Es lo que es

Economía, finanzas, populismo y la Reserva Federal: Entrevista con David Bahnsen

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La Fundación para la Educación Económica (FEE) se sentó recientemente con el autor y asesor financiero David Bahnsen para hablar de los mercados financieros, las criptodivisas, la clave para abordar la pobreza y su nuevo libro

 La idea de que «no existe un almuerzo gratis» es antigua y conocida, pero como tantos otros dichos populares, no está claro dónde se originó la frase.

Aunque a menudo se atribuye al economista Milton Friedman el mérito de haber popularizado la idea -la noción de que los almuerzos gratuitos no existen en realidad porque siempre hay alguien que paga-, el adagio apareció en la novela de ciencia-ficción de Robert Heinlein de 1966 *La luna es una dura señora, casi una década antes de que el libro de Friedman de 1975 lo incluyera en su título. (La frase es en realidad el título del Libro 3 de la obra de Heinlein, por la que recibió el Premio Hugo en 1967).

Los historiadores, por su parte, dicen que la frase ya existía desde décadas antes del libro de Heinlein. Sea cual sea su origen, la idea de que no hay almuerzo gratis -que todo tiene un costo de oportunidad- es una idea que, según el autor David Bahnsen, los humanos no han aprendido muy bien.

Por esta razón, Bahnsen -director de inversiones de *The Bahnsen Group, colaborador de *National Review y partidario de FEE- incluyó el concepto en el título de su propio libro de economía: *There’s No Free Lunch: 250 Economic Truths, publicado el 9 de noviembre.

Recientemente me senté con Bahnsen para hablar de su libro y de una serie de temas económicos, como los mercados financieros, las criptomonedas y la clave para abordar la pobreza*.

P: En la introducción de su libro, dice que muchos de los problemas que impregnan la enseñanza de la economía hoy en día provienen de una definición errónea de lo que es la economía. Empecemos por ahí. ¿Qué es la economía?

Yo defino la economía como el estudio de la acción humana en torno a la asignación de escasos recursos. Creo que se obtienen dos componentes que están bien considerados individualmente como parte de la economía. Obviamente hay una fuerte relación entre la acción humana de la tradición austriaca. Y la idea de que la asignación de recursos es fundamental para lo que queremos decir en cuanto a la gestión del hogar tiene una tradición que se remonta a Platón y Aristóteles.

Me gusta mezclar esas dos ideas. Capta la humanidad de la economía y los incentivos en la economía. En esta definición no encontrarás nada que pueda reducirse a una fórmula o a un mero análisis econométrico. Se centra mucho más en la persona humana y mucho menos en las matemáticas.

P: Menciona a Platón y Aristóteles. En su libro ha recogido algunas de las ideas económicas más atemporales de la historia de la humanidad -250 citas, para ser exactos-. ¿Qué relevancia tienen estas ideas hoy en día?

Personalmente, creo que son más importantes ahora que nunca. Hay una cierta atemporalidad en mucha de la sabiduría que compartieron algunos de los grandes economistas clásicos. Evidentemente, podemos remontarnos a los escolásticos y a los antiguos, desde Aquino hasta Agustín, pasando por Aristóteles y Platón. Hay ciertas pepitas de sabiduría y de verdad allí, pero yo centré mi atención sobre todo en los economistas clásicos.

Hay mucho de Adam Smith, un poco de David Ricardo y Jean-Baptiste Say y algunos economistas de gran prestigio del siglo XIX. Pero incluso al entrar en el siglo XX, ya sea Milton Friedman o los contemporáneos del lado de la oferta, como Art Laffer y Bob Mundell, que han fallecido recientemente -incluso tipos como Mises y Hayek no llevan tanto tiempo desaparecidos-, hubo una época en la que todos estos tipos ganaban premios Nobel de economía.

Ahora la metodología de los Nobel ha cambiado completamente, pasando de la praxeología y la lógica de la acción humana a la economía basada en modelos. Creo que es malo para la profesión de la economía, es malo para la disciplina académica, pero es aún peor para los profanos y su comprensión de cómo la economía afecta al mundo real porque elimina la sabiduría de los maestros.

