Morfema Press

Es lo que es

Dilemas por resolver en Educación Superior Venezolana, por Vladimir Petit Medina, PhD

Comparte en

Imaginemos que el ciclo Chavista culmina en Venezuela y que un opositor real tiene que gobernar el país en medio de una transición nada fácil. Miles de decisiones de extremo riesgo se deben tomar en poco tiempo. 

Vladimir Petit Medina, PhD

Aquí reflexionaremos acerca de esas decisiones relacionadas con la educación superior (ES) venezolana advirtiendo que asumimos la necesidad de paquetes de medidas congruentes y planificadas que se corresponden con dilemas por resolver. 

Veamos.

1. Lo primero es aclarar el verdadero valor estratégico de la ES en la transición. Normalmente se le asigna gran importancia en estos casos a las carteras de interior, defensa, economía, petróleo. Pero educación superior tendría un gran valor estratégico en medio de un reinicio de la república después del devastador tsunami chavista. Dos criterios sustentan esta afirmación: la capacidad de convocatoria para cualquier protesta de calle y la potencialidad de convocar solidaridades. Recordemos que la educación superior pública ha estado sitiada por el chavismo y según sus estadisticas, concitan la mayor matrícula estudiantil en venezuela. Además, quienes cursan en esas instituciones han aprendido a convivir con la medicoridad académica y el desmadre administrativo y resignadamente, esperan culminar en medio de esas circunstancias. Luego, esos estudiantes quizás no estén llamados a tomar la calle en protesta por la situación actual pero si podrían hacerlo al ver afectados sus intereses (terminar estudios en los mismos términos actuales) y los que dirigen por ej, la Bolivariana y la UNEFA, venderían que cualquier acción sobre esas instituticiones, les perjudicaría. Por otra parte, la maraña de instituciones públicas a este nivel sentirían que cualquier primera acción contra una de ellas sería la campanada de alerta para todas las demás. Así que en una transición cercana, este sector es estratégico y por ello, hay que considerarlo y gerenciarlo políticamente…hasta nuevo aviso. Por aquí pueden tumbar a cualquiera.

2. Lo siguiente es fijar cuál es el eje de recuperación de un sector que hoy está casi que en cenizas: se reconstruye la ES a partir de los profesores o a partir de los estudiantes? La diferencia no es sutil. Grandes profesores se fueron, quizás la mayoría, y los que se quedaron están muy mal pagados. Luego, recuperar la solidez académica debe ser la piedra fundamental de la reconstrucción ya que solo la exigencia académica le puede devolver al país la confianza en sus egresados universitarios. Después de este rebote, se puede ayudar y fortalecer al sector estudiantil. Esto es como los equipos de fútbol: se construyen primero desde la defensa, que es lo crucial y después se ocupan del ataque, ensamblando el todo.

3. Qué hacer con la Universidad Bolivariana y la UNEFA? Tomemos en cuenta 3 hechos innegables: 

a.académicamente son desastrosas, cosa que no decimos nosotros sino sus mismos egresados y cursantes quienes ya lo reconocen públicamente y hasta generan tremendos dolores de cabeza para sus autoridades en cada graduación; 

b.administrativamente son una caja fuerte cerrada ya que ambas registran el mismo pésimo manejo gerencial típico de los militares: ni son profesionalmente auditados ni reportan el número de alumnos que verdaderamente tienen. Lo primero refleja el mismo know how perverso del chavismo, lo segundo lo hacen para pedir más presupuesto tal cual como hacen con el rancho y los permisos cuando tienen soldados a su mando; y

c. su reputación general es malísima, es decir, sus marcas institucionales están afectadas porque sus dinámicas internas de exigencia así como de ingreso están signadas por el clientelismo político.

