Morfema Press

Es lo que es

Hiperinflación y la destrucción de la personalidad humana

Comparte en

El vínculo entre el cálculo económico y la personalidad humana

Los economistas y los historiadores han demostrado claramente que la destrucción del valor y la función del dinero por la hiperinflación hace imposible el cálculo económico y conduce a la desintegración económica y social y a la pobreza generalizada. Lo que no se entiende tan claramente, incluso por muchos economistas, es que durante los periodos de inflación rápida, la incapacidad de calcular económicamente socava la naturaleza misma de la propiedad y provoca un marchitamiento de la personalidad humana, que está íntimamente relacionada con la propiedad. Al eliminar los medios de valorar y asignar racionalmente la propiedad, la hiperinflación elimina la base misma de la existencia y la personalidad humanas independientes en un sistema de cooperación social. El resultado inevitable es la disolución de la sociedad de contrato voluntario y su sustitución por un orden hegemónico en el que la propiedad y la personalidad se colectivizan.

Por: Joseph T. Salerno – Mises Institute

El papel central del dinero y la propiedad en la formación de la personalidad humana individual bajo la división del trabajo aún no ha sido investigado en profundidad, y no intentaré hacerlo aquí. Sin embargo, señalaré que al hablar de la personalidad humana, me refiero a lo que se ha denominado, normalmente de forma burlona, la «personalidad burguesa».1 Este es el estado común de pensamiento y ser que caracteriza al individuo moderno que opera en un orden social de propiedad privada. La persona burguesa está orientada a objetivos, tiene interés propio (pero no es necesariamente egoísta), es ahorradora y utiliza el tiempo como un recurso escaso para mejorar su productividad y aumentar su bienestar futuro. Al perseguir sus propios intereses, esta persona debe actuar consciente y repetidamente de forma social. Es decir, debe especializarse en la producción de bienes y servicios valorados por personas que probablemente no conoce. Al producir para esas personas desconocidas e intercambiar con ellas, se integra en lo que Ludwig von Mises denomina la división social del trabajo. La producción especializada y el intercambio voluntario son la esencia de la acción social y se rigen necesariamente por los precios del mercado. Implican la elección deliberada de medios y fines concretos y el cálculo monetario de costes y beneficios. Por lo tanto, la personalidad humana, tal y como se utiliza aquí el término, no se refiere a un conjunto de atributos y cualidades psicológicas, sino más bien a un modo de ser y llegar a ser alguien que se basa en el cálculo económico y la propiedad de bienes. Ingeniero de software, conductor de Uber, restaurador… ninguno podría haber llegado a ser lo que es de no existir el dinero y la propiedad privada.

La destrucción de la propiedad y la personalidad durante la hiperinflación 

Como medio general de intercambio, el dinero es la herramienta para valorar la propiedad, estimar la riqueza y juzgar las perspectivas de bienestar futuro. Una vez que el valor futuro del dinero se vuelve imposible de predecir de forma fiable, la gente corriente pierde la capacidad de utilizar racionalmente su propiedad y preservar su riqueza y, por tanto, se vuelve incapaz de planificar el futuro. Esto no les deja más opción que disipar su riqueza y su energía en la búsqueda de la gratificación inmediata. Este aumento de la preferencia temporal —es decir, de la prima de la satisfacción presente en relación con las satisfacciones futuras— anula el valor del trabajo productivo, el ahorro y la inversión sobria. Provoca una revolución social en la que la clase media productiva, los empresarios, los capitalistas y los inventores son destruidos y sustituidos por jugadores, estafadores y timadores en la cúspide de la estructura social.

