Morfema Press

Es lo que es

El consenso: un salvavida para cobardes y fracasados, por @ArmandoMartini

Comparte en

Los ciegos comienzan a ver, despiertan del letargo y se movilizan para reclamar derechos. Las desconfianzas se hacen realidad, el castro-madurismo tiene infiltradas las filas opositoras. El golpe propiciado al interinato violatorio de la Constitución, iguala el comportamiento oficialista. Ambos proceden como jauría.

Se confirma la sospecha, de quienes han dirigido este camino sin salida, fungieron de opositores, animadores disfrazados de contrincantes. Posturas, acciones y decisiones, han sido las convenientes para sostener al arbitrario e ilegal régimen. Por fortuna, los ciudadanos están al corriente y los rechazan. Puede comprenderse por qué la ignominia subsiste y ninguna estrategia funcionó. La MUD y sus mutaciones, siempre estuvieron hermanadas con infractores de los Derechos Humanos. Queda claro, son lo mismo, no rinden cuenta ni cumplen la palabra empeñada. De allí, el consenso con el régimen como única manera de sobrevivir. Es el salvavida para fracasados y cobardes.

Indumentarias enmohecidas hieden. Revelan nombres de incrustados por Miraflores, denuncian a quienes participaron en los hechos de abril 2019; y por si no fuera suficiente, un pérfido y desleal revela el encuentro encapuchado y da certeza de una reunión extramuros en México. ¡Deshonestidad y traición a la confianza es injustificable!

El consenso es orgásmico para concubinos añosos. Es la manera de prolongar la vida política. Desahuciados, dan la última pancada de ahogado. Y, cualquiera que interfiera, será destruido moralmente y arruinado políticamente.

Existen razones para imponer el perverso y nada inteligente artimaña del consenso. El G4 es socialista, y su objetivo cohabitar. Por lo que, convocar una primaria, que conscientes perderían por paliza, es una pendejada que no cometerán. Serán revocados, despedidos por la irritada ciudadanía que anhela cambio, y en masa votará para demostrarlo, obligando a la renuncia de toda representación que ostenten. Perderán legalidad ante Estados Unidos y Europa; donde está el dinero, embajadas, y activos; recursos de los cuales han chupado, cobrado y vivido.

La oposición es la ciudadanía en la calle. Engreídos de Un Nuevo Tiempo, semidioses de Primero Justicia e iconografías de Acción Democrática, tras darle una patada al club de fans de los creídos de Voluntad Popular, entregaron el interinato del cual fueron parte activa. Pugnaban por asistir a ceremoniales y participar en protocolos oficiales, disfrutaron de viajes obsequiados y placenteros, se atiborraron de exquisiteces en convites; bebieron finuras en agasajos hasta zacear la sed. Sin olvidar, corruptelas e ilegalidades, y por supuesto, quienes aprovecharon para visitar amistades de meretricio. ¡El consenso premia vagabunderías, la primaria castiga el vergonzoso proceder!

En una primaria elaborada, supervisada y fiscalizada por la gente, serán avergonzados y humillados. Estudios de opinión lo certifican. El consenso es útil y beneficioso a intereses partidistas y personales. Lo harán clandestinos, sin el concurso y beneplácito ciudadano. Ninguno de los aspirantes es fidedigno, no goza de aprecio ni confianza, menos aún, de respeto ciudadano. No obstante, con desprendimiento meritorio de señorías preclaras, pasan generosos de la candidatura presidencial a un voluntario consentimiento. ¡Quieren consenso como sea! Sin medir consecuencias, que serán costosas políticamente. No será verosímil ni respetada, no tendrá respaldo, será rechazado y Venezuela, lo tomará como una burla, estafa y traición. Al igual que lo hará, con un sufragio restringido de los venezolanos en el exterior, y por supuesto, el descrédito enorme, si se empeñan en retribuir la intromisión conviviente del CNE oficialista, en cualquiera de sus etapas; en especial, durante el conteo de votos que debe ser manual.

La Comisión de Primaria se inició con una camisa de fuerza, subalterna de fantasmas que los eligieron, sin autonomía ni pensamiento propio, pero con la oportunidad histórica de quitarse la prenda diseñada para inmovilizar y con gallardía convertirse, con espíritu de transformación, en Comité Electoral independiente, de peso, con autoridad y credibilidad, que no sea representante de particulares, sino de todos; no UN sino EL líder de la oposición. ¡El consenso no es opción, la primaria sí!

El oficialismo tiembla al pensar que puede perder su muro de contención, por lo que hará, lo necesario, para enturbiar la primaria, si es que en realidad se celebran; planifica una simulación de lucha, para que el elegido no sea precisamente por el que voten los venezolanos.

Renuncien a sus desgastadas pretensiones de seguir perdiendo y dejen a quien tenga principios, autoridad ética y moral, arraigo, dignidad, confianza y credibilidad; que nos guie hacia un futuro mejor. Envejezcan con dignidad y respeto, trátense dolencias normales de la edad, disfruten sus nietos, naden, pesquen y respiren aire yodado en las hermosas playas. Desarrollen el intelecto con estudios escolásticos, visiten museos de Europa, hagan salud mental y mediten con la práctica del yoga. Den oportunidad a la Venezuela, que dicen tanto amar.

Háganse un favor, retírense. Ya no pueden comprometer el futuro del país y sus generaciones, no tienen autorización, la perdieron. De hacerlo, estarán cometiendo un delito, al menos, moral. Las complacencias tienen precio, desempeñar el peor papel de un político, el de pendejos, y con pendejos ni a misa.

@ArmandoMartini

Scroll to Top