Frente a estos 3 hechos no queda otra cosa sino cerrarlas pero garantizándole a cada cursante su traslado a una universidad privada de prestigio, con beca por parte del estado y la obligatoriedad de someterse a una evaluación de nivelación o suficiencia académica que le ubique dentro del pensum de cada carrera. Nadie podría oponerse a un beneficio tal como lo es egresar de una mejor universidad, con mejor reputación, sin pagar un medio pero solo a cambio de demostrar cuánto se sabe para arrancar desde el nivel aprobado. De hecho, cualquier estudio puede demostrar que al estado le es más barato pagar la matricula de un becado en una universidad privada que seguir sufragando estos monstruos públicos agigantados al fragor del quehacer partidista del PSUV. Rosales y Ledezma lo demostraron en la práctica con sus sistemas de becas.

Y qué hacer con los estudiantes de medicina? Esos serían los primeros becados en las facultades de medicina de las universidades privadas más prestigiosas y a las cuales se les autorizaría abrir esa carrera con urgencia.

4. Qué hacer con las autónomas y experimentales? Tendrían que recertificarse. No queda otra. La asfixia presupuestaria aplicada a estas universidades no es la única causa de su actual postración. Antes ya eran mal gerenciadas, mal mantenidas y mal lideradas. La asfixia las dejó en cueros…pero ya venían exhibiéndose desnudas. En efecto, se trata de universidades donde los procesos administrativos y académicos eran malos e ineficientes desde siempre. Instituciones donde no se abría un concurso de oposición nunca, que crecían hacia adentro a punta de favores y donde las finanzas tenían discutible destino y ejecución presupuestaria. Pues tendrían que reinventarse, hacer reingeniería de sus procesos y validar sus cuerpos docentes para justificar una nueva inversión por parte del estado. También deberán validar sus autoridades para que cumplan con las exigencias taxativas de la ley. Cárdenas Colmenter dio un gran ejemplo en esta dirección.

5. Y qué hacemos con la investigación? Fomentarla en alianza con grandes empresas internacionales para hacer centros especializados dentro de las distintas universidades. Imagínense por un minuto que la USB estuviese enlazada con Apple, por ej? Estaría en el piso? No¡ La excelente universidad que siempre fue ya sería reconocida mundialmente por sus egresados e investigaciones en el marco de una alianza importante. Así que la investigación debe ir de la mano de lo real: la inversión debe dirigirse hacia lo demanddado por el mercado mundial, captarse por creatividad y desarrollarse en el marco de alianzas. O es eso…o quedará hacer comparsa en las certificaciones que exigen las grandes marcas internacionales.

6. Gran Mariscal de Ayacucho o no? Mil veces Siiiiiiiiiii!!!! Hay que rescatarla y redireccionarla. En la misma filosofía del fútbol antes expresada, habría que recuperarla reiniciando domésticamente, de atrás para adelante. Los becarios de los cuales hablamos antes tendrían que ser atendidos por la Nueva Gran Mariscal de Ayacucho y progresivamente y contando con el auxilio de las multilaterales, se irían reactivando los convenios con las universidades extranjeras, las pruebas de admisión, etc. A todo evento, a nivel de postgrado nunca más se trataría de becas sino de créditos educativos que hicieran sostenible el esquema y estuviesen enlazados con los nexos internacionales en áreas de conocimiento moderno y grandes empresas. La cabeza de la Gran Mariscal sería el cargo técnico de mayor entidad en el subsector universitario.

7. Pedagógicos o no? No han escapado de la espiral de empeoramiento desatada por el chavismo. Es insoportable que maestros escriban con errores ortográficos cuando deberían ser el ejemplo a seguir en cuanto a preparación. Innegablemente tendrían que recertificarse también. 

8. Educación pública o privada? Ambas deben convivir pero la privada debe ser incentivada para su rápida expansión ya que es más eficiente y ordenada. El sector público universitario debe ser reordenado y reducido. Y debe abrirse la compuerta para pagos mínimos que hagan sostenible la educación pública.

Muchos me demolerán por decir esto…pero estamos ante la no exigibilidad de otra conducta. O hacemos esto…o nuestras universidades mueren. Ya hemos tenido bastante de demagogia socialista. Toca arreglar el problema y convertir el sector universitario en un trampolín para la nueva Venezuela…el país diamentralmente distinto al actual que hay que construir.

La madre de todos los desafíos.

Scroll to Top