Pero la inflación no sólo acaba con los ahorros de las clases productivas y desvía sus energías hacia actividades estériles y corruptas, sino que también deforma y atenúa su personalidad. Nos guste o no, los hombres y las mujeres existen en un mundo en el que no pueden vivir y florecer física o espiritualmente sin propiedad. Como señaló el fundador de la Escuela Austriaca, Carl Menger, «La propiedad no es . . . una cantidad de bienes combinados arbitrariamente, sino un reflejo directo de las necesidades [de una persona], un todo integrado, ninguna de cuyas partes esenciales puede disminuir o aumentar sin afectar a la realización del fin al que sirve». Así pues, la propiedad es el fundamento de la personalidad humana: sin ella no es posible ningún movimiento, actividad o expresión de pensamiento con sentido, ya que la personalidad humana no es la proyección espontánea en el mundo exterior de impulsos internos aleatorios que caracteriza el comportamiento irreflexivo de un bebé humano. La personalidad es la proyección externa de un modo deliberadamente planificado de ser y devenir individual. Como tal, implica una organización consciente de actividades cuya consecución requiere una estructura de medios cuidadosamente elegida; es decir, la propiedad. Por tanto, la propiedad no es un conjunto fortuito de cosas que puedan describirse completamente en términos físicos, sino más bien la encarnación coherente y objetiva de los anhelos y aspiraciones del espíritu humano.

En un sentido real, pues, la propiedad define y delimita la personalidad de un individuo. Una persona no puede ser lo que quiera ser; está rígidamente limitada por los medios de que dispone. No se es verdaderamente novelista si no se dispone de una habitación, un escritorio, un ordenador y un programa de tratamiento de textos; un restaurador debe tener acceso a una cocina repleta de alimentos. Una persona ni siquiera puede dedicarse a actividades de ocio o vocacionales sin poseer medios concretos específicos. No se es pescador sin aparejos de pesca y acceso a una embarcación y una masa de agua; no se puede ser golfista sin la posesión de material de golf o los medios para adquirirlo.

Además, en una economía de intercambio, es el cálculo económico basado en los precios del dinero lo que da sentido a una colección de diferentes tipos de bienes concretos y permite al actor transformar estos bienes en una estructura integrada de propiedad adecuada a su sistema de fines. Sin precios monetarios que le guíen en sus cálculos, una persona actúa con anteojeras cuando inicia una profesión o un negocio porque nunca puede saber si estas actividades generarán ingresos suficientes para ayudar a sostener su existencia. Además, una persona no conoce el grado de su éxito ni su posición en la estructura social a menos que pueda calcular el valor monetario de sus posesiones. ¿Ha alcanzado la eminencia o ha sufrido una decepción aplastante? ¿Es príncipe o pobre?

Las personas ni siquiera pueden saber qué o quiénes serán en el futuro sin conocer el valor monetario de sus ahorros y activos acumulados. Todos sus planes para sí mismos y para sus hijos dependen de este conocimiento. ¿Es probable que una persona se jubile a los sesenta años en una urbanización cerrada con un lujoso campo de golf, o que reciba a los clientes del Walmart local siendo un septuagenario?

El dinero y la propiedad son, por tanto, elementos esenciales en el proceso socioeconómico que condiciona lo que un ser humano es y puede llegar a ser. Sin un cálculo económico basado en un dinero sólido, no sólo es imposible que los empresarios y las empresas calculen razonablemente el posible resultado de decisiones de inversión alternativas, sino que también resulta imposible que una persona sepa siquiera quién es o evalúe razonablemente lo que puede llegar a ser. Durante la hiperinflación alemana, por ejemplo, profesores universitarios y altos funcionarios con sueldos relativamente fijos ya no podían mantenerse a sí mismos ni a sus familias y, de la noche a la mañana, se convirtieron en taxistas y camareros, con todo lo que ello implicaba para sus relaciones profesionales y personales, su posición social y sus perspectivas de jubilación.

La hiperinflación alemana

Los efectos concretos de la destrucción del dinero y de la propiedad sobre la personalidad humana se demuestran más vívidamente en el episodio histórico de la hiperinflación alemana de 1923.

