Es lo que es

Juegos Olimpicos China

Por Stephen Wade en AP

Los Juegos Olímpicos de Verano de Beijing 2008 mostraron el resurgimiento de China en el escenario mundial. Al otorgar esos Juegos a China, el Comité Olímpico Internacional predijo que los Juegos Olímpicos podrían mejorar los derechos humanos, y los políticos chinos insinuaron lo mismo

Las grandes promesas están ausentes esta vez, ya que los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing se inauguran en poco más de una semana en medio de una pandemia de dos años.

Los Juegos son un recordatorio del ascenso de China, pero también de su desprecio por las libertades civiles, lo que provocó un boicot diplomático liderado por Estados Unidos, que calificó de genocidio el internamiento de China de al menos 1 millón de uigures.

Los grupos de derechos han documentado trabajos forzados, detenciones masivas y torturas, que China llama la «mentira del siglo».

Con más influencia política, económica y militar, China parece preocuparse menos por el escrutinio global que hace 13 años y medio. Y la pandemia le ha dado aún más control sobre los Juegos Olímpicos, particularmente con el aislamiento de los periodistas visitantes, separados en una “burbuja” de la población china en general.

“No hay nada que ‘probar’ en este punto; 2008 fue una fiesta de ‘presentación’ y todo lo que hace es confirmar lo que hemos sabido durante la última década”, escribió Amanda Shuman, investigadora de China en la Universidad de Freiburg, en un correo electrónico a The Associated Press.

“En todo caso, hay mucha menos presión que en 2008”, dijo. “El gobierno chino sabe muy bien que su ventaja económica global le permite hacer lo que quiera”.

El COI tenía pocas opciones cuando otorgó a China los Juegos o la segunda vez. Seis posibles candidatos europeos , encabezados por Noruega y Suecia, se retiraron por razones políticas o económicas. Los votantes de otros dos países, Suiza y Alemania, votaron “no” en los referéndums.

Los miembros del COI finalmente eligieron a Beijing sobre Almaty, Kazajstán, en una votación reñida: 44-40. El resultado llegó en boletas de papel después de que el COI dijera que hubo una falla electrónica en la primera votación. Beijing se convierte en la primera ciudad en albergar los Juegos de Verano e Invierno.

El presidente del COI, Thomas Bach, calificó a Beijing como una “opción segura”. China gastó más de 40.000 millones de dólares en la organización de los Juegos Olímpicos de 2008. El estado autoritario no necesita la aprobación de los votantes para proceder.

En cuanto a Kazajstán, fue golpeado este mes en vísperas de los Juegos Olímpicos con protestas masivas y disturbios políticos.

El COI ha permitido que China evite la supervisión de los derechos humanos. A partir de los Juegos Olímpicos de París 2024, las ciudades deben adherirse a los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Sin embargo, China no estaba sujeta a esas reglas cuando fue elegida en 2015.

“Cuando China vuelva a albergar los Juegos Olímpicos, ya no será la China de 2008”, escribió Ai Weiwei, el famoso artista disidente de China, en un correo electrónico a The AP. Ai ayudó a diseñar el famoso estadio Bird’s Nest, con la esperanza de que significara una nueva apertura, y luego se arrepintió de haberlo hecho, llamándolo y a los Juegos Olímpicos de China como la «sonrisa falsa».

Ai fue encarcelado en 2011 en China por cargos no especificados y cómo vive exiliado en Portugal. The Bird’s Nest volverá a albergar la ceremonia de apertura el 4 de febrero.

“China hoy se ha desviado aún más de la democracia, la libertad de prensa y los derechos humanos, y la realidad se ha vuelto aún más dura”, agregó Ai.

Estos son algunos ejemplos de cómo se ha endurecido el tono de China.

En 2008, Beijing impuso algunas restricciones a la transmisión desde la Plaza de Tiananmen, pero la permitió; acordaron “zonas de protesta”, aunque nunca se usaron con el acceso negado repetidamente; y eliminó algunas restricciones de informes más de un año antes de los Juegos. También desbloqueó su internet censurado para periodistas.

