Es lo que es

Es hora de prepararse para una victoria ucraniana, por Anne Applebaum

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por Anne Applebaum en The Atlantic

La liberación del territorio ocupado por Rusia podría provocar la caída de Vladimir Putin

En los últimos seis días, las fuerzas armadas ucranianas han roto las líneas rusas en el extremo noreste del país, han barrido hacia el este y han liberado una ciudad tras otra en lo que había sido territorio ocupado. Primero Balakliya, luego Kupyansk, después Izium, una ciudad que se encuentra en las principales rutas de suministro. Estos nombres no significarán mucho para un público extranjero, pero son lugares que han estado fuera de alcance, imposibles de contactar para los ucranianos por muchos meses. Ahora han caído en horas. Mientras escribo esto, se dice que las fuerzas ucranianas están luchando en las afueras de Donetsk, una ciudad que Rusia ha ocupado desde 2014.

Muchas cosas de este avance son inesperadas, especialmente la ubicación: Durante muchas semanas, los ucranianos telegrafiaron en voz alta su intención de lanzar una gran ofensiva más al sur. La mayor sorpresa no es la táctica de Ucrania, sino la respuesta de Rusia. «Lo que realmente nos sorprende», me dijo ayer por la mañana en Kiev el teniente general Yevhen Moisiuk, vicecomandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, «es que las tropas rusas no están contraatacando».

Las tropas rusas no están contraatacando. Más aún: Cuando se les ofrece la opción de luchar o huir, muchos de ellos parecen estar escapando tan rápido como pueden. Durante varios días, se han publicado fotografías de vehículos y equipos militares abandonados apresuradamente, así como vídeos que muestran filas de coches, presumiblemente pertenecientes a colaboradores, huyendo de los territorios ocupados. Un informe del Estado Mayor ucraniano afirma que algunos soldados rusos se deshacen de sus uniformes, se visten de civil y tratan de volver a entrar en territorio ruso. El servicio de seguridad ucraniano ha creado una línea telefónica a la que los soldados rusos pueden llamar si quieren rendirse, y también ha publicado grabaciones de algunas de las llamadas. La diferencia fundamental entre los soldados ucranianos, que luchan por la existencia de su país, y los soldados rusos, que luchan por su salario, ha empezado a importar por fin.

Esa diferencia podría no ser suficiente, por supuesto. Puede que los soldados ucranianos estén mejor motivados, pero los rusos siguen disponiendo de almacenes de armas y municiones mucho mayores. Todavía pueden infligir miseria a los civiles, como han hecho en el aparente ataque reciente a la red eléctrica en Kharkiv y en otros lugares del este de Ucrania. Muchas otras opciones crueles -opciones horribles- siguen abiertas incluso para una Rusia cuyos soldados no lucharán. La central nuclear de Zaporizhzhia sigue estando dentro de la zona de combate. Los propagandistas rusos llevan hablando de armas nucleares desde el comienzo de la guerra. Aunque las tropas rusas no luchan en el norte, siguen resistiendo la ofensiva ucraniana en el sur.

Pero aunque los combates pueden dar aún muchos giros imprevisibles, los acontecimientos de los últimos días deberían obligar a los aliados de Ucrania a pararse a pensar. Se ha creado una nueva realidad: Los ucranianos podrían ganar esta guerra. ¿Estamos realmente preparados en Occidente para una victoria ucraniana? ¿Sabemos qué otros cambios podría traer?

Ya en marzo escribí que era el momento de imaginar la posibilidad de la victoria, y definí la victoria de forma bastante limitada: «Significa que Ucrania sigue siendo una democracia soberana, con derecho a elegir a sus propios líderes y a hacer sus propios tratados». Seis meses después, es necesario hacer algunos ajustes a esa definición básica. Ayer, en Kiev, vi al ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, decir a una audiencia que la victoria debería incluir ahora no solo el regreso a las fronteras de Ucrania tal y como eran en 1991 -incluyendo Crimea, así como la zona de Donbas en el este de Ucrania-, sino también reparaciones para pagar los daños y tribunales de crímenes de guerra para dar a las víctimas una cierta sensación de justicia.

Estas demandas no son en ningún sentido escandalosas o extremas. Al fin y al cabo, no se trata de una mera guerra por el territorio, sino de una campaña con intenciones genocidas. Las fuerzas rusas en los territorios ocupados han torturado y asesinado a civiles, han detenido y deportado a cientos de miles de personas, han destruido teatros, museos, escuelas y hospitales. Los bombardeos sobre ciudades ucranianas alejadas de la línea del frente han masacrado a civiles y han costado a Ucrania miles de millones en daños materiales. La devolución de la tierra no compensará por sí misma a los ucranianos por esta catastrófica invasión.

