Es lo que es

El software se está comiendo el Estado, por Robert Breedlove

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La tecnología digital tiene un apetito insaciable por las instituciones sociales de la Era Analógica, y Bitcoin proporcionará una salida para aquellos que inevitablemente se separan del estado.

“La prudencia, de hecho, dictará que los gobiernos establecidos desde hace mucho tiempo no deben cambiarse por causas leves y transitorias; y en consecuencia toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males son tolerables, que a enderezarse aboliendo las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objeto, muestra un plan para reducirlos al Despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, deshacerse de tal Gobierno y proporcionar nuevos Guardias para su futuro. seguridad.»

 
Thomas Jefferson, «Declaración de Independencia», 1776

La profecía más famosa de Marc Andreessen, de que «el software se está comiendo el mundo » está demostrando continuamente su notable presciencia. El software no solo está transformando la mayoría de los modelos comerciales, sino que también está alterando la empresa más grande de la historia de la humanidad: el Estado Nacional. En cada industria afectada por la innovación digital, se han desbloqueado eficiencias económicas previamente imposibles, lo que hace que la vida de los consumidores sea más fácil y barata. Pero, ¿qué sucede cuando la innovación digital interrumpe la empresa dominante de la modernidad, el estado?

Para comprender las implicaciones de la disrupción del Estado-nación, primero debemos comprender el propósito de su modelo comercial.

En el sentido más básico, los estados nacionales son monopolios territoriales obligatorios equipados con el poder de imponer impuestos (extracciones de propiedad) a los contribuyentes para financiar la protección de la vida, la libertad y la propiedad de los contribuyentes. Lea esa definición de nuevo, lentamente. Tras una lectura atenta, queda inmediatamente claro que el Estado nación es una empresa que se contradice a sí misma: un «servicio de protección» de la propiedad que se financia a sí mismo violando la propiedad de sus «clientes».

Cualquiera que haya estudiado economía básica se dará cuenta rápidamente de que los estados nacionales, como monopolios, deben cobrar de más por estos servicios de protección y que la calidad de sus servicios debe ser subóptima. En otras palabras, los estados nacionales son empresas incentivadas para aumentar sus propios ingresos fiscales y, al mismo tiempo, disminuir la calidad de los servicios de protección que brindan. ¡No es de extrañar que prácticamente todos los contribuyentes del mundo estén insatisfechos con su gobierno!

Si las tasas impositivas de los estados nacionales fueran negociables, y si los ciudadanos tuvieran la opción de separarse y autoorganizarse nuevos estados, entonces los intercambios económicos involucrados serían estrictamente voluntarios. En tal escenario, el estado nación se convertiría en un modelo organizacional no coercitivo y el pago de impuestos sería opcional, ya que los “clientes” insatisfechos con la calidad de los servicios prestados podrían separarse y comenzar sus propios estados. Como escribió Ludwig von Mises sobre estas dos condiciones esenciales para el estatismo no coercitivo:

“… siempre que los habitantes de un territorio en particular, ya sea una sola aldea, un distrito completo o una serie de distritos adyacentes, den a conocer, mediante un plebiscito libremente celebrado, que ya no desean permanecer unidos al Estado al que pertenecen en ese momento, sus deseos deben ser respetados y cumplidos. Esta es la única forma viable y eficaz de prevenir revoluciones y guerras internacionales ”.

La secesión pacífica no es algo que los estados hayan permitido históricamente. Por ejemplo, durante los años previos a la Guerra de Independencia del Sur de Estados Unidos (comúnmente llamada «la Guerra Civil» en los Estados Unidos), el Sur intentó muchas veces separarse pacíficamente , pero la Unión se negó a permitirlo y aplicó presión política hasta que la guerra estalló dentro de la joven nación dividida. Si las condiciones de Mises se consideran en profundidad y se llevan a sus conclusiones finales, el derecho a separarse pacíficamente convierte efectivamente al estado en un «club voluntario» o una organización de membresía, donde los impuestos son esencialmente nada más que «cuotas del club» pagadas voluntariamente o no en todo en el caso de secesión.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con el potencial disruptivo de la era digital? Bueno, como Andreessen presagió tan brillantemente: «El software se está comiendo el mundo …»

… Y eso incluye al estado.

“[El Estado] prohíbe el asesinato privado, pero él mismo organiza el asesinato en una escala colosal. Castiga el robo privado, pero él mismo pone manos sin escrúpulos sobre todo lo que quiere, ya sea propiedad de un ciudadano o de un extranjero » (–Albert Jay Nock, » Sobre hacer lo correcto «, 1928)

“… el advenimiento de la cibereconomía traerá competencia en nuevos términos para la provisión de servicios de soberanía. Una proliferación de jurisdicciones significará la proliferación de la experimentación en nuevas formas de hacer cumplir los contratos y, de otro modo, garantizar la seguridad de las personas y la propiedad «

James Dale Davidson y Lord William Rees-Mogg, » 
The Sovereign Individual «, 1997

La tecnología digital ya ha transformado radicalmente, o incluso interrumpido por completo, varias industrias. En el momento de escribir este artículo, a fines de 2021, el impacto de la digitalización en la integridad de las instituciones sociales también se está sintiendo ampliamente. Entre los que corren el riesgo de ser devorados por el software se encuentran incluso las instituciones más grandes y dominantes de la modernidad: el estado nacional y (su principal aparato de violación subrepticia de la propiedad) el banco central. Si la tecnología digital ha de transformar estas instituciones monolíticas, deberá proporcionar formas para que los ciudadanos se separen pacíficamente y se autoorganicen voluntariamente dentro de nuevas estructuras de gobierno.

