Por Daniel Lozano en El Mundo

Maduro agradeció de inmediato el apoyo de sus generales, que forman parte de los jerarcas más beneficiados por la corrupción bolivariana.

El generalato chavista ha irrumpido con estrépito en la campaña electoral cuando falta algo más de un mes para las elecciones presidenciales de Venezuela. Y lo ha hecho para reforzar la candidatura de Nicolás Maduro, pese a que el 80% del país ha manifestado en las encuestas su disposición al cambio democrático.

«El próximo 28 de julio este ejército esplendoroso, luminoso como está aquí, saldrá a las calles. En unas manos el fusil para resguardar el orden, proteger al pueblo en estas elecciones. Y en la otra nuestra fuerza, nuestro deber cívico, nuestro derecho político de ejercer el sufragio. Y allí, queridos hermanos, tendremos que despejar el dilema de volver al colonialismo, al entreguismo, al proimperialismo o estar del lado de la patria insurgente, valiente, corajuda, bolivariana, antiimperialista», arengó el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, a las tropas durante la conmemoración de la histórica Batalla de Carabobo, una de las principales acciones militares de la Guerra de Independencia.

El hombre fuerte del estamento militar, uno de los principales baluartes del poder de Maduro, aseguró taxativo que «el 28 de julio estaremos despejando definitivamente para que se acaben nuevamente esa guerra artificial que se nos han inculcado, se nos han metido en los intersticios de la patria». Precisamente son los militares los encargados de llevar a cabo durante la jornada electoral el llamado Plan República, que les otorga plenos poderes. Durante la noche electoral en Barinas en 2021, cuna de la revolución, los jefes militares decidieron sustraer las actas electorales para forzar la repetición de los comicios, que habían favorecido a la oposición.

El general Padrino López no dudó en hacer suyos, incluso de toda la institución, los postulados revolucionarios, como el «antiimperialismo», el «anticolonialismo» y el «antioligarquismo». Días antes, prometió defender «nuestra democracia participativa y protagónica, no la neoliberal que tratan de imponernos desde el norte».

Las declaraciones del ministro de Defensa llegan además horas después de que un fake publicado en sus redes por el general Domingo Hernández Lárez, jefe del Comando Estratégico Operacional, intentara involucrar a María Corina Machado en una operación de manipulación informativa. La jefa opositora aparecía junto a una pizarra donde se habían escrito apuntes sobre la privatización de empresas y la eliminación del ejército. En la imagen original, la pizarra está en blanco.

La propia Machado calificó el hecho como «gravísimo» y contraatacó al asegurar que en la nueva Venezuela los «miembros de la familia militar venezolana tendrán un futuro de dignidad, seguridad y respeto».

Maduro agradeció de inmediato el apoyo de sus generales, que forman parte de los jerarcas más beneficiados por la corrupción bolivariana, y anunció la creación de un nuevo grado militar, general del pueblo soberano, que estaría por encima del general en jefe. «¡Oligarcas, temblad! Hay militares para defender la patria y para defender la revolución bolivariana de nuestro comandante Hugo Chávez. ¡Qué les arda en Washington!», vociferó el mandatario revolucionario.