Es lo que es

EE UU se consolida como la principal fuente de alimentos de Cuba

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En noviembre de 2021 se incrementaron un 144,2% las ventas respecto al mismo mes del año anterior

EE UU sigue consolidando su posición de primer suministrador de productos agrícolas y alimentos a Cuba al registrar un crecimiento del 144,2% de sus ventas en noviembre en comparación con el mismo mes del año anterior.

El pollo, la soya, la fruta, el café, el kétchup, los vegetales frescos y la comida para animales domésticos están entre los productos más adquiridos por la Isla, según el informe más reciente del Consejo Comercial y Económico EE UU-Cuba,

La cuantía pasó de los 11.339.843 dólares en noviembre de 2020 a los 27.699.046 dólares noviembre de 2021, aunque si se compara con los 2.965.515 dólares del mismo mes en 2019, el crecimiento resulta aún mucho más espectacular, un 834%.

Si se compara los datos de esas mismas exportaciones realizadas durante los nueve primeros meses de cada año, el crecimiento fue del 85,4% ya que de enero a noviembre de 2021 EE UU vendió a Cuba productos agrícolas y alimentos por valor de 276.683.109 dólares, frente a los 149.209.570 dólares del mismo período del año anterior.

Según el balance de los últimos 20 años, EE UU vendió estos mismos productos a Cuba por valor de 6.572.910.533 dólares, un promedio de 329 millones de dólares al año.

El informe recuerda, como cada mes, que la venta de alimentos y productos agrícolas está autorizada por la Ley de Reforma de Sanciones Comerciales y Mejora de las Exportaciones (TSREEA) de 2000 y que permite exportar de forma directa a la Isla desde EE UU en determinadas condiciones entre las cuáles está la obligación de pagar en efectivo y de forma anticipada.

Desde la Isla se argumenta que estas ventas no desmienten el impacto del embargo, ya que se realizan en «condiciones discriminatorias», según dijo hace unos meses el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez.

«Se trata únicamente de ventas unidireccionales de EE UU a Cuba, sin posibilidad de crédito, mediante la obligatoriedad de pago anticipado y en efectivo, y bajo licencias que tiene que aprobar el Departamento del Tesoro, todo incompatible con las prácticas del comercio internacional», alegó.


Vía 14ymedio

Scroll to Top