Es lo que es

Indicios de nueva vida en las sombras del último glaciar de Venezuela

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Cuando el hielo desaparece, los líquenes y musgos se mueven y un ecosistema completamente nuevo comienza a tomar forma.

Por: Morfema Press / Wired

En 1986, a la edad de 21 años, Alejandra Melfo se mudó a Mérida, Venezuela, la “ciudad de las nieves eternas”, para estudiar física en la Universidad de los Andes. Allí, en la ciudad montañosa, a menudo miraba hacia el horizonte, la vasta Sierra Nevada de Mérida: una extensión grande, musculosa e imponente de casi cinco kilómetros al cielo y cubierta por la nieve y las amplias capas de glaciares. Recién llegada de Uruguay, un país sin cordilleras, se enamoró.

Con el paso de los años, Melfo vio transformarse el paisaje. Dos de los glaciares que se podían ver desde la ciudad estaban retrocediendo rápidamente. Surgieron grandes grietas, astillando el hielo en trozos más pequeños. Se derrumbaron secciones enteras de los glaciares, exponiendo la roca debajo. Para 1990, una montaña, Pico La Concha, había perdido todos sus glaciares. En 2017, el Pico Bolívar, el pico más alto de Venezuela, siguió su ejemplo. Hoy, solo queda un glaciar en Venezuela: en el segundo pico más alto, Pico Humboldt.

“Es una era que está [casi] terminada ahora”, dice Melfo, físico de partículas de la Universidad de los Andes, quien recientemente ha estado trabajando en proyectos relacionados con la biología y la ecología, incluida la investigación sobre este último glaciar.

El glaciar Pico Humboldt ha sobrevivido en parte porque está protegido por la sombra de su propio pico, pero apenas. En 1910, el glaciar cubría casi2.092 kilómetros cuadrados. La última medición, en 2019 , sugiere que el glaciar se ha reducido a menos de 0.03 kilómetros cuadrados, o aproximadamente el tamaño del estadio de fútbol de Mérida, menos del 2 por ciento de lo que alguna vez fue. Si el glaciar desaparece, Venezuela puede convertirse en el primer país del mundo en haber tenido glaciares y luego haberlos perdido todos.

Esto es inevitable, dicen los expertos, ya que ninguna intervención climática lo ralentizaría o detendría a tiempo. Los glaciares tropicales de Venezuela, como otros, en lugares como Colombia, Perú, Kenia o Uganda, son particularmente sensibles al cambio climático, dado que ya están expuestos con frecuencia a temperaturas cálidas. Al final de la década, el último desaparecerá. “La retirada, no se puede detener, eso no es posible”, dice Maximiliano Bezada, un geólogo cuaternario de la Universidad de Minnesota que no participa en la investigación actual sobre el glaciar.

Pero en lugar de desesperarse, un equipo de científicos con sede en Venezuela está buscando una oportunidad única. Estos glaciares han existido durante cientos de miles de años, y ahora es probable que los picos que una vez cubrieron permanezcan descubiertos por la nieve y el hielo permanentes durante miles más. Esta transición, dice Melfo, proporciona una ventana única a cómo la vida emerge en terrenos esencialmente sin vida, un proceso conocido como «sucesión primaria».

“[Estamos] presenciando exactamente el momento en que estas cosas cambian de un estado a otro. Esto es muy especial ”, dice ella. «Rara vez puedes ver cosas a escala geológica que suceden frente a tus ojos».

El trabajo científico comenzó con una serie de caminatas largas y empinadas. En 2019, Melfo y un equipo interdisciplinario, que incluía a un botánico, ecólogo, liquenólogo y más, realizaron tres viajes a Pico Humboldt. A cinco kilómetros de altura, con mucho equipo para transportar y sin mucha experiencia en tales condiciones, el equipo tardó dos o tres días en llegar cerca de la base del glaciar Pico Humboldt.

Una vez allí, el objetivo era registrar cómo la nueva vida colonizaría el paisaje y comprender qué tipo de interacciones se estaban produciendo entre plantas, musgos, líquenes y mamíferos.