En el caso extremo de la hiperinflación, cuando el valor del dinero se precipita hacia cero, la propiedad pierde su significado, la personalidad humana se marchita y la sociedad se desintegra. El historiador y sociólogo alemán Konrad Heiden, perspicaz observador de la gran hiperinflación alemana, expresó de forma dramática esta importantísima conexión entre el dinero y la propiedad, por un lado, y la personalidad humana, por otro. Escribió Heiden: «El pueblo alemán fue uno de los primeros en presenciar la decadencia de aquellos valores materiales que todo un siglo había tomado como el más elevado de todos los valores. La nación alemana fue una de las primeras en experimentar la muerte de la libre propiedad ilimitada que había dado tanto orgullo real a la humanidad moderna; el dinero había perdido su valor; ¿qué, entonces, podía tener algún valor? Por supuesto, muchos estaban acostumbrados a no tener dinero; pero que incluso con dinero no se tuviera nada… eso era un crepúsculo de los dioses… . . Una cínica frivolidad penetraba en el alma de los hombres; nadie sabía lo que realmente poseía y algunos se preguntaban lo que realmente eran».2

Las ideas de Heiden se ilustran con las declaraciones de una mujer que vivió la hiperinflación alemana. Erna von Pustau era una residente de clase media de Hamburgo que fue entrevistada por la eminente escritora americana Pearl Buck. Las reminiscencias de Pustau revelan cómo el pueblo alemán perdió sus amarras intelectuales y espirituales en medio del caos calculatorio de la hiperinflación. La imposibilidad de realizar cálculos contables sencillos que antes eran rutinarios provocó confusión en el pensamiento y el lenguaje. Como recordaba Pustau: «Difícilmente podíamos decir que nuestro marco estaba bajando, ya que, en cifras, subía y subía y subía constantemente, al igual que los precios, y esto era mucho más visible que la constatación de que el valor de nuestro dinero estaba bajando». Suena confuso, ¿verdad? Pero esta confusión pertenece a la inflación, está inseparablemente unida a ella, y fue una de las razones por las que la gente renunció a pensar las cosas. Todo parecía una locura y eso enloqueció a la gente».

Pustau citó la siguiente línea de una canción popular de la época que aludía a la destrucción de la riqueza causada por el ansia desenfrenada de gratificación inmediata: «Nos estamos bebiendo la cabañita de la abuela y también la primera y la segunda hipoteca». Pustau señaló entonces: «El ahorro es la fuente misma de la riqueza y la salud de una nación sana. Pero ya no tenemos una nación sana. Vamos camino de convertirnos en una nación loca, neurótica y enloquecida». Pustau también comentó el trauma espiritual infligido por el repentino colapso de la estructura social, lamentándose: «Era un mundo triste, un mundo en el que nadie era mejor que el otro y todo era cuestión de azar y de grado. Un mundo triste, y una concepción triste para una niña que aún recordaba los buenos tiempos de la abuela. Nuestros tiempos nos volvieron cínicos».

Amante de la música, Pustau relató una experiencia en la que ella y sus amigos de clase media, repentinamente empobrecidos, se vieron obligados a hacer cola durante horas para comprar entradas de platea para ver El crepúsculo de los dioses de Wagner. La mayoría de los asientos del teatro habían sido comprados por personas que decidieron asistir no porque fueran auténticos amantes de la música, sino porque habían obtenido una ganancia inesperada con la inflación. Este incidente hizo comprender a Pustau que el mal funcionamiento del dinero penetraba hasta el núcleo mismo de la propia identidad y reconfiguró radicalmente sus objetivos y creencias más preciados sobre el mundo. Así, afirmó: «[Los dioses de Wagner] incendiaron el mundo entero, pero lo hicieron por grandes cosas, por actos heroicos, por amor, por esta cosa tan hermosa que es el amor. ¿Y qué pasa con nosotros? Luchamos por billetes, luchamos por centavos. Son estas pequeñas cosas feas las que nos destrozan. . . . Todo estaba tan mezclado con el dinero. Antes considerábamos el dinero como nada y decíamos: «El dinero es sucio» y «No se habla de dinero». Y aquí todo estaba mezclado con dinero y sólo con pequeñas sumas y pequeñas cosas».

