Por Ugo Stornaiolo S

Han pasado ya dos semanas desde que comencé mi propia beca en el mismísimo Instituto Mises. Durante este tiempo ya han sucedido muchas cosas, tanto en la escena local americana como en el resto del mundo, incluido mi propio país, Ecuador.

Dadas mis propias afinidades con las ideas de diversas fuentes de la derecha política, desde el liberalismo clásico de Mises y Hayek y el anarcocapitalismo de Rothbard y Hoppe hasta el conservadurismo tradicional de Burke y Scruton y el novedoso posliberalismo de Deneen, Vermeule y Ahmari, me sorprendió e intrigó leer un artículo bastante reciente del presidente del Instituto Mises, Jeff Deist, en el que se habla del aumento de la popularidad de este último grupo y de sus ideas.

Para una persona como yo, que trata de navegar por las aguas turbias entre el libertarismo y el conservadurismo, las etiquetas ideológicas se han vuelto insignificantes. En Ecuador, donde los medios de comunicación y el mundo académico están dominados por la izquierda progresista y su cultura líquida, la política se ha convertido en sinónimo de nepotismo, corrupción e ineficiencia.

Ha habido casos en los que he intentado combinar mis inclinaciones libertarias y conservadoras en una sola filosofía, como una especie de antiliberalismo liberal; un escepticismo económico de la organización del Estado moderno; una defensa práctica y moral, desde una perspectiva socialista y nacionalista, de la existencia de la propiedad privada; e incluso una interpretación conservadora del principio de la Escuela Austriaca de Economía. Pero ninguno de estos intentos parece llegar al punto de desarrollar una mezcla viable de libertarismo y conservadurismo.

En una coincidencia espontánea más que en un intento deliberado, Jeff y yo hemos estado pensando en los mismos temas. No es la primera vez que teoriza sobre las formas de introducir las ideas del libre mercado y el dinero sólido en la escuela de pensamiento conservador que parece estar de moda en este momento.

Pero el austrolibertarismo parece seguir paradójicamente el camino burkeano, en el que nuestro desarrollo intelectual como doctrina se expande con moderación y prudencia. El conservadurismo, o al menos, el conservadurismo americano, ha adoptado el viejo vicio izquierdista de las luchas intestinas, reduciéndose a facciones beligerantes entre sí, en las que la menor diferencia teórica (o la popularidad de cierta figura destacada) es motivo suficiente para que el movimiento rompa su frágil paz o para que surja una nueva facción.

Para los conservadores y los libertarios de a pie, con trabajos de 8 a 5 mientras intentan involucrarse en la política local y de base -y lo que es más importante, luchando por sobrevivir con libertad y dignidad en un mundo en el que los caprichos más ridículos de nuestras clases dominantes se imponen con la legislación y se hacen cumplir con el monopolio estatal de los impuestos y la violencia-, los conflictos de la clase intelectual y directiva conservadora parecen realmente poco importantes. No sólo demuestran la inestabilidad de un movimiento que carece de poder, sino que además nos roban nuestro recurso más preciado e insustituible, que es el tiempo.

Sin embargo, parece que hay algo diferente en el auge del posliberalismo, incluso con sus diferencias internas y con los políticos de carrera que intentan sacar provecho de su aparente éxito.

Puede ser porque sus principales figuras, tras aprender de la experiencia de Donald Trump y de sus aciertos y errores en la presidencia americana, se han vuelto más sabias en el manejo del movimiento conservador.

Por ejemplo, el catolicismo político de gente como Vermeule, Deneen y Ahmari no parece estar reñido con el nacionalismo aristotélico del Instituto Claremont, y en muchos sentidos ambos acaban siendo abrazados por instituciones como el Hillsdale College o el Intercollegiate Studies Institute. No les tiembla el pulso a la hora de invitar a hablar en sus actos a gente como Jordan Peterson, Michael Rectenwald o el juez asociado del Tribunal Supremo Clarence Thomas (todos ellos víctimas de la cultura de la cancelación).