Sin embargo, para hacer esto, necesitaban documentar cómo se desarrolló la vida a lo largo del tiempo, un proceso dolorosamente lento que normalmente requeriría regresar al sitio varias veces durante muchos años. Pero en este caso eso no fue del todo necesario. El retroceso del glaciar les proporcionaría una serie de tiempo. Así que crearon un mapa de qué tan lejos había retrocedido el glaciar en cinco puntos distintos entre 1910 y 2019, y documentaron el ecosistema en cada uno.

El glaciar sobre el Humboldt, una máquina en el tiempo

“Podemos usar el glaciar como una ‘máquina del tiempo’”, dice Luis Daniel Llambí, ecologista de la Universidad de los Andes y del Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecorregión Andina, quien coordinó la expedición de investigación. «A medida que te alejas del glaciar, estás viajando al pasado».

El equipo descubrió que los sitios más alejados del glaciar ya sostenían ecosistemas ricos y diversos. Cerca del borde del glaciar, sin embargo, el ambiente era mucho más desolado: pocos signos de vida más allá de los líquenes, musgos y alguna que otra planta. Estos fueron los primeros colonizadores de la nueva tierra disponible.

Pero hay conocimientos sorprendentes en este paisaje aparentemente árido. Parece ser un lugar de cooperación poco probable. Los líquenes y los musgos se han anclado a las rocas y ambos capturan la humedad de las plantas y actúan como un escudo del viento mientras crecen. Juntos, los líquenes y los musgos están erosionando las rocas, fijando los nutrientes esenciales y formando una capa de tierra crujiente.

“Incluso en los sistemas más simples, cuando hay un entorno muy difícil, la cooperación comienza a suceder con más frecuencia”, dice Melfo.

El equipo también encontró una miríada de especies de líquenes y musgos previamente indocumentados. De las 47 especies de líquenes identificadas, más de la mitad nunca antes se habían visto en el país, y siete de ellas pueden ser especies totalmente novedosas, dice Llambí. De las 55 especies de musgos, seis nunca se habían encontrado en Venezuela. “Es un ensamblaje especial de especies”, agrega.

Encontrar tantas especies nuevas de líquenes y musgos es inusual, dice Llambí: las mismas especies tienden a poblar ambientes alpinos, incluso en diferentes partes del mundo, aparentemente adaptadas a las duras condiciones.

También fue inusual la forma en que surgió la vida en estas terribles condiciones. Los líquenes, que generalmente se cree que dominan los ecosistemas en las primeras etapas de la sucesión, en realidad parecen estar jugando un papel secundario. Allí, los musgos tomaron la delantera. Esto puede parecer una diferencia trivial, pero comenzar un ecosistema con una base diferente puede afectar cómo se desarrollará ese ecosistema, dice Mariana Cárdenas, liquenóloga de la Universidad de Minnesota.

“Cuando cambias la primera parte de los primeros pasos de los primeros organismos que colonizan estas áreas”, dice, “todo es como una cadena y cambia todo lo demás”.

El futuro de estos ecosistemas aún no está claro, dice Cárdenas, pero lo más probable es que se parezca mucho a los ecosistemas de abajo que han pasado más tiempo lejos del glaciar, repletos de plantas, aves y otros animales. Los glaciares pueden estar desapareciendo, dice, pero están abriendo el camino para una danza colaborativa de la vida en condiciones desafiantes.

Vida en la sombra

Hay vida a la sombra del glaciar Pico Humboldt, pero los restos de hielo que se desvanecen son todavía un sombrío recordatorio de lo que está por venir, en los trópicos y en otros lugares, dice Melfo.

“Este es un modelo muy, muy bueno de lo que puede suceder en otros lugares”, dice Andrés Yarzábal, microbiólogo molecular de la Universidad Católica de Cuenca, en Ecuador, que no participó en la investigación. “El mismo fenómeno, el mismo proceso que está ocurriendo ahora mismo en Venezuela y en Colombia, también ocurrirá en otros países”.

Ahora, cuando Melfo mira hacia el horizonte en Mérida, la nieve ya no cuelga en cornisas sobre los picos de Sierra Nevada. Llevar a cabo esta investigación es lo mínimo que ella y el equipo pueden hacer para rendir homenaje a la pérdida del país, para que la desaparición del glaciar no tenga que ser en vano, dice.

“Venezuela [puede ser] el primero y los demás seguirán su ejemplo”, dice. «Y cuando eres el primero, tienes la responsabilidad de llamar la atención de otras personas».

Scroll to Top