Es lo que es

Granjas solares en la montaña provocan tensiones en Suiza

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Vía Swissinfo

La construcción de grandes parques solares en regiones de alta montaña es sin duda una forma eficaz de producir más energía en invierno y acelerar la transición energética. Sin embargo, sigue siendo un tema controvertido en Suiza, donde los grupos ecologistas se han opuesto a las instalaciones previstas

Una investigación muestra que la colocación de paneles solares en las cimas de las montañas de los Alpes suizos podría generar al menos 16 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, o casi la mitad de la energía solar que las autoridades pretenden producir anualmente para 2050. Existen grandes proyectos solares de montaña en algunas regiones de China, y se pueden encontrar pequeños parques solares en las montañas de Francia y Austria. Pero las grandes instalaciones son actualmente escasas en los Alpes suizos.

Los paneles suelen instalarse en infraestructuras existentes, como refugios de montaña, remontes o presas, como en Muttsee, en la Suiza central, a 2 500 metros sobre el nivel del mar. El país alpino obtiene actualmente el 6% de su electricidad del sol.

Sin embargo, la crisis climática y la urgencia de la escasez de energía en invierno están provocando un replanteamiento fundamental. Este otoño, un grupo de parlamentarios encabezó una ofensiva solar para simplificar y acelerar la construcción de sistemas solares alpinos.

Paralelamente, han surgido nuevas propuestas para instalar granjas solares en pastizales vírgenes. Dos proyectos en el cantón suizo del Valais están en el punto de mira: uno sobre el pueblo de Gondo, cerca del paso del Simplón, y otro más grande en Grengiols.

El proyecto Gondosolar consiste en la instalación de 4 500 paneles solares en diez hectáreas -14 campos de futbol- de terreno privado en una montaña cercana a la frontera suizo-italiana. Producirá 23,3 millones de kilovatios hora (KWh) de electricidad al año, lo que equivale a una cantidad suficiente para al menos 5 200 hogares de la zona, según Renato Jordan, el promotor propietario de la parcela.

El proyecto de Jordan, de 42 millones de francos (43 millones de dólares), cuenta con el respaldo del municipio de Gondo-Zwischbergen y de la compañía eléctrica Alpiq, pero es muy discutido. En agosto, un grupo de activistas medioambientales organizó una pequeña pero ruidosa manifestación a 2 000 metros de altitud, donde se construiría.

“Estamos totalmente de acuerdo con el potencial de la energía solar, pero creemos que hay un enorme potencial en los edificios e infraestructuras existentes”, explicó Maren Kern, directora ejecutiva de Mountain Wilderness Switzerland, a SWI swissinfo.ch. “No vemos la necesidad de adentrarse en estos lugares vírgenes sin desarrollar antes de haber utilizado todo el potencial que ya existe”.

Según la Oficina Federal de la Energía, la instalación de paneles en los tejados y fachadas de los edificios existentes podría proporcionar 67 TWh de electricidad solar al año, muy por encima del objetivo de las autoridades de producir 34 TWh anuales para 2050 (en 2021 se produjeron 2,8 TWh)

Pros y contras

Los expertos afirman que los parques solares alpinos ofrecen ciertas ventajas, principalmente que la mayor parte de la energía se produciría en invierno, cuando el suministro es crítico.

“En los Alpes hay mucho sol, sobre todo en invierno, y se puede producir energía solar por encima de las nubes”, señaló Christian Schaffner, director ejecutivo del Centro de Ciencias de la Energía de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), a la televisión pública suiza SRF.

Añadió que los paneles solares son más eficaces en las bajas temperaturas de los Alpes altos y que los paneles de dos caras pueden fijarse en posición vertical para captar más rayos que rebotan en la nieve y el hielo.

Pero aún hay muchas incógnitas en torno a los parques solares alpinos, sobre todo en cuanto a los costos, los beneficios económicos y las ubicaciones adecuadas.

Los promotores de Gondosolar estiman que su proyecto produciría el doble de electricidad por metro cuadrado que una instalación comparable en las tierras bajas.

Argumentan que su parque solar no está previsto en una zona protegida o con riesgo de peligros naturales como las avalanchas, y que no sería visible desde los pueblos cercanos. Se ha presentado una solicitud para integrar el proyecto en los planes cantonales, y está pendiente la decisión. Pero no contribuirá a paliar la posible escasez de energía este invierno, ya que su finalización no está prevista antes de 2025.

700 campos de fútbol

Mientras tanto, está previsto un parque solar mucho más grande a 2 000 metros de altitud en una montaña cerca del pueblo de Grengiols.

“El proyecto Grengiols-Solar podría realizarse de inmediato y aportaría una producción energética adicional de 1 TWh”, declaró el senador del Valais Beat Rieder al periódico Tages-Anzeiger. En teoría, esto podría satisfacer las necesidades de electricidad de una ciudad de entre 100 000 y 200 000 habitantes.

Los ecologistas están preocupados porque la enorme instalación -el equivalente a 700 campos de fútbol- se ubicaría en el Parque Natural de Binntal, que tiene la distinción de ser un “Parque Natural Regional de Importancia Nacional”.

Armin Zeiter, presidente del municipio de Grengiols, rechaza la idea de que los paneles solares pueden desfigurar el paisaje.

“Para mí, la energía renovable consiste en preservar la naturaleza”, dijo a la SRF. Las autoridades municipales votaron a favor del proyecto de 750 millones de francos en junio. Esperan que las obras puedan empezar pronto. Pero aún no se ha presentado una solicitud de planificación y quedan muchas cuestiones pendientes, como la idoneidad del emplazamiento y la forma de conectar el sistema a la red. El semanario en lengua alemana Die Wochenzeitung informó recientemente de la oposición local al proyecto.

Ofensiva solar

Los dos proyectos solares avanzan lentamente en un contexto de febril actividad en la capital suiza, Berna. Los políticos están lidiando con cuestiones urgentes sobre la acción climática, el futuro suministro de energía, la dependencia del gas ruso y las medidas para pasar el invierno en el país.

Recientemente, el Parlamento acordó un paquete de medidas climáticas de 3 200 millones de francos para ayudar a Suiza a cumplir sus objetivos de CO2 a largo plazo. También debería abordar en parte la seguridad energética inmediata de Suiza, que se ha visto amenazada por la invasión rusa a Ucrania.

Scroll to Top