Es lo que es

Los cuatristas de C4 Trío son el futuro del instrumento nacional de Venezuela

Comparte en

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por Betto Arcos en NPR

El grupo venezolano C4 Trio ha llevado el instrumento nacional de su tierra natal, el cuatro de cuatro cuerdas, a nuevas alturas. Han grabado siete discos, han colaborado con el cantante Rubén Blades y en 2019 ganaron dos premios Grammy Latinos por su disco con el salsero Luis Enrique, Tiempo al Tiempo .

El título de un nuevo libro sobre C4, escrito por el periodista venezolano Gerardo Guarache Ocque, resume la esencia del singular grupo: La Leyenda de los Cuatros Explosivos . El grupo —integrado por los cuatrista Edward Ramírez, Héctor Molina y Jorge Glem, además del bajista Rodner Padilla— es una leyenda y su música es una explosión de sonidos.

Edward Ramírez dice que lo que los unió fue un fuerte deseo de tocar música que no fuera de Venezuela, en el Cuatro. “Pero también queríamos desafiarnos a nosotros mismos y tocar música venezolana desde un punto de vista diferente, y tocar otros géneros musicales con el Cuatro”, dice Ramírez. “Queríamos encontrar nuevas formas para que el cuatro expandiera su paleta, para que las posibilidades del instrumento siguieran creciendo”

En 2005, Ramírez, Glem y Molina fueron invitados a tocar solos en un concierto en Caracas. Cada músico es de una región diferente de Venezuela, y admiraban el estilo del otro. Después de ensayar algunos temas juntos para tocar al final del concierto, les gustó tanto el sonido de los múltiples cuatros que decidieron formar un grupo. Al año siguiente, grabaron su primer disco y adoptaron C4 como nombre, en referencia tanto al grupo de cuatro como al de guitarras conocido como G3. Su álbum homónimo lanzó su carrera. El bajista Rodner Padilla se unió a ellos en 2009.

El cuatro es un instrumento pequeño, parecido a una guitarra, con cuatro cuerdas de nailon. Se toca en todo el país, en muchos estilos diferentes de música. Cada familia venezolana tiene un cuatro colgado en la pared, dice Héctor Molina. «Ha experimentado un gran desarrollo en los últimos años», dice. “Siempre decimos que somos una consecuencia del trabajo que han hecho en el instrumento maestros como Jacinto Pérez, Hernán Gamboa, Fredy Reyna o Cheo Hurtado. Son grandes figuras del Cuatro y músicos que han ayudado a expandir las posibilidades sonoras del instrumento».

Ramírez, Molina, Padilla y Glem ahora tienen su sede en Miami, debido al clima político y económico de Venezuela. 
“Es una situación muy dura y esperamos que esta pesadilla termine pronto para poder volver y hacer conciertos en Venezuela”, dice Glem.
José Blanco/Cortesía de GroundUP Music

El músico y productor Michael League invitó a C4 a tocar en el GroundUp Music Festival en Miami Beach hace unos años. El festival está dirigido por GroundUp Music de League, el nuevo sello del grupo. «C4 es como el grupo para el que se hizo nuestro festival», dice League. «Es un grupo que tal vez mucha gente no conozca, fuera de su tipo de nicho, en el mundo de la música. Pero es imposible verlos tocar y no recordarlos por el resto de tu vida».

League coprodujo el próximo nuevo álbum de C4 Back to 4 . Él dice que el grupo tiene un pie en la tradición, un pie en la innovación y el deseo de mezclar y agregar colores constantemente a su paleta. «Estos muchachos pueden hacer que su instrumento suene como una conga o una flauta. No están sujetos a la tradición. Y no soy un experto en esa tradición, pero con solo cinco minutos de hablar con ellos, puedes decir que su las cabezas están tanto en el futuro como en el pasado».

A medida que la situación social, política y económica se complicó más en Venezuela, los miembros de C4 se dieron cuenta de que tenían que mudarse a otro lugar para mantener vivo al grupo.

En 2014, el bajista de C4, Rodner Padilla, emigró a Miami. Glem se fue a Nueva York en 2016 y Molina llegó a Miami al año siguiente. Ramírez primero emigró a Colombia en 2017 y luego se mudó a Miami el año pasado.

Ahora, el grupo está nuevamente reunido, con sede en Miami, hogar de la comunidad de inmigrantes venezolanos más grande de los EE. UU. Glem dice que, a pesar de las dificultades actuales en Venezuela, se mantienen positivos y esperanzados. «Dondequiera que vayamos, tratamos de poner el rostro más hermoso de nuestro país y hacemos todo lo posible para ayudar a nuestra gente en casa», dice. “Es una situación muy dura y esperamos que esta pesadilla termine pronto para poder volver y hacer conciertos en Venezuela”. Glem dice que el cuatro es su bandera y que solo quieren tocar música, a su manera, a veces explosiva.

El documental sobre el grupo, 10 años

Scroll to Top