Pustau resumió sus recuerdos de la hiperinflación comparando sus efectos culturales y morales con los de la guerra: «Para batalla fue esta inflación, librada con medios financieros. Las ciudades seguían allí, las casas aún no bombardeadas y en ruinas, pero las víctimas eran millones de personas. Habían perdido sus fortunas, sus ahorros; estaban aturdidos y conmocionados por la inflación y no entendían cómo les había sucedido y quién era el enemigo que les había derrotado. Habían perdido la confianza en sí mismos, la sensación de que podían ser dueños de sus vidas si trabajaban lo suficiente, y también habían perdido los viejos valores de la moral, la ética y la decencia».

El sociólogo Heiden resumió vívidamente la lección general de las experiencias de los millones de alemanes que, como Erna Pustau, se vieron atrapados en la hiperinflación: «El hombre se había medido a sí mismo por el dinero; su valor se había medido por el dinero; a través del dinero era alguien o al menos esperaba llegar a ser alguien. Los hombres habían ido y venido, se habían elevado y caído, pero el dinero había sido permanente e inmortal. Ahora el Estado había conseguido matar esta cosa inmortal. El Estado era el conquistador y sucesor del dinero. Y así, el Estado lo era todo. El hombre se miró a sí mismo y vio que no era nada».

Así, como Heiden percibió agudamente, en Alemania la abolición del dinero mediante la hiperinflación dejó sin sentido la propiedad y, por tanto, borró la base de la personalidad humana. Las instituciones sociales y económicas que durante tanto tiempo se habían dado por sentadas se desintegraron y desaparecieron, y la propia estructura social comenzó a disolverse, provocando que la existencia humana se atomizara y quedara sin rumbo. El pensamiento, el lenguaje, los valores, la cultura… todo se deformó a medida que la vida interior del individuo se vaciaba de sentido y propósito y, en gran medida, se extinguía.

Heiden lo resumió concisamente: «El Estado eliminó la propiedad, el sustento, la personalidad, exprimió y redujo al individuo, destruyó su fe en sí mismo destruyendo su propiedad o, peor aún, su fe y esperanza en la propiedad. Las mentes estaban maduras para la gran destrucción. El Estado quebró al hombre económico empezando por el más débil». Heiden no se refiere aquí al «hombre económico» abstracto, sino al hombre burgués de carne y hueso, al ser social cuya existencia está arraigada en la propiedad privada y la economía de mercado.

El Estado como moldeador de la personalidad

No quedaba nada definido salvo el Estado para llenar el vacío económico y espiritual creado por la hiperinflación alemana. Pero un astuto y sagaz político alemán llamado Adolf Hitler comprendió la naturaleza de la inflación como una gigantesca estafa material y espiritual y reconoció la deformación de las almas y personalidades alemanas y la correspondiente desintegración de la sociedad alemana. Hitler se burló del pueblo alemán por tolerar la estafa y al mismo tiempo le prometió alivio material y regeneración espiritual en el Estado, el sucesor del dinero.

Heiden informó que Hitler contó la siguiente historia en una reunión en el verano de 1923: «Acabamos de celebrar un gran festival de gimnasia en Munich. Trescientos mil atletas de todo el país se reunieron aquí. Eso debe de haber traído a nuestra ciudad muchos negocios. . . . Había una anciana que vendía postales. Estaba contenta porque el festival le traería muchos clientes. Se alegró muchísimo cuando las ventas superaron con creces sus expectativas. El negocio había ido realmente bien, o eso creía ella. Pero ahora la anciana está sentada delante de una tienda vacía, llorando a lágrima viva. Con el mísero papel moneda que ha recibido por sus tarjetas, no puede comprar ni una centésima parte de sus antiguas existencias. Su negocio está arruinado, su medio de vida absolutamente destruido. Puede ir a mendigar. Y la misma desesperación se apodera de todo el pueblo. Nos enfrentamos a una revolución».

