Abro la computadora, veo la TV o leo el periódico y encuentro allí noticias como las siguientes, unas más importantes que otras, pero todas reveladoras de una gigantesca descomposición social y política a nivel mundial:

  • El hijo de Ferdinand e Isolda Marcos gana la presidencia de Filipinas con su compañera de fórmula, quien es la hija del actual presidente y rival electoral, Rodrigo Duterte. Es decir, después de que la pareja Marcos saqueó a Filipinas, el hijo, quien también es amigo de lo ajeno, es favorecido por el amplio voto de los filipinos. Y su compañera de campaña es la hija del impresentable Rodrigo Duterte. Las familias Marcos-Duterte se metieron a Filipinas en el bolsillo
  • Lula da Silva es favorito para ganar las elecciones presidenciales en Brasil. Después de haber sido comprobada su participación en el escándalo de Odebrecht, el populista Lula será favorecido con el voto de los brasileños. Se podría argumentar que el deshonesto Lula es preferible al destructor de la Amazonia, Jair Bolsonaro, pero es difícil aceptar que en los 215 millones de habitantes que tiene Brasil no exista un líder honesto y de visión, alguien que no sea ladrón o bruto.
  • Gustavo Petro es favorito para ganar la presidencia de Colombia. Este candidato tiene un pasado guerrillero, ya que fue miembro del M-19, es aliado de Maduro y promete transitar por el mismo camino que ha destruido a Venezuela. Sin embargo, lidera la intención de voto en un país que ha tenido una larga tradición democrática pero que hoy parece estar imbuido de un deseo de muerte.
  • Pedro Castillo, plagiario en su tesis de grado, es el presidente del Perú. Muy ignorante, ridículo, con un sombrero gigante que lo hace lucir grotesco, no sería ni portero de ministerio en un país de gente responsable.
  • La esposa de José M. Zelaya es la nueva presidenta de Honduras. Se recordará que Zelaya fue destituido por el Congreso por haber tratado de eternizarse en el poder. Ahora estará de nuevo en poder a través de la esposa.
  • Daniel Ortega y su esposa,  presidente y vicepresidenta de Nicaragua, pedófilos quienes manejan al país como su negocio particular, encarcelando a sus opositores.
  • Putin desencadenó una invasión a Ucrania, causando destrucción y muerte y ahora amenaza a Finlandia con invasión si este país ingresa a OTAN.
  • López Obrador, presidente de México, lleno de complejos de inferioridad, condecorado por Cuba,  toma partido por Putin y amenaza con no asistir a la Cumbre de las Américas si no se invita a los dictadores Maduro (Venezuela), Ortega (Nicaragua) y Díaz-Canel (Cuba).
  • 57 congresistas republicanos de Estados Unidos votan en contra de ayuda financiera para Ucrania, una muestra de cómo la ideologización ha llegado a niveles absurdos en la política estadounidense.
  • 20 congresistas demócratas “progresistas” estadounidenses piden levantar sanciones a Nicolás Maduro, otra muestra de lo dicho arriba, esta vez en un grupo de la tendencia opuesta. Tanto la extrema izquierda como la extrema derecha en los Estados Unidos están empeñados en destruir al país, aliándose con líderes forajidos, la derecha con Putin, la izquierda con Maduro.
  • Régimen de Nicolás proyecta vender acciones de las empresas del Estado en la Bolsa de Valores. Se mencionan la Cantv, Guayana y algunas empresas petroleras. Esta idea representa un nuevo insulto a una sociedad que ya parece aceptar cualquier humillación sin chistar.

¿Como puede ser esto posible en un mundo de homo sapiens? ¿No será que estamos rodeados de seres que parecen Homo sapiens pero que son, en realidad, alguna variedad inferior que ha tomado un desvío en el camino sin que nos hubiésemos dado cuenta?

Esto es antropológicamente posible ya que, según lo establecido recientemente por investigadores de la Universidad de Alcalá, en España,  no solo el Homo sapiens sino especies de menor desarrollo como el Homo neanderthalensis y el Homo erectus poseían la facultad del lenguaje, aunque nunca lograron el desarrollo intelectual que llegó a tener el Homo sapiens.

Por esto, en mis momentos de sombrías reflexiones imagino que grandes sectores de la población humana podrían, realmente, ser miembros de una especie inferior a la del Homo sapiens. De otra manera, ¿cómo podríamos explicar el abismo entre Arturo Uslar Pietri y Pedro Carreño? ¿O el contraste entre los poemas de Rafael Cadenas y los de Tarek Willliam Saab? ¿Creen ustedes posible que Nicolás Maduro, Hugo Chávez, Pedro Castillo y Cristina Fernández pertenezcan a la misma especie que Fernando Henrique Cardoso o Rómulo Betancourt? ¿No será porque lo tiene muy alargado que Piedad Córdoba siempre tiene el cráneo tapado?

Mi hipótesis de trabajo, la cual merecería ser investigada a fondo por los expertos, es que parte apreciable del mundo de hoy está en manos de una subespecie mucho más cercana al Homo neanderthalensis que al Homo sapiens. Solo eso podría explicar la inmensa tragedia que estamos presenciando.