Con la notable excepción de los neoconservadores, bien representados por oportunistas republicanos de carrera como Mitt Romney y Liz Cheney (ambos parecen despreciados y rechazados por todas las facciones de esta nueva derecha americana), el movimiento conservador parece estar tendiendo puentes, tanto interna como externamente. Está creando plataformas como las conferencias NatCon para permitir que sus ideas se difundan indiscriminadamente, y promocionándolas en países con gobiernos afines (como la Hungría de Orbán) para conectarse con sus figuras afines (como Nigel Farage o Marion Maréchal) en Europa.

Pero el movimiento austrolibertario está perdiendo la oportunidad de participar en el desarrollo de esta nueva Nueva Derecha, aunque ésta podría ser la oportunidad adecuada para un verdadero renacimiento paleoliberal, sin los errores de doctrina económica que hicieron fracasar el primer intento. Rothbard impulsó su visión de libre mercado, mientras que Pat Buchanan tergiversó su visión sobre el proteccionismo económico hasta convertirlo en una economía planificada por el Estado.

En dos ocasiones, mientras presentaba mi podcast para el periódico español España – Navarra Confidencial, tuve la oportunidad de discutir la posibilidad de una nueva fusión libertaria-conservadora, la primera con nuestro ya mencionado Jeff Deist y el profesor de Hillsdale Brad Birzer. Los puntos en común entre ambas visiones eran que el Estado era, efectivamente, un peligro para la libertad y la comunidad, y que un movimiento neofusionista podría, efectivamente, trabajar para recuperar la cultura, los valores familiares y la descentralización.

En este caso, el término neofusionista que tanto Jeff utilizó como yo estoy utilizando ahora es una clara referencia a la doctrina de Frank Meyer, considerado por el presidente Ronald Reagan como su mayor influencia intelectual, un filósofo político que intentó unir elementos del libertarismo y del tradicionalismo en una única síntesis filosófica de ambos. Esto recibió muchas críticas por parte de figuras libertarias y conservadoras como Harry V. Jaffa (la figura paterna intelectual de los modernos Claremonters) Paul Gottfried (un pensador paleoconservador y ahora editor de la revista Chronicles), junto con nuestro propio Murray Rothbard (que veía en Meyer a un libertario bastante perdido y confundido).

La segunda vez fue en otra discusión en podcast, con nuestro propio editor adjunto de Mises Wire, Tho Bishop, y su compañero en Chronicles, Pedro González, donde el tema principal fue la estrategia política para un renacimiento paleo considerando los cambios culturales y demográficos en los Estados Unidos desde los años 90. Ambos estuvieron de acuerdo conmigo en la mayoría de los temas, desde la acción política local y los principales problemas a abordar, hasta el uso inmediato del poder estatal para resolver esos problemas, dado que no había alternativa privada, y que, además, el sector privado estaba atrapado por sí mismo en la locura del woke.

En EEUU, hay una verdadera oportunidad para permitir a los libertarios de derecha un espacio en la derecha posliberal. Fuera de EEUU, el nombre de los libertarios se está viendo empañado por la inoperancia, la alienación y la falta de ideas de los políticos influenciados por los libertarios del cinturón, como el presidente de mi país, Guillermo Lasso, y sus asesores, cuyas ideas de política pública están tan desvinculadas de la situación local, con sus numerosos problemas de seguridad y pobreza, como los funcionarios de DC están desvinculados de los problemas del ciudadano de a pie en América Central.

Citando las palabras finales del ensayo de Jeff, «¿Hemos perdido lo «liberal» para siempre? Tal vez. Si el liberalismo está muerto, entonces los liberales lo mataron. Dudo que podamos recuperarlo. Tal vez necesitemos una nueva palabra para organizar la sociedad a través de la propiedad, la paz, el comercio y el dinero sólido», pero también añado, ¿hemos perdido también «libertario»?

Aunque no soy tan pesimista con eso, y sigo creyendo que hay posibilidades de que el liberalismo de derechas sea una fuerza de acción política, no me definiría como tal, no sólo porque existe la preocupación de que me metan en el mismo saco que mi gobierno local, que es poco probable que sea reelegido, sino porque es sólo la mitad de lo que creo.

Sin embargo, creo que debemos recordar y aplicar lo que Jeff propuso en su discurso «Por un nuevo libertario», es decir, luchar por lo que le importa al hombre común, entendiendo que estas luchas, bastante ajenas al libertarismo, son las que forman la base de la libertad abstracta por la que luchan los libertarios.

