Vía Clarín

Un estudio de ESET relevó más de 10 países en América Latina y arrojó datos preocupantes. Cómo resguardar los datos.

El 31 de marzo es el día mundial del backup. La fecha responde a un motivo curioso, y es que al día siguiente se celebra April Fool’s Day, el día de los inocentes en EE.UU. Y qué peor pesadilla que perder toda nuestra información importante: según una encuesta de ESET, más del 63% de los usuarios vieron cómo todas sus fotos, videos y trabajos de toda la vida se perdían para siempre por no tener respaldos de información.

La encuesta incluyó más de 10 países de América Latina, principalmente de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela. “Si bien más del 90% de los participantes considera que realizar backup es una medida de seguridad básica, la mayoría de las personas (63%) perdió información porque su dispositivo se rompió o se perdió”, explican desde la empresa de ciberseguridad.

“Si bien esta es la forma más común de perder la información, no es la única, ya que para el 32% de los encuestados esto ocurrió debido al robo de su teléfono o computadora”, agregan. “El problema del robo de teléfonos celulares, por ejemplo, afecta a muchas personas, que no solo corren el riesgo de perder su información (sobre todo si no cuentan con un backup), sino que pueden sufrir otros daños mayores, como el robo de dinero y claves de acceso a sus cuentas”, complementan.

“En Argentina, solo en el área metropolitana de la ciudad de Buenos Aires datos de 2022 indican que por día se produce el robo de aproximadamente 9.000 celulares”, advierten, lo cual multiplica las posibilidades de perder información.

“Hay que hacerse una pregunta: ¿cuánto me costaría en esfuerzo volver a obtener este archivo si se me pierde? Y las respuestas son variadas. Si es el ejecutable de un software, el costo es 0. Se baja de nuevo. Si es la última copia de la última foto de tu abuela, bueno, el costo es infinito”, explica Nicolás Wolovick, Doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad Nacional de Córdoba.

La regla “3, 2, 1” para hacer backups

Hay distintas cuestiones a tener en cuenta a la hora de respaldar datos importantes. La primera es que los backups pueden ser manuales, es decir, ejecutados activamente por el usuario, o automáticos como los que hacen Google o Apple en sus servicios de computación en la nube.

“La mejor forma de hacer backup es siempre tener una redundancia: de medios, o sea, en diferentes lugares y diferentes métodos también puede ser automático, pero mejor una combinación de automático y manual”, explica José Luis Fernández, gerente de Tecnología de Kingston para Sudamérica.

“O sea, el automático, ¿cuál sería? Es el que usamos en nuestros teléfonos, por ejemplo, donde uno paga por un espacio en la nube de cada proveedor sea de Apple, Google o de lo que sea y el teléfono se backupea solo todos los días o todas las semanas y uno siempre tiene una copia en la nube, pero al mismo tiempo no te podés confiar solo en eso: también tenés que tomarte el tiempo cada mes de tener una copia física en tu casa o en la casa de un familiar”, desarrolla el experto.

Esta cuestión de “en la casa de un familiar” es clave y tiene que ver con una conocida regla para hacer backups: “3, 2, 1”.

“Se trata de una regla que sale de un autor dedicado a la fotografía, pensando en su capital, las fotos digitales. Apareció en un libro, es una regla muy simple que está muy bien: ‘Debe haber al menos 3 copias de los datos, almacenados en 2 tipos diferentes de medios de almacenamiento, y una copia debe mantenerse fuera del sitio, en una ubicación remota’”, explica Wolovick.

“Para ponerlo en un ejemplo sería que almacenemos los videos de una vieja cámara de 2007 en nuestro disco duro de la PC (copia 1). Que además tengamos una copia en un pendrive (copia 2) y que también tengamos una copia en un disco duro que no esté en nuestra casa (copia 3)”, aclara.

Por supuesto, esta regla tiene limitaciones: “Un detalle es que es una regla estática y supone que el avance del tiempo no vuelve cada vez más difícil el acceso a los medios de almacenamiento. Algo que en la realidad, pasa”, advierte. Se refiere a que, por ejemplo, en la actualidad ya hay pocos medios para reproducir un CD, un formato que puede resguardar información pero se torna de difícil reproducción.

“La copia física que es manual también es importante porque es la que te va a proteger en el evento de que ocurra alguna catástrofe mayor, por ejemplo en un evento de qué te quedas sin internet o que o que la nube se pierde de alguna manera por aspectos que están fuera de tu control, siempre vas a tener, copia física también dispositivo que está a tu alcance y disponible”, cierra Fernández de Kingston.

“En resumen, realizar backup de nuestra información de valor puede ser de gran utilidad al momento de tener que enfrentar el robo o la pérdida de uno de nuestros dispositivos. Y si bien es una medida de seguridad que muchos consideran básica, una encuesta realizada en 2022 evidenció que muchas personas no hacen backup de sus datos porque no saben cómo hacerlo”, complementa Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

El ransomware, un riesgo en auge

Otro dato interesante que surge del relevamiento es que 17% de los encuestados mencionó que sufrió la pérdida de información como consecuencia de una infección con un malware del tipo ransomware. Se trata de un tipo de virus que, una vez depositado en un equipo, encripta la información para hacerla inaccesible a su dueño y exige un rescate en dinero a cambio (usualmente en criptomonedas).

“Si bien el ransomware se destaca por ataques a grandes compañías y organismos gubernamentales, esto no quiere decir que no existan grupos o familias de ransomware que son utilizadas para infectar a usuarios hogareños o de bajo perfil”, advierten desde ESET.

“Según datos del ESET Threat Report para el último cuatrimestre de 2022, el ransomware STOP registró la mayor actividad en América Latina durante el último trimestre, con el 35% de las detecciones para este tipo de amenaza. El mismo suele infectar a sus víctimas ocultándose en cracks de programas, libros, descargas vía Torrent y sitios falsos”, revelan.

“Las empresas no solo necesitan contar con copias de respaldo en caso de sufrir amenazas como el ransomware, sino que deben atenerse a las consecuencias que implica el deterioro de su imagen cuando la información de sus usuarios está en juego”, cierra Gutiérrez Amaya de ESET.

De esta manera, el día del backup intenta concientizar sobre los problemas que puede generar no tener la información a salvo. A fin de cuentas, la vida digital dejó de ser un espejo de la “real” para formar parte de nuestro día a día, desde lo laboral hasta lo sentimental.