Es lo que es

David Calcaño, el creador del emotivo video de Sinatra dedicado a los venezolanos

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

David Calcaño es Ingeniero de sistemas de la Universidad Metropolitana, el caraqueño de 45 años de edad no deja de sorprenderse con la respuesta que ha tenido el video de la canción “Have Yourself A Merry Little Christmas” para el canal de Frank Sinatra.

Por: Morfema Press / El Nacional

El 29 de octubre, el canal oficial en YouTube de Frank Sinatra publicó el video animado de una canción de Navidad de «La Voz», como viene ocurriendo desde hace algunos años. En esta ocasión, la pieza escogida por Universal Music, el sello discográfico propietario del catálogo del célebre intérprete estadounidense, fue «Have Yourself A Merry Little Christmas». Y Fantoons, el estudio de animación creado por Otero y Calcaño hace 10 años, fue el encargado del concepto y realización del video, el tercer audiovisual que la compañía crea para una canción del artista después de «Jingle Bells» (2019) y «The Christmas Waltz» (2020).

Hace un par de semanas Linda Otero y David Calcaño pensaban pasar unos días de vacaciones, en medio de la nada, dice él, por la costa oeste de Estados Unidos. Ha sido un año de trabajo duro y los planes de este matrimonio venezolano eran desconectarse un poco, recargar baterías y regresar a Los Ángeles, donde residen desde hace una década. Pero la realidad ha sido otra.

No imaginaron entonces ni la productora ejecutiva de Fantoons ni el director creativo del estudio que el nuevo video, una historia sobre la migración venezolana en la que aparece el Ávila, la Cromointerferencia de color aditivo de Cruz-Diez que está en el aeropuerto internacional, una familia reunida haciendo hallacas y un puesto de arepas acompañados por la voz de Frank Sinatra, conectaría con tantos venezolanos.

El video se hizo viral, se compartió en infinidad de grupos de WhatsApp, en Instagram, Facebook y Twitter. Y David Calcaño, el escritor y editor de la pieza, aún se sorprende del alcance de su más reciente trabajo. La ruta trazada para el viaje cambió. Paró en un pueblo de Oregon cuyo nombre no recuerda para atender en dos días a los medios de comunicación que quieren contar su historia. «Pretendíamos descansar, pero no hemos podido. Han sido días de buenas noticias, ya tendremos tiempo para desconectarnos», dice el ingeniero de sistemas, de 45 años de edad, graduado en la Universidad Metropolitana.

Migrante

Hace 18 años dejó el país con su esposa gracias a una oferta de trabajo, como ingeniero, en Londres. Una carrera que cursó por complacer a sus padres porque su sueño estaba muy lejos de lo que estudió. «Yo siempre quise contar historias animadas. Pero si no era médico o ingeniero mis papás pensaban que me iba a morir de hambre», señala.

Pero aquel trabajo no impidió que siguiera preparándose por su cuenta en lo que verdaderamente le gustaba, como lo hacía cuando estudiaba en el colegio Santiago de León de Caracas o en la Universidad Metropolitana. Mientras hacía todo lo posible por sobrevivir dignamente en su nueva ciudad, decidió estudiar Screenwriting (Escritura de guiones) y obtuvo su diploma. Fue cuando tomó la decisión de proponerle un trato a la compañía: trabajar medio tiempo. Y fue sincero: le dijo a sus jefes que su sueño no era otro que trabajar en la industria de la animación, contar historias.

Así nació en 2010 Fantoons, mientras trabajaba en la compañía como ingeniero y como consultor para otra en Caracas. «Sentía que no estaba haciendo nada bien en ningún lugar, así que me lancé al agua sin nada, más allá del nombre del estudio», recuerda de aquellos días de vértigo. «Fue horrible», dice.

Él y su esposa comenzaron a llamar por teléfono a cientos de agencias para conseguir trabajo. Pasaban los meses y no llegaban clientes, mientras las reservas económicas se iban agotando. «Decidí publicar cosas en Internet, trabajar con ilustradores, pero siempre combinando música con arte, que es el concepto de la compañía», dice Calcaño, melómano desde que tiene uso de razón.

Lea la entrevista completa en El Nacional

Scroll to Top