty Images

Esta indiferencia oficial se mostró en la conferencia sobre cambio climático COP26 del año pasado en Glasgow, donde gran parte del mundo se comprometió a detener y revertir la deforestación para 2030. De las naciones amazónicas, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Guyana y Surinam firmaron el compromiso _ Venezuela no lo hizo.

Tal es el velo de secretismo y miedo sobre informar sobre la degradación ambiental que SOS Orinoco tiene que proteger la identidad de sus investigadores por temor a represalias del gobierno y los mineros, y cuando Klein y la independiente Sociedad Venezolana de Ecología pidieron permiso estatal para evaluar los daños por el derrame de petróleo en Morrocoy fueron denegados.

“Tenemos que confiar en la ciencia ciudadana”, dice Klein. “Creamos un sitio web y conseguimos que la gente de la zona publicara sus fotos de los daños”.

Una mujer toma una foto de un gran derrame de fuel oil que cubre la playa de Palma Sola, cerca de la refinería El Palito, al oeste de la capital Caracas © uan Carlos Hernandez/AP

El primero de los tres derrames de petróleo cerca de El Palito en 2020 fue del doble del tamaño del que se produjo apenas unas semanas después en Mauricio, donde un petrolero japonés encalló en un arrecife de coral . Y, sin embargo, mientras que el derrame de Mauricio generó protestas internacionales y una limpieza, el de Venezuela pasó desapercibido. El régimen de Maduro nunca lo reconoció oficialmente.

El gobierno se ha dado cuenta en ocasiones del despojo ecológico en sus parques naturales. En 2018, en uno de sus escasos pronunciamientos sobre Canaima, Maduro calificó lo que estaba ocurriendo allí como “ecocidio”, atribuyéndolo a grupos armados, indígenas y “una mafia política de derecha”.

“El daño que se le ha hecho al parque Canaima y al sistema fluvial circundante es terrible, doloroso” , dijo , y prometió que su gobierno tomaría medidas enérgicas contra los perpetradores. Cuatro años después, poco parece haber cambiado.

La Unesco, que ha expresado su preocupación por Canaima, ha pedido al gobierno que presente un informe detallado sobre el estado del parque para diciembre de este año.

Los ecologistas dicen que a pesar de la destrucción de los últimos años, todavía hay tiempo para salvar la Amazonía venezolana e incluso revertir la deforestación, pero el tiempo corre.

Dicen que el gobierno debe garantizar que la minería se limite solo al arco minero y se detenga en los parques. Provita, una ONG ambiental venezolana, aboga por “políticas de gestión que sean respetuosas con los pueblos indígenas”. Otros ambientalistas dicen que una respuesta radica en alentar proyectos de agricultura sostenible a pequeña escala que permitirían a los lugareños darle la espalda a la minería.

“La Amazonía venezolana, al igual que la Amazonía en Guyana y Surinam, está en mejor estado que en otros países de la región”, dice Irene Zager, directora de investigación de Provita.

“Pero tenemos que actuar ahora y tomar medidas audaces para protegerlo”.


Original de Financial Times (en inglés): Venezuela’s environmental crisis: ‘the beginning of a wave of destruction’

Scroll to Top