Es lo que es

Acabar con el dinero fiat no destruirá el Estado, por Ryan McMaken

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Un cierto meme se ha hecho popular entre los defensores tanto del oro como de las criptomonedas. Se trata del meme «Arregla el dinero, arregla el mundo». Este eslogan se basa en la idea de que si se cambia a algún tipo de moneda —ya sea cripto o metálica— y se abandona la moneda fiat, el mundo mejorará enormemente.

Tomado en su forma moderada, por supuesto, este lema es indiscutiblemente correcto. El dinero controlado por el Estado es inmoral, peligroso y empobrecedor. Prepara el camino para el robo gubernamental de la riqueza privada a través del impuesto sobre la inflación, y permite así al Estado hacer más de lo que mejor sabe hacer: librar guerras, matar, encarcelar, robar y enriquecer a los amigos del régimen a costa de todos los demás. La privatización del sistema monetario y la imposición de una «separación del dinero y el Estado» ayudarían a limitar estas actividades.

Pero también es importante no exagerar los beneficios de sacar el dinero de las manos del Estado. La tentación de llevar la idea de «arreglar el mundo» a niveles utópicos se ve a menudo entre los maximalistas de las criptomonedas, y también entre algunos promotores del oro.

Por ejemplo, al menos un entusiasta del bitcoin cree que éste traerá «el fin de los Estados nacionales». Y en un párrafo particularmente exagerado de otro promotor del bitcoin, se nos dice que la criptomoneda curará esencialmente todos los males, desde la pobreza hasta la corrupción y la destrucción del medio ambiente.

La idea de que el cambio de moneda acabará de alguna manera con el robo, la pobreza o incluso la guerra es el tipo de pensamiento mesiánico que habría hecho correr a los marxistas de la vieja escuela.

Sí, todos podemos estar de acuerdo en que si «mejoramos el dinero» también «mejoramos el mundo». Pero eliminar el monopolio monetario del Estado no hará que los Estados plieguen sus tiendas y se escabullan en la noche. (Y, ni que decir tiene, el simple hecho de cambiar el dinero tampoco hará que desaparezca la mala alimentación o la pobreza).

Los Estados existían antes de que los Estados tomaran el control del dinero. Y seguirán existiendo después, a menos que se produzcan también profundos cambios ideológicos.

Los Estados son anteriores al dinero fiat

En un ensayo reciente para mises.org titulado «Cómo los gobiernos tomaron el control del dinero», exploré la historia temprana del Estado europeo y el largo proceso de cómo los Estados fueron afirmando gradualmente el control sobre el dinero y el sistema financiero. Sin embargo, resulta significativo que el poder del Estado creció mucho antes de que los Estados establecieran algo parecido a verdaderos monopolios sobre el sistema monetario—o el poder de crear dinero fiat.

Es decir, los Estados son muy anteriores a los monopolios monetarios de los que ahora disfrutan. Durante los siglos XVI y XVII—sin el beneficio de las monedas fiat—los Estados crearon por primera vez enormes ejércitos permanentes. Establecieron economías mercantilistas. Muchos gobernantes consiguieron montar grandes burocracias al servicio de los estados absolutistas. Los Estados se centralizaron en un grado que no se había visto en Europa Occidental desde los romanos. Fue un periodo de enormes ganancias en la construcción del Estado para los príncipes y sus agentes.

Sin embargo, estos estados no podían «imprimir dinero» ni disfrutar de las ventajas del dinero fiat, salvo en casos muy efímeros y limitados. De hecho, este periodo de inmenso crecimiento estatal fue también un periodo de monedas «concurrentes» y «paralelas» durante el cual una amplia variedad de monedas de oro y plata—la mayoría de ellas extranjeras—competían dentro de las fronteras de un mismo estado. Muchos esfuerzos de los regímenes por emitir dinero cuestionable y degradado fracasaron porque había muchas alternativas. Pero esto no impidió, por ejemplo, que Luis XIV creara un estado poderoso.

Así que, cuando nos planteamos la pregunta: «¿Pueden los Estados sobrevivir sin moneda fiat?», la respuesta es claramente: «Toda la experiencia apunta a que sí».

Los Estados pueden seguir gravar sin dinero fíat

La existencia y la salud del Estado no dependen del dinero fiat ni de la inflación monetaria. Esas cosas ayudan al Estado, sin duda, pero no son fundamentales para la ecuación. Más bien, lo que realmente importa es la capacidad de utilizar el monopolio del Estado sobre los medios de coerción para apoderarse de los recursos.

El gran historiador del Estado Charles Tilly ha señalado que «ningún Estado dura mucho tiempo» sin la capacidad de dedicarse a la «extracción» o a «extraer de su población sometida los medios para la creación de estados, la guerra y la protección».1

«Extracción», por supuesto, para la mayoría de los lectores modernos significará simplemente «impuestos». Pero históricamente también puede significar otras cosas. Los Estados pueden extraer recursos exigiendo un tributo como pago por los servicios de «protección» que un Estado supuestamente proporciona. Puede tratarse de un pago realizado por un gobierno local al gobierno central. Los Estados también suelen poseer grandes cantidades de tierra y otras propiedades. Esto significa que los Estados pueden extraer recursos directamente a través de rentas, arrendamientos y tasas. Los Estados también pueden conceder monopolios a organizaciones nominalmente «privadas» que proporcionan beneficios tangibles e intangibles al Estado (esta es una táctica común en sistemas como el mercantilismo). Nada de esto requiere dinero fiat o un monopolio de la producción de dinero. Todo esto requiere simplemente que los estados tengan la fuerza coercitiva necesaria para recaudar impuestos, rentas, tributos y otros beneficios.

