Vía AZ

Si Internet te funciona lento y has comprobado con un test de velocidad que no te llegan toda la velocidad de Internet que has contratado, hay varios motivos que lo explican.

En cualquier caso, lo que está claro es que todo usuario quiere siempre la mejor conexión. Sin embargo, son varios los factores que explican que tengamos una menor velocidad que la habíamos contratado con un operador.

Hoy en día, nos encontramos todo tipo de velocidades de fibra óptica entre las tarifas de los operadores. No obstante, no siempre llegaremos a disfrutar de toda la velocidad de conexión a Internet por la que pagamos una buena suma todos los meses. ¿Por qué? Justo es lo que vamos a explicar.

Menos velocidad por WiFi

Uno de los primeros puntos que debemos tener en cuenta es que, si quieres disfrutar de una velocidad de Internet simétrica, hay que conectar el dispositivo por cable al router. De esta manera, podremos disfrutar por completo de los 300 Mbps o 600 Mbps que hemos contratado con el operador. Para tener 1 Gbps o 10 Gbps la cosa cambia.

Por ejemplo, los propios operadores nos avisan de que para los 10 Gbps necesitamos cumplir una serie de requisitos como, por ejemplo, tener un cable Cat 6A o superior, además de una tarjeta de red 10 Gbps. Aunque eso es solo el principio. En cualquier caso, aquí lo importante es tener claro que vía Wi-Fi, no disfrutaremos de toda la velocidad. Y mucho menos cuando estemos lejos del router.

Podemos hacer la prueba fácilmente. Si tienes conectado un equipo por cable Gigabit Ethernet, podrás llegar a tener una mayor velocidad de conexión que si haces un test de velocidad vía WiFi. Además, hay que fijarse también en la velocidad máxima que el router puede ofrecer. Sin embargo, por más que en sus características nos ponga que su velocidad teórica es de 1.000 Mbps vía inalámbrica, luego será menor. Esto se da por los factores que incluyan en la red Wi-Fi.

Aunque, los dispositivos que usemos también tienen la culpa de esto. Puesto que tampoco van a poder cumplir el máximo que viene en sus especificaciones. Principalmente, por no tener el hardware suficiente con el que podría funcionar a esa velocidad de conexión. Por lo que, dependiendo de si tenemos un móvil más viejo o más nuevo, la velocidad será mayor o menos. Y esto mismo se aplica a ordenadores, tablets, consolas, etc.

¿Cómo tener la máxima velocidad?

Si en tu caso quieres tener la máxima velocidad vía WiFi, lo ideal es que te conectes a la banda de los 5 GHz. Sin embargo, si estás lejos del router como veíamos anteriormente, no te será posible. Aunque, siempre tendrás la alternativa de ampliar la cobertura de la red inalámbrica en tu casa o conectar el dispositivo por cable.

Además de esto, hay otros muchos factores que nos pueden ayudar a conseguir una mayor velocidad de la red inalámbrica. Entre ellos, colocar correctamente el router, usar amplificadores para la conexión, mantener los dispositivos y router actualizados, además de usar el hardware adecuado. En otros casos, también puede ser culpa de nuestro proveedor de la tarifa de Internet que tenemos contratada. Por lo que, de ser así, habrá que ponerse en contacto para averiguar si es un fallo en nuestro servicio de Internet.