Pero incluso si está justificado, la definición ucraniana de la victoria sigue siendo extraordinariamente ambiciosa. Para decirlo sin rodeos: Es difícil imaginar cómo Rusia puede satisfacer cualquiera de estas demandas -territoriales, financieras, legales- mientras su actual presidente siga en el poder. Hay que recordar que Vladimir Putin ha puesto la destrucción de Ucrania en el centro de su política exterior e interior, y en el corazón de lo que quiere que sea su legado. Dos días después del lanzamiento de la fallida invasión de Kiev, la agencia de noticias estatal rusa publicó accidentalmente, y luego se retractó, un artículo declarando prematuramente el éxito. «Rusia», declaraba, «está restaurando su unidad«. La disolución de la URSS -la «tragedia de 1991, esta terrible catástrofe de nuestra historia»– había sido superada. Había comenzado una «nueva era».

Esa misión original ya ha fracasado. No habrá tal «nueva era». La Unión Soviética no revivirá. Y cuando las élites rusas se den cuenta finalmente de que el proyecto imperial de Putin no sólo fue un fracaso para él personalmente, sino también un desastre moral, político y económico para todo el país, incluidos ellos mismos, entonces su pretensión de ser el legítimo gobernante de Rusia se desvanecerá. Cuando escribo que los estadounidenses y los europeos deben prepararse para una victoria ucraniana, esto es lo que quiero decir: Debemos esperar que una victoria ucraniana, y ciertamente una victoria en el sentido que Ucrania le da al término, también traiga consigo el fin del régimen de Putin.

Para que quede claro: esto no es una predicción; es una advertencia. Muchas cosas del actual sistema político ruso son extrañas, y una de las más extrañas es la ausencia total de un mecanismo de sucesión. No sólo no tenemos ni idea de quién sustituiría o podría sustituir a Putin, sino que no tenemos ni idea de quién elegiría o podría elegir a esa persona. En la Unión Soviética había un Politburó, un grupo de personas que teóricamente podía tomar esa decisión, y muy ocasionalmente lo hacía. En cambio, en Rusia no existe un mecanismo de transición. No hay un delfín. Putin se ha negado incluso a permitir que los rusos contemplen una alternativa a su sórdido y corrupto estilo de poder cleptocrático. Sin embargo, repito: es inconcebible que pueda seguir gobernando si la pieza central de su pretensión de legitimidad -su promesa de recomponer la Unión Soviética- resulta no sólo imposible sino irrisoria.

Prepararse para la salida de Putin no significa que los estadounidenses, los europeos o cualquier persona de fuera intervengan directamente en la política de Moscú. No tenemos herramientas que puedan afectar al curso de los acontecimientos en el Kremlin, y cualquier esfuerzo por inmiscuirse sería sin duda contraproducente. Ahora bien, eso tampoco significa que debamos ayudarle a mantenerse en el poder. Mientras los jefes de Estado, los ministros de Asuntos Exteriores y los generales occidentales piensan en cómo poner fin a esta guerra, no deberían intentar preservar la visión que tiene Putin de sí mismo o del mundo, su definición retrógrada de la grandeza rusa. No deberían planear negociar bajo sus términos, porque podrían estar tratando con alguien totalmente diferente.

Aunque resulten efímeros, los acontecimientos de los últimos días cambian la naturaleza de esta guerra. Desde el principio, todo el mundo -europeos, estadounidenses, la comunidad empresarial mundial en particular- ha querido volver a la estabilidad. Pero el camino hacia la estabilidad en Ucrania, la estabilidad duradera, ha sido difícil de ver. Después de todo, cualquier alto el fuego impuesto demasiado pronto podría ser tratado, por Moscú, como una oportunidad para rearmarse. Cualquier oferta de negociación podría ser entendida, en Moscú, como un signo de debilidad. Pero ahora es el momento de preguntarse por la estabilidad de la propia Rusia y tener en cuenta esa cuestión en nuestros planes. Los soldados rusos están huyendo, abandonando su equipo, pidiendo la rendición. ¿Cuánto tiempo tenemos que esperar hasta que los hombres del círculo íntimo de Putin hagan lo mismo?

La posibilidad de inestabilidad en Rusia, una potencia nuclear, aterra a muchos. Pero ahora puede ser inevitable. Y si eso es lo que se avecina, debemos anticiparnos, planificar, pensar en las posibilidades y en los peligros. «Hemos aprendido a no tener miedo», dijo Reznikov a su audiencia en Kiev el sábado. «Ahora les pedimos a los demás que no tengan miedo también».


Anne Elizabeth Applebaum es periodista, historiadora, columnista y escritora estadounidense. En la actualidad escribe para The Atlantic. 

Scroll to Top