Nos quebraron, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez y su hermana, Diosdado Cabello, Cilia Flores, y la manada de criminales chavistas, se lo robaron todo. Era un plan diseñado en el largo plazo, poco a poco fueron confiscando, expropiando (sin pagar), asaltando –literalmente– a mano armada las empresas productivas del país y todo lo arruinaron. Lo que no destruyeron con su pésima gerencia lo saquearon con avaricia. Hasta PDVSA, en su momento la cuarta filial petrolera más importante del mundo hoy es una reliquia.

Aplicaron en Venezuela el mismo socialismo que empobreció a la Unión Soviética, que hundió a la Europa del este y que esclavizó China y lograron destruir al país más rico de América Latina. Laureano Márquez lo razona con lucidez y elegancia en el documental, señala que el chavismo es como el Rey Midas pero al revés, todo lo que tocaron lo destruyeron. Peor aún, todo lo que tocaron se lo robaron, si hicieron multimillonarios y luego acusaron a los Estados Unidos de la debacle socialista. 

Su capacidad de mentir y de responsabilizar a otros por sus propias fechorías es bíblica. A los “socialistas” chavistas los vemos arropados en joyas, con carteras carísimas, relojes de lujo impagables por ciudadanos comunes, conduciendo carros último modelo importados de Italia (Ferrari y Lamborghini) o Estados Unidos (BMW, Mercedes-Benz, etc.), ataviados con ropas de marca pomposa, todo esto mientras el pueblo se muere de hambre o enferma, con todos los servicios públicos colapsados, convertido el venezolano en un limosnero de piedad y compasión por los rincones del mundo.

El chavismo, empezando por Chávez y su clan de familiares nuevos ricos, llevaron a Venezuela a la QUIEBRA, lo suyo fue un resentido asalto a la prosperidad venezolana, una matanza de todos los medios de producción del país (claro, exceptuando la producción de drogas de sus socios estratégicos de los carteles del mundo) y una diseñada estrategia para crear pobreza y de ese modo dominar y controlar a la nación ahora convertida en indigente. 

El socialismo chavista del siglo XXI nos devastó en tan sólo 25 años. Lo peor es que todavía permanece en el poder. En este episodio verás como en 2021 el salario mensual del venezolano fue cincuenta centavos de dólar o como el Bolívar se devaluó a montos impronunciables (trillones de bolívares por dólar). Eso es el socialismo.

Nota: mañana domingo 10 de marzo no te pierdas QUIEBRA, el asalto a la prosperidad por YOUTUBE: CHAVISMOLAPESTE, el canal de la memoria.

Compártelo, el país nos grita, la historia nos obliga. No es tiempo de líderes, es tiempo de próceres…

¡Viva la libertad! ¡Viva Venezuela!