En 2022, hay menos alojamiento. La pandemia limitará a los periodistas a una “burbuja” herméticamente sellada, aunque habrá acceso a Internet. Los organizadores chinos advirtieron a los atletas extranjeros que cualquier declaración que vaya en contra de las leyes chinas podría ser sancionada, y una aplicación para teléfonos inteligentes ampliamente utilizada por atletas y reporteros tiene vulnerabilidades de seguridad evidentes, según un organismo de control de Internet.

Algunos comités olímpicos nacionales han aconsejado a los equipos y al personal que no lleven teléfonos personales ni computadoras portátiles a Beijing. El COI, que genera miles de millones de patrocinios y derechos de transmisión , rara vez rechaza en público a los organizadores chinos que son, en realidad, el gobierno chino.

Los cambios que afectan a 2022 comenzaron un mes después de que terminaran los Juegos Olímpicos de 2008 cuando la crisis financiera mundial golpeó a las economías mundiales. A China le fue mejor que a la mayoría, lo que, junto con los Juegos Olímpicos, aumentó su confianza. Esto también coincide con el ascenso de Xi Jinping, quien encabezó los Juegos Olímpicos de 2008 y fue nombrado Secretario General del Partido Comunista Chino en 2012.

“Aunque Xi estuvo a cargo de los Juegos Olímpicos de 2008, los Juegos de Invierno son verdaderamente los Juegos de Xi”, dijo Xu Guoqi, profesor de historia en la Universidad de Hong Kong. Es autor de “Olympic Dreams: China and Sports, 1895-2008”.

Mary Gallagher, directora del Centro de Estudios Chinos de la Universidad de Michigan, dijo que el estado de la democracia estadounidense y su “respuesta deficiente a la pandemia” ha envalentonado aún más a China.

“En este momento, los múltiples fracasos de Estados Unidos crean un impulso para renovar el nacionalismo y la confianza en China”, dijo Gallagher por correo electrónico. “Esto se hace aún más efectivo por el estricto control del Partido Comunista sobre la información, que puede hacer llover ‘energía positiva’ sobre lo que está sucediendo en China mientras solo publicita cuentas negativas de otros países, especialmente de EE. UU.”

China se quejó en 2008 de que las protestas por los derechos humanos en el Tíbet politizaron los Juegos Olímpicos. El Relevo de la Antorcha Olímpica, realizado en una gira mundial, enfrentó violentas protestas en Londres y otros lugares. El COI no ha intentado un relevo de este tipo desde entonces, y el entonces presidente Jacques Rogge dijo que las protestas pusieron los Juegos Olímpicos de Beijing en «crisis».

China vuelve a decir que los Juegos Olímpicos se tratan solo de deportes, un escudo que Bach del COI también usa contra los críticos. China dice que mezclar la política va en contra de la Carta Olímpica, aunque la propia China incursionó en la política al boicotear los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980.

“Los deportes y la política se mezclan”, dijo en un correo electrónico Laura Luehrmann, especialista en China de la Universidad Estatal de Wright. “La política se trata de la distribución y el uso de recursos limitados, sobre todo el poder y la toma de decisiones, pero también las finanzas. El deporte tiene que ver con el poder y el dinero, incluso si se enmarca como un logro atlético que glorifica”.

Victor Cha, quien sirvió en la Casa Blanca bajo el presidente George W. Bush y es el autor de “Más allá del puntaje final: la política del deporte en Asia”, dijo que China quejándose de que otros politizan los deportes era “la olla llamando a la tetera negra. ”

“No hay país que haya ignorado el mandato de la Carta Olímpica de mantener la política fuera de los deportes más que China”, escribió Cha, quien enseña en la Universidad de Georgetown, en un ensayo la semana pasada para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales .

“Por mucho que al mundo le gustaría que los Juegos Olímpicos estuvieran desprovistos de política, como escribió una vez George Orwell: ‘El deporte es la guerra menos los tiros’”.

Probablemente no estaremos muy al pendiente de los Juegos Olímpicos (JJ.OO) de Invierno próximos a celebrarse en febrero; sin embargo, sí debería llamarnos la atención que la sede de este evento multideportivo será China, el país campeón en violaciones a los derechos humanos.