No obstante, algunos defensores de las criptomonedas han intentado afirmar que cuando el sistema financiero se descentralice a través de las redes de criptomonedas los Estados no podrán, de alguna manera, cobrar impuestos. Esto funcionaría si los recursos no adoptaran otra forma que el dinero. Pero ese no es el caso. Dado que los seres humanos son seres físicos—con necesidades de comida, agua, refugio, calefacción y más—el Estado sólo tiene que concentrarse en gravar y controlar los bienes físicos. Esto ciertamente desplazaría la carga fiscal del sector financiero a los bienes físicos, pero no acabaría con la capacidad de gravar.

En cambio, si los estados se encuentran con menos acceso a la economía monetizada, los estados aumentarán los impuestos sobre los bienes inmuebles, el comercio minorista, el combustible y el capital físico difícil de mover. Estos estados podrían incluso exigir que estos pagos se realicen en el dinero preferido por el estado, asegurando así la continuidad del dinero controlado por el estado, incluso si ese dinero es un dinero menos preferido dentro de un marco competitivo. Aquellos que se nieguen a cumplir verían sus activos confiscados a punta de una pistola empuñada por el Estado.

La fabricación de la guerra: la pieza clave del rompecabezas

Por último, debemos recordar por qué los Estados necesitan extraer todos estos recursos para empezar. Una de las razones, por supuesto, es que la extracción de recursos engendra más extracción de recursos. Una vez que un Estado tiene un ejército de recaudadores de impuestos y reguladores, es más fácil ampliar la extracción de recursos aún más. Afortunadamente—desde la perspectiva del Estado—esto requiere sólo una fracción de los ingresos totales. Además, se puede contar con que muchos contribuyentes cumplan con entusiasmo.

Una enorme parte de esos ingresos—prácticamente todos en la época anterior al moderno Estado del bienestar—se ha destinado tradicionalmente a lo que Tilly denomina «actividades mínimas esenciales del Estado». Estas son

La toma de decisiones: atacar y controlar a los competidores y aspirantes dentro del territorio reclamado por el Estado.

La guerra: atacar a los rivales fuera del territorio ya reclamado por el Estado;

La protección: atacar y controlar a los rivales de los principales aliados de los gobernantes, ya sea dentro o fuera del territorio reclamado por el Estado.

Estas actividades son las «competencias básicas» de los Estados, y estas actividades también constituyen —como señaló Rothbard— las actividades de mayor riesgo para los Estados. Es mucho lo que está en juego porque los Estados que no tienen éxito en estas actividades suelen estar condenados. Por lo tanto, incluso si los estados se ven obligados a reducir sus estados de bienestar, lucharán con uñas y dientes antes de renunciar a cualquiera de estas «actividades mínimas».

Históricamente, por supuesto, los Estados han podido obtener más que suficiente cuando se trata de la extracción de recursos para hacer la guerra y asegurar la protección de sus poderes coercitivos. Un monopolio sobre el dinero y la moneda fiat nunca fue esencial en esta ecuación. Los Estados han demostrado ser bastante ingeniosos cuando se trata de pedir prestado, amenazar y hacer propaganda cuando es necesario para llevar a cabo guerras, ya sea contra extranjeros o contra el propio pueblo de un Estado.

Desde el punto de vista ideológico, por supuesto, los orígenes del Estado residen en gran medida en la capacidad de los agentes estatales de prometer «protección» frente a las amenazas extranjeras y nacionales. Y mientras el público en general crea que el Estado es necesario en esta ecuación, los Estados seguirán pudiendo exigir ingresos fiscales, obediencia y «unidad». Si alguien duda de que esas ideas están vivas y en buen estado, basta con hablar a favor de la división de Estados Unidos en trozos más pequeños. Es probable que uno escuche inmediatamente cómo no se debe permitir que esto ocurra porque China (o algún otro coco del momento) representa una amenaza demasiado grave para los «intereses nacionales» estadounidenses. Se nos dice que es necesaria una «América fuerte». Esta «fuerza», por supuesto, se financia con los impuestos.

El control ideológico que ejercen los Estados sobre el público a este respecto es extremadamente fuerte. A menos que las ideologías cambien de forma importante, es probable que la mayoría de los habitantes del mundo sigan recurriendo a los Estados para que les ofrezcan protección frente a diversos males percibidos. Por consiguiente, separar el Estado del dinero no cambiará fundamentalmente el mundo de la geopolítica. No cambiará el hecho de que muchos Estados son inmensamente populares y son considerados por la población como importantes y beneficiosos. Además, las antiguas fuentes de conflicto seguirán existiendo. Las tensiones étnicas perdurarán. El nacionalismo no desaparecerá. Las disputas fronterizas y las peleas por quién controla «legítimamente» alguna franja estratégica de la costa no desaparecerán.

Sí, quitar el control del dinero de las manos de los políticos y los burócratas es claramente algo bueno, y debería hacerse rápidamente y a fondo. Pero no «arreglará el mundo». Es sólo una pieza de un rompecabezas mucho mayor.


1.Charles Tilly, Coercion, Capital, and European States, AD 990-1992 (Malden, MA: Blackwell, 1992), p. 96.

Este artículo fue publicado originalmente en Instituto Mises el 6 de enero de 2022

Scroll to Top