Es lo que es

La inflación del 2022 explicada gracias a una antigua moneda de piedra, por María Inés Morán

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Entender la situación económica actual, las causas de la inflación y los posibles escenarios para el 2022 es una lección que resulta vital en la actualidad.

Nadie nos preparó, justo hace un año, sobre lo que se nos podía venir para este año tan cambiante y desafiante, de allí que de las primeras lecciones que decido asumir para este fin del 2021 es aportar un grano de arena con esta reflexión sobre cómo enfrentar la inflación que se perfila para el 2022.

El FMI había proyectado que la economía mundial creciera 5,9% en 2021 y 4,9% en 2022, 0,1 puntos porcentuales menos que en 2021. La revisión de estas cifras refleja un deterioro en las economías avanzadas, impactadas por la crisis de suministros y en las economías emergentes, por la desmejora de la dinámica creada por la pandemia.

Seguro que justo me estas preguntando, que tiene que ver la Isla de Yap en esta reflexión sobre la economía mundial, y yo te diría que todo, que su historia ancestral sobre sus inicios en la economía, nos puede arrojar luces y servir de ejemplo sobre lo que estamos viviendo hoy, para prepararnos y ayudarnos a enfrentar el 2022.

En 1903, el antropólogo norteamericano William Henry Furness III, vivió varios meses en Yap, y escribió un libro sobre las costumbres de sus habitantes. Furness quedó especialmente impresionado por el sistema monetario de los isleños, por lo que llamó a su libro: La Isla del Dinero de Piedra.

Vale destacar que Isla de Yap es la más occidental de las Islas Carolinas, en la Micronesia, y para ese entonces contaba con una población de cinco a seis mil habitantes.

En su libro explicaba que como la isla no poseía metales preciosos, tuvieron que recurrir a las piedras. Unas piedras en las que invirtieron mucho trabajo en transportar y decorar, para convertirlas en las monedas acuñadas del mundo civilizado.

Estas piedras a la que llamaron fei (o rai), se convirtieron en su moneda de intercambio, eran elaboradas en piedra caliza que se extraía de otra isla localizada a 400 millas de distancia, allí eran minadas y talladas, y luego transportado a Yap en canoas y balsas.

Hace cientos de años, los aborígenes de la isla Yap en los Estados Federados de Micronesia usaban “monedas de piedra de la isla Yap” para las transacciones | Foto cortesía

El fei o rai variaba de valor de acuerdo a su tamaño, cuando se realizaba una transacción por un monto que involucraba una fei demasiado grande y pesado para moverse, bastaba que a su nuevo dueño se le reconociera oralmente su propiedad.

Todo funcionaba bien, esta moneda de piedra se usaba para el comercio entre los habitantes de las distintas islas de las Polinesias y las Micronesias, quienes podían intercambiar bienes preciados como coco, copra y trepang, entre otros bienes con el fei, logrando vivir con bienestar y con sus necesidades cubiertas. Sin embargo, la historia registra un hecho que cambio ese buen funcionamiento, y fue el naufragio en 1871 del irlandés David Dean O’Keefe quien se convirtió en un poderoso personaje al usar herramientas de hierro procedentes de Hong Kong y Asia Oriental para facilitar la producción de piedras rai. Pues la simplificación en la producción de esta piedra trajo un incremento o sobre producción de esta moneda, lo que derivó en inflación.

Este episodio de la historia nos pone en el contexto actual, sirve de ejemplo y refleja la realidad de muchas naciones del mundo cuyas administraciones, en un intento de maquillar su realidad, proceden a imprimir dinero sin respaldo.

Por ejemplo, reportes de la Reserva Federal de Estados Unidos señalan que uno de cada cuatro dólares en circulación se creó en los últimos 12 meses. Esta producción de la moneda referente de la economía global, ha tenido su efecto en la economía mundial, entre otros factores como la crisis de suministros y la pandemia.

Ahora bien, estamos a las puertas del 2022 y la gran pregunta es qué hacer con toda esta información, como puedes prepararte para el futuro. Estas son mis recomendaciones:

Infórmate e investiga sobre las perspectivas económicas y actuar con anticipación. Al saber que estamos al frente de un proceso inflacionario, y por ejemplo, tienes planes de construcción para el venidero año, adelanta las compras de los suministros que vayas a utilizar, esto, sin duda te ayudará a aminorar el impacto.

Si vas a acceder a créditos, busca aquellas entidades bancarias que ofrezcan créditos a tasa fija. Esto te permitirá mantener un mismo presupuesto durante todo el año, generando estabilidad financiera. Saber que el monto del crédito no será afectado por variables externas te generará tranquilidad financiera.

Presta atención a las tasas de ahorro.  A la hora de ahorrar, tomate el tiempo para indagar las instituciones bancarias que te ayuden a superar el porcentaje de la inflación para que tu dinero no pierda valor y, además, genere ganancias.

Considera invertir en Oro. El oro es y será siempre un buen refugio para las inversiones y preservar el valor de tu dinero. La historia nos lo ha demostrado, el dinero con el tiempo va perdiendo su valor, mientras que el oro y la plata se van revaluando.

Invierte en el sector de las Criptomonedas. Es un mercado que tiene un crecimiento sostenido en los últimos 10 años. Se realiza en divisa internacional, ofrece seguridad en las transacciones, es una moneda descentralizada, se efectúa en transacciones muy ágiles y siempre puedes conocer su valor real.

Presta atención en el mercado inmobiliario. Se trata de una de las mejores inversiones por la plusvalía y seguridad que brinda sobre otros tipos de inversión más volátiles.

Las empresas tecnológicas resultan también una buena inversión. Hoy todo funciona a través de la tecnología, por ende es un mercado cuya perspectiva es de crecimiento y de amplio futuro.

Y reitero mi principal recomendación: estudia, investiga, y busca asesoramiento y orientación profesional en el ActionCOACH más cercano.

Scroll to Top