Hitler observó perspicazmente que una vez que el gobierno había empezado a hacer funcionar las imprentas «a tiempo completo», estaba condenado a continuar la «estafa» hasta el amargo final de un colapso hiperinflacionario. Detener la expansión monetaria revelaría a los trabajadores que sus ingresos reales eran sustancialmente menores de lo que creían y que gran parte se estaba desviando para pagar las reparaciones a las potencias extranjeras, tal como ordenaba el Tratado de Versalles. Esta revelación significaría la caída del gobierno. Mientras tanto, la confianza de la gente en el orden moral y social establecido asociado al capitalismo se haría añicos, ya que los viciosos sustituirían a los virtuosos en la cúspide de la estructura socioeconómica. Como Hitler escribió en su diario en 1923: «El gobierno sigue imprimiendo tranquilamente estas sobras, porque, si se detuviera, eso significaría el fin del gobierno, porque una vez que se detuvieran las imprentas… la estafa saldría inmediatamente a la luz. Porque entonces el trabajador se daría cuenta de que sólo gana un tercio de lo que ganaba en tiempos de paz. . . . Créanme, nuestra miseria aumentará. El sinvergüenza se las arreglará. Pero el empresario decente y sólido que no especula será totalmente aplastado; primero el pequeño de abajo, pero al final también el grande de arriba. Pero el sinvergüenza y el estafador permanecerán, arriba y abajo. La razón: porque el propio Estado se ha convertido en el mayor estafador y timador. Un estado de ladrones».

Ahora bien, aunque Hitler hablaba con más veracidad sobre la naturaleza y los efectos de la inflación que nuestros actuales banqueros centrales y economistas académicos, su intención no era presentar un programa para abolir el «estado de ladrones» y restaurar el dinero sano, la propiedad privada y el orden moral y social del capitalismo. Hitler pretendía más bien asustar y avergonzar a las masas alemanas sin propiedades, desmoralizadas y atomizadas para que abandonaran a los políticos socialdemócratas corruptos y miopes de la República de Weimar y buscaran la salvación en un Estado dictatorial dirigido por su movimiento nacionalsocialista. En consecuencia, Hitler advirtió que la gente que ganaba miles de millones de marcos moriría literalmente de hambre. El agricultor dejaría de vender sus productos por los miles de millones sin valor que sólo puede utilizar para «empapelar su retrete en el montón de estiércol». Lo que Hitler esperaba provocar era lo que llamó la «revuelta de los multimillonarios hambrientos». Según Hitler, «Si el pueblo horrorizado puede morirse de hambre con miles de millones, debe llegar a esta conclusión: no nos someteremos más a un estado que se construye sobre la idea estafadora de la mayoría, ¡queremos la dictadura!»

Sin embargo, Hitler utilizó algo más que el miedo para motivar a sus oyentes. Aprovechó el desprecio que sentían por sí mismos quienes habían sido estafados en sus propiedades y valores morales, y cuyo sentido del yo había sido destrozado. Vio que personas como éstas habían retrocedido al estado inmaduro de la adolescencia y estaban dispuestas a seguir a un líder, a reconstruir sus propios códigos morales y personalidades de acuerdo con el ideal colectivista y nacionalista artificial de la visión retorcida del líder. Hitler se dirigió a ellos y les reprendió en consecuencia: «El pueblo alemán [está] formado por niños, pues sólo un pueblo infantil acepta billetes de un millón de marcos».