Y por eso escribí el libro y lo centré en algunas de sus verdades fundamentales.

P: Usted está considerado como uno de los mejores asesores financieros de Estados Unidos por *Barron’s, *Forbes, etc. ¿Qué opina de los mercados financieros en este momento?

Definitivamente creo que estamos viviendo una época -lo hemos hecho durante un tiempo y probablemente lo sigamos haciendo- en la que vamos a tener que lidiar con lo bueno y lo malo de que la Reserva Federal desempeñe un papel tan destacado en la economía.

Este fue siempre uno de los peligros de la escuela monetarista. Fundamentalmente, los monetaristas siempre invitaron a que la Reserva Federal tuviera un papel más importante en la economía, y en cierto modo lo han conseguido. Más que su administración de la oferta monetaria mediante su control del tipo de interés, la Reserva Federal se ha convertido ahora en una especie de mitigador de los riesgos del ciclo económico. Cuando miro a los mercados financieros ahora, creo que eso es principalmente lo que estamos tratando.

¿Por qué los múltiplos del mercado de valores son de 22 o 23 veces las ganancias? ¿Por qué el tipo de interés de los bonos a 10 años está en el 1.5%, y por qué los inversionistas están totalmente de acuerdo con ello? ¿Por qué los inversionistas inmobiliarios están dispuestos a comprar inversiones inmobiliarias muy importantes por una tasa de capitalización del 3%?

Todas estas cosas parecen bastante caras. Pero todo ello se hace con una revalorización del riesgo, y esa revalorización del riesgo es un subproducto de una opción de venta de la Reserva Federal [una «opción de venta», en referencia a una opción de compra, es un contrato financiero que permite al propietario mitigar el riesgo]. Solíamos hablar de una opción de venta de Greenspan en el mercado de valores, pero ya no creo que eso sea adecuado. Creo que se ha convertido en algo mucho más amplio. Existe la expectativa de que la Reserva Federal estará ahí para suavizar cualquier perturbación que se produzca en el ciclo económico.

Creo que eso es algo que los inversionistas tienen que entender. No están recibiendo el descubrimiento de precios del que escribió F.A. Hayek. No están obteniendo la asignación limpia de capital que me gustaría ver como inversor.

Ahora, tampoco quiero apostar contra la Reserva Federal. No digo esto para adoptar una posición ciegamente pesimista. Tenemos que invertir por lo que es, no por lo que queremos que sea. Pero también tenemos que reconocer que esto está invitando a un alto grado de mala inversiones y mala asignación de recursos. Esto nos obliga a ser más prudentes y más diligentes en los proyectos en los que decidimos invertir en nombre de nuestros clientes.

P: Usted dice que hay grandes tendencias en la economía actual a las que hay que resistirse. Una de ellas es la tendencia al colectivismo como medio para aliviar la pobreza y la desigualdad. ¿Puede explicarlo?

El riesgo de la izquierda es relativamente conocido. Una mayor invitación al socialismo o al cuasi-socialismo. Un mayor papel del planificador central en la economía. Pero ahora mismo mucho del populismo de derechas que estamos viendo está invitando a un cierto autoritarismo. Creo que lo hace por frustración. Hay una cuestión de guerra cultural, así como de amiguismo y de la forma en que se están desarrollando las cosas en la economía.

En lugar de atacar las subvenciones y el aparato regulador, muchos han dicho que si no puedes vencerlos, únete a ellos. Que necesitamos que el Gran Gobierno trabaje para nosotros en lugar de nosotros para ellos. Me preocupa ese enfoque. Cuando se tiene un buen objetivo en mente y se hace con malos medios, no suele salir muy bien.

Mi temor en este momento es que el *ethos económico populista va a envalentonar y dar poder al planificador central. Va a envalentonar y dar poder al colectivista.

Mi esperanza es que algunos de los principios que invito a redescubrir en el libro puedan ser persuasivos. Lo que tenemos que hacer es clavar más nuestros talones en torno a los principios de una sociedad libre en la que creemos y no ceder tratando sólo de cambiar el uniforme del autoritarismo.