No podemos olvidar que tanto Rothbard como Hoppe comenzaron con el más absoluto racionalismo individualista en su pensamiento para terminar admirando la libertad del orden medieval tradicional en Europa en su primer volumen de su Historia del pensamiento económico en una perspectiva austriaca y desarrollando un comunitarismo bastante reaccionario y aristocrático en su obra magna, Monarquía, democracia y orden natural, respectivamente.

Tampoco hay que olvidar que el padre del conservadurismo moderno, Edmund Burke, procedía de un entorno bastante liberal y whig, tanto como intelectual como estadista, sin que ello entrara en conflicto con sus raíces angloirlandesas y cristianas (tanto anglicanas como católicas).

Por último, más como anécdota que como ejemplo, los dos grandes tradicionalistas ingleses de finales del siglo XIX, G. K. Chesterton e Hillaire Belloc, participaron en el liberalismo clásico sin dejar de mantener sus propias creencias religiosas y tradicionalistas. Chesterton declaró en su libro Ortodoxia que «fui educado como liberal, y siempre he creído en la democracia, en la doctrina liberal elemental de una humanidad autogobernada», mientras que Belloc fue elegido miembro del Parlamento británico apoyado por el Partido Liberal Británico.

Me gustaría terminar trayendo a colación las famosas palabras de John Adams sobre la Constitución de EEUU: «Nuestra constitución fue hecha para un pueblo moral y religioso. Es totalmente inadecuada para el gobierno de cualquier otro. […] El único fundamento de una constitución libre es la virtud pura, y si ésta no puede ser inspirada en nuestro pueblo en mayor medida de la que tiene ahora, podrá cambiar sus gobernantes y las formas de gobierno, pero no obtendrá una libertad duradera. Sólo cambiarán tiranos y tiranías».

John Adams comprendió que el autogobierno, la descentralización y las libertades individuales necesitaban un marco moral para prosperar, para desarrollar todo su potencial, ya que su respeto no lo imponía un gobierno todopoderoso, sino una tradición común compartida que guiaba la vida de todos bajo sus mismas disposiciones.

La moderación y la tolerancia de la tradición cristiana en el ámbito anglosajón crearon las condiciones adecuadas para que el liberalismo clásico se aplicara y fuera el marco para el establecimiento de la República Americana, y la virtud católica de los Habsburgo en su gobierno sobre los imperios español y danubiano fue lo que llevó al desarrollo de las escuelas de Salamanca y Austria.

Por otro lado, fueron los excesos de los liberales continentales, como los bautizó F.A. Hayek, con su constructivismo hiperracionalista, los que llevaron desde la Revolución, el jacobinismo, el nacionalismo expansivo y el socialismo marxista hasta los horrores del leninismo bolchevique, el estalinismo soviético y el nazismo alemán.

El Liberalismo Continental, tan extremo como el Liberalismo Progresista actual, también condujo a las ideas radicales del ultramontanismo y la dictadura promovidas por Maistre y Donoso Cortés y retomadas posteriormente por Carl Schmitt.

Es mejor que nosotros, los libertarios y los conservadores, estemos juntos y sigamos a Burke y a Meyer en un camino neofusionista, antes de que nuestros intelectuales conservadores de buena fe, empujados al extremo por nuestras élites corporatocráticas y sus leales hordas de woks, decidan seguir el camino de la Contra Ilustración.

Así que, aunque los libertarios y los conservadores parezcan opuestos a veces, ambos pertenecemos juntos como diferentes caras de la misma moneda de oro, contrarrestando los excesos de cada uno y reconociendo el valor del otro.

Sólo a través de la virtud podemos conseguir el orden y la libertad, entendida como autogobierno, y sólo a través del autogobierno libre podemos conseguir la prosperidad. No hay otro camino.


Ugo Stornaiolo S. es actualmente un investigador de verano en el Instituto Mises. Tiene un LL.B. de la Universidad Internacional SEK, en Ecuador, y trabaja como Corresponsal de Prensa Internacional para España – Navarra Confidencial.

Este artículo fue publicado originalmente en Mises el 28 de mayo de 2022