Heiden conectó perspicazmente el objetivo de Hitler en sus discursos sobre la hiperinflación con el desvarío de su propia personalidad como producto de la misma catástrofe moral, económica y social de la hiperinflación: «Fue la construcción artificial de un nuevo carácter nacional, un carácter ersatz, una actitud creada de acuerdo con un plan artificial. El pueblo sueña y el adivino le dice lo que está soñando. Esta conversación continua, dominadora y a la vez íntima con el pueblo sólo podía ser llevada a cabo por un hombre que era pueblo y enemigo del pueblo en uno; una personalidad desgarrada que se sentía un fragmento pisoteado del pueblo en su propia no-entidad miserable y oprimida, y se rebelaba con el pueblo contra este destino; pero que al mismo tiempo estaba convencido de la absoluta necesidad de pisotear, coaccionar y sacudir el puño del amo.»

Hitler no sólo utilizó este tema de la degeneración y reconstrucción de la personalidad como recurso retórico. Lo convirtió en uno de los principios fundamentales de la filosofía nacionalsocialista. En un capítulo de Mein Kampf titulado «La personalidad y la concepción del Estado folclórico», Hitler elaboró su visión del Estado nacionalsocialista, cuya «principal tarea» consideraba «educar y preservar al portador del Estado». Subyacente a este estado estaría una filosofía que «no se basa en la idea de la mayoría, sino en la idea de la personalidad».

Para Hitler, la personalidad surge de las ideas inventivas y las acciones creativas de individuos especialmente capaces, pero sólo alcanza su plena realización en el Estado organizado, y especialmente en el liderazgo de ese Estado. Los individuos no poseen la personalidad, sino que son poseídos y moldeados por ella; su propio ser no emana de dentro, sino que penetra desde fuera. Para Hitler, la personalidad se origina únicamente en el líder e impregna y anima a toda la nación, convirtiéndola en un ser vivo. El principio deformado de la personalidad de Hitler impregna y organiza todos los campos del quehacer humano, incluidos el pensamiento, el arte y la vida económica. De hecho, sostenía Hitler, «la idea de la personalidad domina en todas partes: su autoridad hacia abajo y su responsabilidad hacia la personalidad superior». Sin embargo, se ve sofocada y realizada de forma incompleta porque el principio antitético de la mayoría le impide entrar en la vida política. De ahí que Hitler concluyera: «La mejor constitución y forma de Estado es aquella que… eleva a las mejores mentes de la comunidad nacional a una posición de liderazgo y a una influencia de liderazgo». Una década después de la publicación de estas palabras, Hitler iba a tener su Estado ideal, que desplazaría al dinero y a la propiedad privada como moldeadores de la personalidad humana y de la sociedad.

Conclusión

La hiperinflación alemana es un ejemplo histórico concreto de cómo la destrucción de la propiedad afecta a la formación de la personalidad humana. Ilustra un vínculo entre propiedad y personalidad que se basa en los principios universales establecidos por la praxeología, la misma ciencia de la acción humana que engloba la economía sólida. Por el contrario, la disciplina mecanicista, compartimentada e hipermatemática que es la macroeconomía contemporánea nunca podrá llegar a comprender toda la enormidad moral y social de la hiperinflación. Sus profesionales, estrechamente especializados, ni siquiera conocen todas las ramas de la ciencia económica, por no hablar de las disciplinas estrechamente relacionadas de la historia, la sociología, la psicología y la filosofía política. Un conocimiento práctico de las principales conclusiones de estas disciplinas es necesario para un economista que pretenda explicar plenamente las causas y consecuencias de un acontecimiento económico complejo como la hiperinflación alemana de 1923 o la Gran Depresión de los años treinta. Como señaló Friedrich Hayek: «Nadie puede ser un gran economista si no es más que un economista, e incluso estoy tentado de añadir que el economista que no es más que un economista puede convertirse en una molestia, si no en un peligro positivo».

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Scroll to Top
Scroll to Top