Las fuerzas del país invadido golpearon este 22 de septiembre el principal cuartel de la Flota rusa del mar Negro, en la península de Crimea, anexada por Moscú en 2014. La embestida con misiles deja al menos un militar ruso desaparecido, según informó el Kremlin. Paralelamente, Kiev lanzó un ataque cibernético en esa provincia.

Duro golpe del Ejército de Kiev contra las tropas rusas que desde 2014 ocupan la provincia de Crimea, en el sur de Ucrania.

Misiles de crucero Storm Shadow y Scalp, suministrados por Reino Unido y Francia a las fuerzas del país invadido impactaron este viernes 22 de septiembre contra el cuartel general de la Marina rusa en el mar Negro, que prendió en llamas.

Como resultado, al menos un militar ruso se encuentra desaparecido, según un comunicado del Ministerio de Defensa ruso, que inicialmente señaló que había muerto. Según las autoridades rusas, no se registraron heridos ni daños en la infraestructura civil.

Imágenes de videos publicados por funcionarios ucranianos mostraron grandes columnas de humo saliendo del cuartel ruso, mientras residentes del área aseguraron que escucharon fuertes explosiones.

La operación contra la instalación militar rusa, ubicada en el puerto de Sebastopol, perteneciente a Crimea, fue calificada por las tropas ucranianas como un “éxito”. Sin embargo, el portavoz de la Fuerza Aérea de Kiev, Yuriy Ignat, señaló que si bien el resultado es satisfactorio, esperaba que la embestida produjera mayores efectos.

“Para ser honesto, quería un agujero más grande (…) Esta es la mejor publicidad en el mundo de nuestras armas, que vuelan exactamente hacia el objetivo. Por alguna razón, por enésima vez, la defensa aérea rusa no puede hacer frente. Continuaremos», subrayó Ignat ante la televisión local.

El ataque se llevó a cabo con la ayuda de “residentes rusos de Crimea” que proporcionaron información a Kiev, según añadió el funcionario ucraniano.

“Esto no es solo un golpe al corazón de las fuerzas navales de la Flota del mar Negro, es un golpe a la dictadura de Putin. Todos lo verán. Esto no se puede ocultar”, sostuvo Ignat.

Por su parte, Moscú señaló que durante el asalto los sistemas de defensa aérea de su país derribaron cinco misiles.

El gobernador de Sebastopol –impuesto por Rusia– Mikhail Razvozhayev, confirmó que el ataque causó un incendio e instó a la población a evitar dirigirse al centro de la ciudad, donde se encuentra el edificio de la Marina, mientras los bomberos se trasladaron al lugar y algunas carreteras en las inmediaciones fueron cerradas.

Kiev lanza ataque cibernético «sin precedentes» en Crimea

Kiev contraataca desde distintos frentes. Crimea también fue objeto este 22 de septiembre de un importante ataque cibernético.

Oleg Kryuchkov, asistente del jefe del gobierno instalado por Moscú en la provincia, Serguéi Aksyonov, ratificó que los proveedores de servicios de Internet estaban bajo un «ciberataque sin precedentes», lo que provocó interrupciones en el servicio.

Las fuerzas de la nación atacada por Rusia desde hace casi 19 meses han intensificado los ataques en el mar Negro y específicamente contra la ocupada provincia de Crimea, en medio de su contraofensiva frente a las tropas rusas.

Los avances en esa operación, lanzada hace casi cuatro meses, han sido considerados insuficientes por parte de algunos líderes políticos en países como Polonia y Estados Unidos, que piden el cese de la ayuda militar a la nación invadida, pese a que enfrenta a una de las mayores potencias castrenses del mundo.

Aunque la embestida de este viernes es notoria, no es la única reciente de Kiev contra las tropas de Moscú en la zona. El Instituto para el Estudio de la Guerra indicó que las imágenes satelitales de esta semana mostraron que los ataques ucranianos han dañado significativamente un centro de comando de comunicaciones en Verkhnosadove, en las afueras de Sebastopol.

Dos días antes, Ucrania afirmó que recuperó plataformas estratégicas de perforación de gas y petróleo en el mar Negro, de las que Rusia se había apoderado en 2015. Moscú había utilizado esas instalaciones para equipos de guerra electrónica y lanzar helicópteros. Kiev señaló que obtener el control de ellas le ayudaría a recuperar Crimea.

No obstante, el asedio de las tropas rusas es incesante. El jueves, misiles y artillería rusos bombardearon varias ciudades ucranianas y dejaron al menos cinco personas muertas.