P: Vivo en las Ciudades Gemelas. Minneapolis y St. Paul, como muchas otras ciudades, han subido recientemente el salario mínimo. Ambas aprobaron también medidas de control de los alquileres. Leyes de salario mínimo. Control de alquileres. ¿Son formas eficaces de luchar contra la pobreza?

No, son formas horribles de luchar contra la pobreza. Y la razón se explica a través de los principios que creo que deben estar en la base de nuestra economía. El problema del conocimiento provoca una importante distorsión en la economía porque le pedimos a alguien, que no tiene pleno conocimiento de las circunstancias de tiempo y lugar, que fije los precios.

Cuando fijamos los precios en una transacción, tomamos lo que podría tener lugar de forma voluntaria bajo una condición previa de libertad y hacemos que ocurra de forma involuntaria. Eso nos quita claridad. Nos quita el poder de descubrir los precios. Nos quita la libertad. Nos quita los incentivos para que haya más constructores. Puede dar falsas señales para producir.

Si uno cree que los precios, incluyendo el precio del alquiler, son paquetes de información, entonces los controles del alquiler nos quitan información. Y como creo que las mayores actividades de creación de riqueza de la historia se deben a que añadimos información, conocimiento e ideas a las materias primas -de ahí creo que viene la creación de riqueza-, al distorsionar el conocimiento creo que suprimimos efectivamente la creación de riqueza.

Creo que la intención de muchos de los responsables políticos es buena, pero creo que el libre intercambio en la economía conducirá a la correcta calibración de la oferta y la demanda para fijar los precios de forma que satisfagan las necesidades de la humanidad. La intervención del gobierno no sólo es innecesaria, sino contraproducente.

P: Hace tiempo esto era básicamente Economía 101, ¿no? Entonces, ¿por qué vuelven estas políticas? ¿Es la ignorancia de la economía o está más relacionada con el populismo que ha mencionado?

El peligro del populismo es que carece de un principio limitador. Cuando te contentas con trabajar a partir de un manual de principios reales en la forma de desarrollar una visión económica del mundo y estructurar el andamiaje de lo que crees en cuanto a la organización social, entonces creo que estás menos expuesto a la arbitrariedad del populismo, menos expuesto a los abusos potenciales.

Dices que hubo un tiempo en que esto se consideraba Economía 101. Creo que sigue siendo Economía 101. Es sólo que algunas personas han decidido que no necesitan Economía 101. Pasan por alto el principio económico en nombre de un objetivo político deseado y de lo que se siente bien en el momento. Eso es, por definición, el populismo.

P: Usted escribe que la guerra de clases está en su punto más álgido en los Estados Unidos. ¿Por qué cree que es así?

Si le doy una respuesta amable y empática, creo que parte de ello se debe al ethos cultural de la época posterior a la crisis financiera. Muchos hicieron un trabajo atroz a la hora de identificar a los actores de la crisis financiera y de proporcionar un comentario cultural, político y económico adecuado y exhaustivo sobre lo que ocurrió en lo que fue el acontecimiento económico definitivo de nuestra vida.

Como dejamos que otros definan ese momento, nos quedamos con una narrativa del opresor y el oprimido de la crisis. La única diferencia es que muchos de la derecha afirmarán que el opresor fue la Reserva Federal o *Fannie Mae o el gobierno. Muchos en la izquierda dirán que el opresor fue *Wall Street o los grandes bancos.

El hecho es que ahora tenemos este entorno en el que la gente cree estas narrativas. Si tienes 30 años, toda tu vida adulta ha estado marcada por la crisis financiera y el COVID. La gente ve un sistema que no ha funcionado para mucha gente pero que sí parece funcionar para otros. Esto exacerba los agravios de clase.

En lugar de luchar contra el amiguismo, contra la relación entre *Fannie Mae y *K Street, contra los rescates, contra una política monetaria que sirve para impulsar los precios de los activos, contra la subvención de los préstamos estudiantiles que da a los administradores de las universidades un cheque en blanco sobre cómo mover los precios de las matrículas, vimos más de lo mismo.

