Vía Periódico de la Energía

850 millones irán destinados a ayudar a ArcelorMittal a descarbonizar sus procesos de producción y 550 millones irán para ayudar a ThyssenKrupp a acelerar su adopción de hidrógeno renovable

Lluvia de millones de Francia y Alemania para descarbonizar su industria. La Comisión Europea ha aprobado, con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la Unión Europea, una medida francesa de 850 millones de euros para ayudar a ArcelorMittal a descarbonizar parcialmente sus procesos de producción de acero, y dos medidas alemanas de 550 millones para ayudar a ThyssenKrupp Steel Europe a descarbonizar sus procesos de producción de acero y acelerar su adopción de hidrógeno renovable.

Medida francesa

Francia notificó a la Comisión una medida de 850 millones de euros para apoyar el proyecto de ArcelorMittal destinado a descarbonizar parcialmente su producción de acero en Dunkerque, donde explota tres altos hornos que producen metal caliente líquido a partir de una mezcla de mineral de hierro, pellets, coque, carbón y aire precalentado. También explota tres hornos básicos de oxígeno que convierten el metal caliente líquido en acero líquido

La ayuda apoyará la construcción de una planta de reducción directa (“DRP”) y dos hornos de arco eléctrico (“EAF”). La instalación combinada DRP/EAF sustituirá a dos de los tres altos hornos existentes y a dos de los tres hornos básicos de oxígeno. El gas natural, utilizado inicialmente en la DRP, se irá eliminando gradualmente de los procesos de producción de acero. En última instancia, la nueva instalación funcionará utilizando exclusivamente hidrógeno renovable o bajo en carbono, biogás y electricidad como insumos energéticos.

En virtud del régimen, la ayuda adoptará la forma de una subvención directa pagada en cuatro plazos durante el período de construcción de la instalación DRP/EAF prevista entre 2023 y 2026.

Se prevé que la instalación combinada DRP/EAF comience a funcionar en 2026 y produzca 4 millones de toneladas anuales de acero líquido bajo en carbono. Una vez finalizado, se espera que el proyecto evite la emisión de unos 70 millones de toneladas de dióxido de carbono a lo largo de sus 15 años de vida útil.

Medidas alemanas

Alemania notificó a la Comisión su plan de apoyo a tkSE para descarbonizar sus procesos de producción de acero en su planta de Duisburgo y acelerar la adopción de hidrógeno renovable.

La subvención directa apoyará la construcción e instalación de una planta de reducción directa y dos unidades de fusión en Duisburgo, que sustituirán a un alto horno existente. El gas natural, utilizado inicialmente para el funcionamiento de la nueva planta de reducción directa, se irá eliminando gradualmente y, a partir de 2037, la planta funcionará utilizando únicamente hidrógeno renovable.

El mecanismo de pago condicional cubrirá, durante los diez primeros años de funcionamiento de la nueva planta de reducción directa, los costes adicionales de adquirir y utilizar hidrógeno renovable en lugar de hidrógeno bajo en carbono.

Está previsto que las nuevas instalaciones empiecen a funcionar en 2026 y que produzcan 2,3 millones de toneladas de metal caliente al año con una huella de CO2 reducida, que sustituirá a una cantidad igual de metal caliente producido actualmente por la vía convencional del alto horno. Una vez completado, se espera que el proyecto evite la emisión de más de 58 millones de toneladas de dióxido de carbono a lo largo de su vida útil.