En 1849, Gustave de Molinari, un destacado economista francés y profesor de Vilfredo Pareto, escribió un derribo sistémico y mordaz de la estructura tradicional de gobierno bajo el estatismo. Con gran rigor teórico y aparente clarividencia, Molinari argumentó que siempre es en el mejor interés de los consumidores que todo intercambio económico siga siendo absolutamente libre y voluntario, incluso en la industria monopolizada por todos los estados: seguridad y violencia. Con asombrosa precisión, Molinari predijo las consecuencias de la monopolización de la seguridad y la violencia:

“Si, por el contrario, el consumidor no es libre de comprar seguridad donde le plazca, de inmediato se ve abierta una gran profesión dedicada a la arbitrariedad y la mala gestión. La justicia se vuelve lenta y costosa, la policía irritante, la libertad individual ya no se respeta, el precio de la seguridad se infla abusivamente y se reparte injustamente, según el poder y la influencia de tal o cual clase de consumidores ”.

–Gustave de Molinari (traducido por J. Huston McCulloch), » 
La producción de seguridad «, 1849

En la era digital, a través del advenimiento de las tecnologías de telecomunicaciones peer-to-peer y, más recientemente, el dinero privado peer-to-peer en bitcoin, las personas de hoy están radicalmente empoderadas para vivir independientemente del estado.

Hoy en día, si un estado nacional aumenta los impuestos de manera demasiado agresiva, un ciudadano puede mover su capital a bitcoin y «separarse» renunciando a su ciudadanía y eludiendo cualquier «impuesto de salida» potencial. Con las aplicaciones de mensajería encriptada, los estados nacionales ya no pueden secuestrar o censurar las comunicaciones privadas. Esto hace que la autoorganización de grupos grandes sea mucho más fácil, flexible y resistente a la coacción. Tomadas en combinación, estas opciones para salir y autoorganizarse cambian la naturaleza de las relaciones entre los ciudadanos y los estados nacionales a algo que se parece más a “clubes voluntarios” en lugar de granjas fiscales.

La tecnología digital hace posible las condiciones misesianas para modelos efectivos y no coercitivos de organización humana dentro de estructuras novedosas de gobernanza. Dado que la coerción no puede influir de manera efectiva en las interacciones digitales, las personas que enfrentan una coerción creciente por parte de estados nacionales insolventes llegarán a depender cada vez más de los rieles digitales para mover sus ideas y capital.

En estas “aguas internacionales” de la era digital, las personas que cobran impuestos excesivos o que reciben coacción de otro modo se refugiarán de la depredación del Estado-nación. Y dado que la mayoría de los estados nacionales de hoy son totalmente insolventes después de décadas de confiscación y mala asignación de capital, sus esfuerzos futuros para aumentar los ingresos fiscales impulsarán a los ciudadanos a proteger su capital por cualquier medio necesario. Como el » banco extraterritorial definitivo » , bitcoin es la herramienta obvia de elección frente a las crecientes agresiones de las políticas monetarias y fiscales.

Estos «alta mar digital» son una transformación repentina de las realidades tecnológicas del mundo y representan un evento de disrupción extrema para el modelo de negocio del estatismo, que genera ingresos exclusivamente a través de la coerción, la compulsión y la violencia. Es extremadamente difícil coaccionar a un individuo cuando su capital se mantiene fuera de las redes monetarias controladas por el banco central. La compulsión se vuelve casi imposible cuando las personas pueden separar su identidad física de su identidad digital y su capital. Finalmente, la relación riesgo-recompensa de la violencia aumenta significativamente cuando las armas se pueden imprimir en 3D y el dinero se puede mantener en esquemas de custodia a prueba de robos (como los arreglos de múltiples firmas de Bitcoin distribuidos geográficamente).

El resultado probablemente será un flujo de talento, experiencia y capital hacia aquellas jurisdicciones donde las personas reciben servicios de seguridad de la más alta calidad al precio más justo. En muchos sentidos, podemos ver la digitalización en curso de las relaciones humanas como la ruptura de la coerción .

Como foros alternativos para la acción humana, los canales resistentes a la coerción que caracterizan la naciente era digital serán cada vez más preferidos por los individuos en lugar de vivir bajo el control del estado. Al potenciar la elección individual, la coerción se está convirtiendo en una estrategia comercial menos rentable. Por estas razones, el software se está comiendo el mundo, y eso incluye al estado.

Robert Breedlove es un maximalista de la libertad, ex administrador de fondos de cobertura y filósofo en el espacio de Bitcoin. Tiene una licenciatura en contabilidad y finanzas y una maestría en contabilidad de la Facultad de Negocios Haslam de la Universidad de Tennessee. Es fundador y CEO de Parallax Digital

Este artículo fue originalmente publicado en Bitcoin Magazine el 23 de diciembre de 2021. Traducción libre del inglés por morfema.press

Scroll to Top