Hay que partir por un dato: ser anfitrión de los JJ.OO o de mundiales de fútbol es sumamente costoso, los presupuestos suelen ser escandalosos y sobre todo excesivos cuando comprometen recursos públicos. Por ejemplo, según la revista MUY Negocios y Economía, tanto los JJ.OO de Invierno de Corea del Sur (2018) como los JJ.OO de Brasil (2016) costaron alrededor de 13.200 millones de euros, y se estima que los JJ.OO de Tokio 2020 no menos de 15.400 millones de dólares. Es obvio que hay grandes intereses detrás, que ojalá fueran solo económicos… pero lo cierto es que en los peores casos se trata de intereses políticos perversos que buscan utilizar el deporte para lavar historiales de crímenes y atropellos a los derechos humanos. Hablamos de sportswashing, expresión en inglés que alude “al lavado de imagen” a través de competencias deportivas, una práctica de algún modo frecuente en diferentes disciplinas y contextos. Sucede en las grandes ligas de fútbol, combates de boxeo, torneos de tenis y, con mayor eco últimamente, en carreras de Fórmula Uno, como fue hace poco en Bahréin, donde Amnistía Internacional hizo notar la oscura situación de los derechos humanos en ese país como en otros del medio oriente. O sin ir más lejos, cómo no mencionar la Copa Mundial de Argentina (1978) en plena dictadura militar, cuando el júbilo de los goles ocultó torturas, asesinatos y desapariciones forzadas.

El punto es que en este 2022 ocurrirán dos acontecimientos deportivos importantes y hay que estar alertas: el Mundial de Fútbol en Qatar, a realizarse en noviembre, y ahora en febrero los JJ.OO de invierno en Pekín. Para Qatar faltan meses; no obstante, es buen momento para condenar el abuso de trabajadores migrantes en la construcción de estadios, tal y como vienen denunciando grandes futbolistas, es el caso de Toni Kroos, jugador alemán del Real Madrid quien declaró en un podcast: «Los trabajadores inmigrantes están sometidos a jornadas sin descanso bajo tórridos 50 grados, sufren una alimentación insuficiente, sin agua potable y a temperaturas de locura”.

Y ya que hablamos de los juegos en Pekín, pues es China y ya son palabras mayores. Al gigante asiático le urge mostrarse como el gran anfitrión para mejorar el perfil de Xi Jinping, cuyo gobierno está acusado de haber cometido crímenes de lesa humanidad contra uigures y otros musulmanes túrquicos en la región noroccidental de Xinjiang, según recientes informes de Human Rights Watch.

La buena noticia es que el mundo no es del todo indiferente. EE.UU.Reino UnidoAustraliaCanadá y finalmente Japón anunciaron un boicot diplomático como protesta por las violaciones a los derechos humanos en China. Esta medida surgió como iniciativa del presidente Joe Biden, quien ya en diciembre anunció que EE.UU. no enviará una delegación oficial al encuentro deportivo en Pekín; lo que no quita que los deportistas estadounidenses sí puedan competir, así como los atletas de los países que se sumaron al boicot. Es un gesto político importante, incluso de parte de líderes que podríamos cuestionar en torno a otros temas de actualidad (no vamos a hablar del COVID, por lo menos no en este artículo), tal es el caso del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en su cuenta de Twitter: “Canadá sigue profundamente preocupada por los informes de violaciones de derechos humanos en China. Como resultado, no enviaremos representantes diplomáticos a Beijing para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno. Continuaremos apoyando a nuestros atletas que trabajan duro para competir en el escenario mundial”.

El poder de China es una realidad agobiante. Lo menos que se puede hacer es aplaudir firmes posiciones que condenen al régimen comunista chino. Es más, las luces sobre Pekín deberían ser una oportunidad para que el mundo cuestione y repudie a un gobierno que ya es una amenaza global para los derechos humanos.


Silvia Mercado es Doctora en Historia del Pensamiento. Maestra en Periodismo y Medios Comunicación. Licenciada en Comunicación. Periodista y docente. Actualmente Coordinadora de Red Liberal de América Latina (RELIAL).

Scroll to Top