Morfema Press

Es lo que es

El primer computador electrónico en toda América Latina se instaló en Venezuela en febrero de 1957

Comparte en

Por Jairo García Méndez en Letralia

El primer computador electrónico en toda América Latina se instaló en Venezuela en febrero de 1957, en el Data Center de la empresa IBM en Caracas, para dar respuesta a las exigencias de la industria petrolera, en pleno apogeo del petroestado que ya había cambiado el destino nacional y que había generado una de las mayores movilizaciones demográficas, sociales y económicas, en tan corto tiempo, como nunca en la historia venezolana, de Latinoamérica y de gran parte de los países del mundo.

El camión “de estacas” necesario para trasladar la IBM 650, la primera computadora que llegó a Venezuela, lo anunciaba en un cartel gigante y en letras mayúsculas con una frase que revela la emoción reinante durante el vertiginoso crecimiento económico del país: “Aquí está para Venezuela la computadora electrónica IBM más poderosa de América Latina”.

Se inicia así, ya al final de la primera generación de computadoras a escala mundial (1946-1958), la historia de la operación de computadoras electrónicas en Venezuela, pues los primeros estudios e investigaciones sobre las tecnologías de la información en el país ya contaban con varios años.

Once años después del hito histórico descrito, en 1968, se inicia la primera carrera o licenciatura de Computación en el país, en la Universidad Central de Venezuela, y al influjo de la renta petrolera y de la llegada al país de profesionales venidos desde Europa y el Cono Sur latinoamericano, primero, y los venezolanos formados gracias a las generosas becas del Estado, después, se comienza la intensa actividad académica alrededor de la tecnología de la información.

Esta febril actividad mantuvo a la academia venezolana a la altura de los grandes centros universitarios y de investigación de Estados Unidos y de Europa. En Venezuela se replicaron las carreras técnicas, universitarias y de posgrado, así como las asociaciones de investigadores y científicos del área, tomando como modelos las universidades norteamericanas, que, como en otras áreas del saber, llenaban de optimismo y sentimiento de grandeza a quienes hacían vida en escuelas, decanatos y centros de investigación de las universidades, rodeados de las mejores revistas y libros sobre el tema, y de equipos electrónicos e informáticos de última generación.

Scroll to Top