Muchas de las frustraciones que tienen los jóvenes son las mismas frustraciones que yo tengo. Pero su intuición emocional es optar por algo que empeora esos problemas, no los mejora.

Tenemos soluciones que abordan lo que les frustra. Tenemos que demostrar que el florecimiento humano se ve reforzado por la libre empresa, pero ese mensaje no está llegando. Culpo a los de la derecha que defendemos el libre mercado; no lo estamos defendiendo lo suficientemente bien.

P: Usted habla de los jóvenes. Se enfrentan a un entorno muy diferente al que tuvimos tanto usted como yo. ¿Algún consejo financiero para ellos o consejos para vivir?

Creo ideológicamente que a los jóvenes se les ha privado de la capacidad de aprender economía básica, finanzas básicas. Quiero que los jóvenes tengan una fuerte autodeterminación, que crean en el autogobierno y en los rasgos de carácter y las virtudes necesarias para tener una vida satisfactoria y gratificante.

Pero cuando se llega a las finanzas prácticas y al compromiso con estas circunstancias, la tenacidad es la virtud no mercantilizada. Los jóvenes no pueden ser sustituidos por un *robot que trabaje más que ellos. Siempre puedes tener una ética de trabajo que te haga deseable en el mercado.

Si puedo hablar con la gente antes de que vaya a la universidad, diría que la mitad de las personas que se gastan un cuarto de millón de dólares en una licenciatura sobrevalorada de una universidad sobrevalorada podrían replantearse esa decisión. O al menos tener una estrategia un poco más específica detrás de ella.

Para las personas que ya se han graduado o que ya están trabajando, les digo que la creación de riqueza viene de crear más de lo que se consume. Es una tautología que nunca desaparecerá. Esa será siempre la historia de la economía y esa es la mejor manera en que pueden aplicarla a sus propias vidas.

P: La inflación sostenida que hemos visto en 2021, combinada con problemas en la cadena de suministro y en los mercados laborales, ha provocado una gran incertidumbre económica. ¿Hasta qué punto es precaria la situación en estos momentos?

Soy de la opinión de que gran parte de la inflación que estamos viendo ahora está muy orientada a la cadena de suministro. Creo que la velocidad del dinero en la oferta ahora mismo es tan baja y va disminuyendo que nos enfrentamos a un riesgo de deflación similar al de Japón.

Es difícil sentirse así cuando los precios están haciendo lo que se ve ahora, lo sé. Pero creo que la *QE y los bajos intereses y otras medidas distorsionadoras de la Fed tienen un rendimiento decreciente para sus objetivos políticos. Y el excesivo gasto gubernamental ha servido para restar crecimiento futuro, por lo que acaba presionando a la baja la velocidad. Pero luego tienes un aumento de la demanda de bienes y servicios que sale de COVID, combinado con una capacidad de producción lamentable -desde las interrupciones portuarias, la escasez de mano de obra, hasta el problema de los semiconductores, que está bastante infravalorado como problema.

Así que estoy un poco menos preocupado por la inflación monetaria al estilo de Milton Friedman que por la inflación voluntaria impulsada por la oferta, porque como sociedad no estamos produciendo los bienes y servicios que necesitamos.

Tengo la esperanza de que algunas de esas cosas empiecen a corregirse. Pero no tengo la esperanza de que el estancamiento económico que han creado mediante dosis excesivas de política fiscal y monetaria sea tratable.

Tenemos la suerte de tener una demografía algo mejor y un crecimiento económico orgánico algo mejor que el de Japón. Pero si vamos a continuar con la mitad de nuestra tasa de crecimiento real del PIB durante otros 15 años, como hemos hecho en los últimos 15 años, creo que es totalmente inaceptable, tanto económica como moralmente. Sin embargo, parece que eso es lo que nos espera.

Tengo la esperanza de que, de alguna manera, podamos retomar el camino, pero ahora mismo ni siquiera estamos intentando retomar el camino. Sólo estamos debatiendo cuánto queremos empeorar la situación.

P: ¿Tiene alguna opinión sobre las criptomonedas? ¿Son una cobertura contra la inflación? ¿Una nueva y revolucionaria forma de dinero? ¿Una estafa piramidal construida sobre la especulación alimentada por el bombeo de dinero de la Reserva Federal?

