Es lo que es

Todo comienza el lunes 22, por @ArmandoMartini

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

No es sólo las fraudulentas elecciones, sus resultados y consecuencias, sino el país político que tendremos. El oficialismo seguirá controlando el territorio y es dueño de las instituciones guste o no, sobre eso es difícil la discusión -podría discutirse el tiempo que queda, si llega o no el revocatorio, luego elecciones presidenciales y quiénes-, pero seguirá en Miraflores, no hay tutía.

¿Oposición y oficialismo cambian después de la estafa electoral? El fracasado G4, desaparece obligado por la realidad y el rechazo ciudadano; engaño y se burló de la ciudadanía, nunca la representó. También cambiará el grupo oficialista, perdió apoyo popular que dejo el miedo y no participo en el sainete, a pesar de amenazas y control social.

Vendrán sacudidas en Acción Democrática, imposible continuar ese espíritu indeciso entre un gran pasado, un presente mediocre y un futuro en discusión con espectro fantasmal. Creció tras superar el error de acceder al poder abrazado con militares golpistas, se convirtió en el principal partido de oposición sufriendo los duros rigores de la clandestinidad, regresando, suprimió todo vestigio del comunismo de sus orígenes, se transformó como el partido abierto a campesinos, trabajadores, clase media, grandes y pequeños empresarios, profesionales, técnicos y emprendedores. Y, el talento político de Rómulo Betancourt, además del apoyo y cobijo, a dirigentes en diversos niveles echando a quienes quisieran modificar la ideología; se elevó en las preferencias sosteniendo una política democrática, y un liderazgo que supo, mantener la razón. 

Copei seguía esa línea con opción ideológica diferente, pero coincidente en el perfeccionamiento democrático, pero con dificultades no superadas, hay que esperar más tiempo por la democracia cristiana.

Primero Justicia creció batiendo acordes de nuevo liderazgo, reorientación moderna de la política democrática tradicional. Factor diferencial de obstáculo a la parafernalia del chavismo pendular entre militar y castro-comunista, adalid de la incompetencia, corrupción y complicidad a cambio de obediencia. Sin embrago, cambió de manos, del fundador eficaz, operador político, a la furia candidatural sin escrúpulo. Se fue al exilio perseguido y asumió la cancillería interina de mediocre desarrollo, su rival manejó silencios y complicidades para permanecer desmoronando su influencia y fortaleciendo la suya, hoy es jefe, se prepara para conseguir otro intento presidencial que antes ejerció con éxito para dejarla diluir. En cualquier caso, no es el partido de su fundador gerencial, frío y calculador, sino del apasionado soñador de presidencias, sin talento ni prestigio.

El zuliano estirado tiene el instinto de un zorro viejo, veteranía aprendida en Acción Democrática y liderazgo regional. Jacarandoso, embustero, echón, negociante astuto y sin miramiento, de poco apresto intelectual, pretencioso e ingenioso como la gaita zuliana; parece entender su participación como complemento, aliado necesario.

Voluntad Popular ha terminado por ser lo que siempre fue, club de fans, donde nadie crece sino él. Huido con trampas e inevitables manchas por actuaciones de quienes designó para manejar dineros en las empresas que el interino debido confiar a expertos y no a sus protegidos, comenzando por el interino mismo, aconsejado por Casa Blanca, Downing Street, Palacio Elysée, San Carlos y otros centros de poder; los que dialogan entre sí y llegan a acuerdos sin preguntarle nada al hablador niño bien con tanto para ofrecer como explicar.

Todo cambia. El planeta rojo también. Un sector militar que no importa cuánto poder posea perdió respecto del ciudadano. Estructura partidista gubernamental plagada de corruptos, sancionados e investigados por la justicia internacional, con obra que se destaca por fallas y carencias.

Miran y escuchan al obrero presidente. La pregunta popular ya no es qué prometerá, sino cuál será su mentira del día. Tiene astucia política con asesoramiento y guía de la Cuba castrista, régimen en disolución, de Rusia con grandes aspavientos pero no pendeja, está clara que el oponente a consultar es Estados Unidos y que con su potencia, trayectoria tecnológica no ha sido capaz ni siquiera de controlar el coronavirus entre sus ciudadanos. Y un Irán preñado de fundamentalismo religioso atemorizado ante Israel y USA.

Al visitado por el pajarito y su chavismo reformulado en castro-madurismo, lo abandonó un pueblo que necesita y espera mucho pero recibe nada o muy poco, empieza, a quedarse sin respaldo político, se está convirtiendo en un problema a resolver y no un comando a consultar. Con la poca fuerza que aún le queda, cada día más es una traba, para el chavismo salir e incluso ir al descanso renovador de un lapso como oposición, 

La izquierda, se aferró cual garrapata como esperanza de poder, al que borraría aquél “porcentaje tradicional” que tantos terminaron abandonado. Pero resultó dictador personalista que escuchaba a Fidel; se creyó su relevo, y cuyo recuerdo ha demostrado que era tan ingenioso y carismático como ignorante que no hubiera podido levantar a la Venezuela que no conoció, la pobre generadora de migrantes hartos y desesperanzados.

Y queda, como esperanzador satélite girando con entusiasmo en un universo difuso, una mujer respetada, digna, con autoridad de estadista, que no doblega principios, que expresa la verdad sin ambigüedad planteando las carencias del chavismo y castro-madurismo, con un objetivo preciso, cambiar el sistema, reconociendo, que solos no podemos, en una manifestación de respeto sincero al ciudadano, demostrando que no todo está perdido.

Amanecemos en una Venezuela nueva en lo político, lo cual no significa automáticamente mejor.

@ArmandoMartini

Scroll to Top