Es lo que es

Editorial Financial Times: Solo un pacto con una gran potencia puede resolver la crisis de Venezuela

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Más de uno de cada cinco de la población ha huido, lo que ha provocado una emergencia humanitaria internacional, y la producción económica se ha derrumbado en más de las tres cuartas partes en seis años. La difícil situación de la otrora rica Venezuela es desesperada, pero ni el régimen socialista revolucionario de Nicolás Maduro ni sus principales adversarios en Occidente se han acercado a encontrar una fórmula para restaurar la democracia y la prosperidad.

Las recientes elecciones regionales cristalizan el problema. La UE presionó a la maltrecha oposición de Venezuela para que participara, a pesar de la evidente falta de igualdad de condiciones, como parte de una estrategia más amplia para involucrar al régimen de Maduro en las negociaciones. Su objetivo era impulsar al liderazgo hacia un marco más justo para las próximas elecciones presidenciales, previstas para 2024.

Ese plan sufrió un duro golpe cuando el régimen de Maduro obtuvo 19 de las 23 gobernaciones estatales en la votación y dispuso que un tribunal controlado por el gobierno cancelara una de las pocas victorias de la oposición, el estado natal de Barinas del expresidente Hugo Chávez.

El gobierno de Caracas había abandonado las conversaciones políticas patrocinadas internacionalmente antes de las elecciones regionales del mes pasado. Después de la votación, Maduro denunció a los miembros de la misión de monitoreo electoral de la UE como «espías» y se negó a extender sus visas, lo que los obligó a irse. Estados Unidos no lo ha hecho mucho mejor. La política de la era Trump de «máxima presión» sobre Maduro a través de sanciones paralizantes no logró desalojar al líder venezolano y sus compinches. La administración Biden aún tiene que articular una alternativa.

La política de Washington (y Londres) de reconocer al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela porque dirigió un congreso dominado por la oposición elegido en 2015 parece insostenible. Ese parlamento fue reemplazado el año pasado por un organismo controlado por Maduro y la propia coalición de Guaidó se está desmoronando, como lo demuestra la ruidosa salida de este mes de su “canciller” Julio Borges .

A pesar de toda la valentía y determinación de Guaidó, su “administración interina” ha cometido errores costosos. Entre los peores se encontraba lanzar un levantamiento popular mal planeado en abril de 2019 (se esfumó rápidamente) y coquetear con la idea de pagar a mercenarios estadounidenses para derrocar a Maduro (Guaidó negó su participación, pero la asociación de dos de sus ayudantes con el plan entregó a Caracas una propaganda victoria).

La única razón válida para seguir reconociendo a Guaidó y su equipo es evitar que los valiosos activos venezolanos en Estados Unidos y el Reino Unido caigan en manos del régimen de Maduro. Si bien es un objetivo noble, esto no equivale a una política coherente para el futuro. Aumenta la preocupación entre los diplomáticos latinoamericanos de que Venezuela se haya salido de la lista de prioridades de la administración Biden.

¿Lo que se debe hacer? Aliviar las sanciones a Venezuela ahora recompensaría el mal comportamiento del régimen y enviaría un mensaje de debilidad. Dejar a Guaidó por completo podría entregarle al régimen de Maduro un regalo de Navidad anticipado por valor de varios miles de millones de dólares.

Engordado por las ganancias mal habidas del tráfico de drogas y el contrabando de oro , es muy poco probable que el régimen autoritario de Caracas entable negociaciones políticas serias con la oposición sin presión externa.

La única opción realista es que Estados Unidos y la UE negocien una solución política para Venezuela. No con el régimen, sino con sus patrocinadores: Rusia, China, Irán y Turquía. Esto sería un desafío, dadas las tensiones más amplias en el mundo. Pero reconocería la realidad de que Venezuela ha dejado de ser un tema regional latinoamericano y ahora forma parte de un cálculo global más amplio. Sin un pacto entre las grandes potencias, el sufrimiento de Venezuela solo aumentará.

Este artículo fue originalmente publicado en Financial Times el 16 de diciembre de 2021. Traducción libre del inglés por morfema.press

Scroll to Top