Me temo que inevitablemente perderé parte de la audiencia aquí, porque no es un punto de vista muy popular ahora mismo. Pero evidentemente no puedo defenderlo como una cobertura contra la inflación cuando no tiene ningún valor intrínseco. El argumento que muchos de nosotros hemos esgrimido sobre el dinero y la moneda durante algún tiempo ha sido que tiene que ser un medio de cambio estable. Cualquier cosa que pase de 60.000 a 30.000 dólares con un *tuit de Elon Musk probablemente no sea un medio de cambio estable.

Creo que algo cuya utilidad principal es para los criminales de *ransomware probablemente no es un medio de intercambio estable. Su utilidad crecerá, no lo niego, pero fundamentalmente no tiene un valor intrínseco. Por lo tanto, la cuestión es cuánto tiempo permitirán los reguladores que funcione como lo hace. No creo que sea mucho tiempo.

Desde el punto de vista de la inversión, se crea o no en la utilidad del medio de intercambio, ¿por qué el valor de una moneda iba a subir inevitablemente? La única respuesta para eso es la especulación.

Eso lo hace más piramidal en mi opinión. Nunca en mi vida de inversionista he visto que algo acabe bien cuando la mayoría de la gente que lo hace no sabe por qué lo hace.

P: Su libro incluye citas de algunos de los mayores pensadores económicos de todos los tiempos. Mises. Hayek. Friedman. Sowell. Bastiat. Hazlitt. ¿Tiene un favorito personal?

Me han hecho esta pregunta en otras entrevistas y tengo que decir lo mismo: no puedo elegir uno. Hayek, en algunos periodos de mi vida, fue fundamental para mi desarrollo. En otros periodos de mi vida lo fue Milton Friedman.

En cuanto a mi propia antropología de la economía, la forma en que veo a la persona humana y lo central que es mi creencia sobre la humanidad para la economía, estoy agradecido a personas como el padre Robert Sirico en el Instituto Acton. Hay contemporáneos como él en el libro que están a la cabeza de mi lista.

En cuanto al tema del libro más cercano a mi corazón, es sobre el florecimiento humano y el establecimiento de nuestro objetivo en la economía. El florecimiento material y espiritual que incluye la abundancia, pero también la paz y el equilibrio y la alegría que puede tener la persona humana.

¿Cuál es la estructura económica que más puede facilitar eso? Esa es una pregunta totalmente diferente a la de cómo podemos conseguir que todo el mundo gane la mayor cantidad de dinero posible, esta obsesión por la equidad y la riqueza y la desigualdad de ingresos. Al tratar de hacer economía como justicia social, estamos tratando de hacer algo que no es ni económico, ni social, ni justo.

P: Esto me lleva a la siguiente pregunta. Usted escribe que en la cultura actual domina una visión materialista para el alivio de la pobreza, que no hace nada por aliviarla. ¿Cuál es el mejor camino?

Creo que lo primero que tenemos que hacer para aliviar la pobreza es definir la pobreza y la riqueza. Si la pobreza es lo contrario de la riqueza, ¿cómo se crea la riqueza?

Como he dicho antes, se crea riqueza creando más de lo que se consume. Entonces, ¿resolvemos la pobreza no teniendo una solución por el lado de la oferta, sino que sólo pensamos en la redistribución de la riqueza?

Mi opinión es que tenemos que concentrarnos en la creación de riqueza. En una sociedad de libre intercambio en la que existe un verdadero respeto por la dignidad de la persona humana, nunca toleraríamos un enfoque que trate a la mitad de la sociedad como si fuera incapaz de ser productiva, incapaz de ser creativa, incapaz de ser innovadora, y que les haga vivir de la generosidad de la otra mitad. Creo que es insultante y deshumanizante.

Queremos un sistema que cree más y más creadores de riqueza. Esa es la solución a la pobreza. Quiero más gente que produzca más de lo que puede consumir.

*Esta entrevista fue condensada y editada para mayor claridad

Scroll to Top