Es lo que es

Entrevista en El Debate: Tamara Sujú, la abogada que acorrala al chavismo en La Haya

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Graduada en la Universidad Católica Andrés Bello, Tamara Sujú (Caracas, 1966) es directora ejecutiva del observatorio de derechos humanos del Centro de Estudios para América Latina (CASLA), en la República Checa, además de socia fundadora de diferentes ONG como la Fundación Nueva Conciencia Nacional o las Damas de Blanco de Venezuela.

Por: María Jamardo – El Debate

Ha sido oficialmente acusada por el chavismo de cometer actos desestabilizadores en Venezuela y relacionada con Oswaldo Sujú Raffo, su tío, involucrado en el «golpe de estado» de 2002. Tamara solicitó asilo político en Praga después de temer «por su integridad física y libertad». Un estatus de protección que recibió por período de 10 años.

Su lucha actual se centra en acreditar casos de tortura registrados en Venezuela desde 2002 y hasta la actualidad. Gracias a lo que formalizó una denuncia contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional, en julio de 2016, cuando presentó un expediente con más de 65 casos que amplía constantemente. Gracias a ello, sobre el régimen chavista pesa una investigación por delitos de lesa humanidad.

Tiene el dudoso honor de haber sido requerida por el hijo de Nicolás Maduro ante la Justicia española, ¿qué hay realmente detrás de esta jugada?

–Yo creo que es indignante que una dictadura haga esto. Primero están tratando de intimidarme, buscando la forma de callarme porque eso es lo que ellos quieren: silenciar a quienes los denuncian, a quienes tienen las pruebas suficientes para señalarlos por sus crímenes contra los Derechos Humanos. Segundo, ocuparme en otra cosa, para que desatienda mi lucha ante la Corte Penal Internacional de La Haya, algo que no van a lograr. Tercero, quizás, ejemplarizar conmigo hacia otros activistas.

Entonces, a mí que no me digan que este régimen apoyado en una estructura criminal que todos conocen, que se ha denunciado, que está sancionada por Gobiernos democráticos, como los Estados Unidos, es Santa Teresita del Niño Jesús. Y que se sienten ofendidos porque yo diga que ellos representan a esa estructura… o se atrevan a decir que somos los injuriados los que decimos cosas falsas y causamos daños morales. ¿De qué moral estamos hablando? ¿De la de aquellos que han detenido a más de 15.000 venezolanos, que han expulsado a los siete millones que están en el exterior, pasando hambre, pasando trabajo, muriéndose en el camino de frío y de necesidad?. ¿La moral de quiénes?. ¿De los que han torturado, matado o violado a mujeres y hombres en las cárceles u ordenado ejecuciones extrajudiciales?.

–¿Se reafirma usted en el contenido del tuit que le ha llevado esta mañana al Juzgado? ¿Es el régimen de Maduro una organización criminal?

–Yo soy defensora de Derechos Humanos y he denunciado al régimen de Maduro ante la Corte Penal Internacional. Mi denuncia es una de las que han sido tomadas en cuenta para abrir la investigación que se le está haciendo desde La Haya.

Esta mañana he tenido que ir al Juzgado porque es un aviso al resto de lo que les pudiera pasar si siguen denunciando. Pues, adelante, vayamos a la Justicia española que considero que es imparcial y quizás realmente podamos tener un debate muy interesante, porque esta no «conciliación» puede abrir una caja de Pandora muy grande. El régimen de Maduro está siendo condenado por los países democráticos, no sólo investigado por la Corte Penal Internacional, por todo lo que es y lo que significa esa estructura, ese conglomerado criminal, sí, que ha llevado a Venezuela a ser hoy en día un Estado fallido.

–¿Cuál es la situación real en Venezuela?

–En Venezuela hoy en día tenemos territorios donde no hay Gobierno, que están bajo el mando de grupos subversivos armados, de las FARC, del Ejercito de Liberación Nacional colombiano (ELN),… porque el régimen les ha permitido apoderarse de zonas donde no entra nadie más que ellos. Donde se instala el narcotráfico, el tráfico de oro, el coltán u ‘oro azul’. Es decir, es una estructura que se mantiene a costa del dolor, de la pobreza, de la crisis humanitaria para enriquecerse a sí misma, para financiarse y para financiar partidos y movimientos políticos internacionales mientras los venezolanos se mueren de hambre. Y, este sistema, este conglomerado criminal, es el que me está denunciando a mí. No es Nicolás ‘Nicolasito’ Maduro Guerra, detrás de él están Nicolás Maduro y toda una estructura que quiere intimidar a los defensores de Derechos Humanos.

Lea la entrevista completa siguiendo este enlace a El Debate

Morfema Press

Scroll to Top