Morfema Press

Es lo que es

Omar González Moreno

Esta semana no podemos abordar un solo tema, aunque el panorama le permitiría a uno explayarse en cualquiera de los hechos que circundan la vida política venezolana.

En estas ocasión quiero hablar de lo que sucede en Guatire, Caricom y Oriente-Guayana y vamos a iniciar en la ciudad vecina de Caracas, esa que la tradición llama “ciudad dormitorio”.

En Guatire –allí donde emanaron los hechos que posteriormente llamaran el “Caracazo”– una multitud de ciudadanos salió a darle su total respaldo al liderazgo de María Corina Machado y a la candidatura de Edmundo González Urrutia.

Con fuerza y emoción miles de guatireños salieron a expresar su firme compromiso con el mañana, su apego a la fórmula unitaria y su cariño hacia la líder de la Venezuela libre, María Corina Machado.

Por años el oficialismo contaba con Guatire en sus fórmulas de matemática electoral, sin embargo ya pueden ir borrando –como tantos otros– a esta población de sus estimaciones; y es más, pueden ir acomodando las maletas porque se van este 28 de Julio.

Ahora, pasemos al tema del Caricom. Los países de la Comunidad del Caribe –si los mismos que se vivieron a Chávez por mucho tiempo– cerraron filas con Guyana para terminar de robarnos el Esequibo.

¡Como lo leen! Los socios de Chávez y de Maduro –siguiendo órdenes de Cuba– reiteraron su firme propósito de respaldar a los guyaneses en contra de los intereses venezolanos.

¿Por qué se debe esto? Porque, primero el finado y después Maduro, han mantenido una política de genuflexión y entreguismo, con estos países que hoy le dan la espalda a nuestra nación.

Lo que suceda con el Esequibo y el juicio que se lleva adelante es responsabilidad de estos 25 años; donde se permitió que Guyana y sus cómplices hiciera y deshicieran a sus anchas.

Sin duda, el tema del Esequibo solo se resolverá cuando surja la era democrática de Venezuela, momento cuando sí vamos a defender los intereses nacionales sobre todas las cosas.

Y, para terminar me quiero referirme a la región de Oriente-Guayana querido; quiero enviarle a todos los anzoatiguenses, neoespartanos, sucrenses, managüenses, bolivarenses y deltanos un mensaje de agradecimiento.

Pues, todos han demostrado una valentía enorme al apoyar a María Corina Machado y de seguir firmes y consecuentes por la lucha de la libertad.

Por ser pulmón viviente que le da vida a ese gran movimiento de liberación nacional; y además, quiero agradecer a los amigos de Vente Venezuela en Anzoátegui por todas sus muestras de afecto y solidaridad hacia mi persona. ¡Gracias!

Luego de 25 años de socialismo, el único balance posible es asegurar que: ¡No queda nada!

Los socialistas acabaron con los hospitales, pues hoy en día todos los centros de salud están destruidos y desasistidos.

En los hospitales no hay nada, ni siquiera algodones; pero aún continúan abarrotados de pacientes desesperados que anhelan que los alivie de sus dolencias.

Nuestros médicos hacen milagros a pesar de la escasez de recursos y los malos sueldos; ellos son héroes y ángeles que hacen de todo para salvarle la vida a miles de pacientes todos los días en todo el país.

Los socialistas aniquilaron con la red de escuelas públicas del país, muchas de ellas han tenido que cerrar sus puertas por la insalubridad que persiste en los planteles donde están nuestros muchachos educándose.

Además, los colegios y liceos públicos sufren por la falta de maestros –muchos de los cuales renuncian por los malos salarios–, padecen por la deserción de estudiantes que al final tienen que abandonar las aulas para ponerse a trabajar y ayudar a sus familias.

Los centros de enseñanzas públicos del país, a final de cuentas, padecen por la desidia de un modelo que malgastó miles de millones de dólares y que fue incapaz de renovar, construir o reimpulsar las escuelas públicas de Venezuela.

El socialismo hundió la educación y la salud, pulverizó el salario de los trabajadores y hundió en la mendicidad a millones de venezolanos que no tienen qué comer.

Los adultos mayores de hoy viven la peor época para ser abuelos, pues, gracias a este régimen las pensiones y jubilaciones son un chiste que no alcanza para absolutamente nada.

Es la peor etapa de la historia para ser viejo, pues gracias a este sistema empobrecedor e inhumano, muchos abuelos están separados de sus hijos y nietos, porque les tocó emigrar en la gigantesca diáspora que desangró el capital humano venezolano.

En definitiva, el socialismo es el peor sistema que se puede uno imaginar. Es un modelo que divide, hiere, maltrata y humilla al ciudadano; un sistema que es –permítanme que lo escriba– un infierno en la tierra.

¡Cuanta razón tiene Javier Milei! El presidente de Argentina cuando dijo que los venezolanos han vivido un infierno con el socialismo; sin embargo, vamos a salir de esa atrocidad gracias al liderazgo de María Corina Machado y la valentía de Edmundo González Urrutia.

Que un día a Nicolás Maduro, en el ocaso de su vida pública, lo saquen del poder no sería nada raro.

Lo mismo le sucedió a otros autócratas en diferentes épocas y lugares del mundo.

Allí está el caso de Muammar Gaddafi en Libia, Manuel Noriega en Panamá, Mobutu Sese Seko en el Congo, Nicolae Ceaușescu en Rumania, Saddam Hussein en Iraq, Hosni Mubarak en Egipto y pare usted de contar.

Es que no se puede pretender vivir eternamente en el poder en un país destruido por tu culpa, sin empleo, sin educación, sin salud,  sin libertad y sin mañana. 

Por eso, las posibilidades de que Nicolás Maduro pronto salga del poder son enormes. 

A estas alturas, nadie es capaz de desconocer que más del 80% de la población venezolana quiere que Maduro se vaya. 

Ademas, el colapso económico, la corrupción y el aumento de la pobreza han generado un descontento tan grande entre los ciudadanos, que solo un milagro lo salvaría. 

Así de honda e indeleble es la crisis que ha provocado en un país que antes de su llegada, era considerado uno de los más prósperos de América Latina 

De alli que las elecciones presidenciales convocadas para el próximo 28 de julio podrían ser cruciales para él y sus colaboradores. 

Si enfrenta una oposición liderizada por María Corina Machado, que se ha convertido no solo en un fenomeno electoral, sino politico y social, así sea a través del diplomático Edmundo González Urrutia, con toda seguridad lo correrían a insultos del palacio de Miraflores. 

El costo actual de un megafraude o de una abrupta suspensión de las eleciones por cualquier motivo seria altísimo para Maduro .

Esto podría llevar a una negociación en la que él y su entorno tendrían que aceptar que su mejor alternativa es abandonar el poder, ahora que todavía hay tiempo. 

 Obviamente que no habría garantías perfectas para todos sus intereses políticos, y eso agudiza las tensiones internas dentro de su equipo.

En resumen, aunque Maduro haya mantenido su posición durante mas una década, las circunstancias cambiantes y las proximas elecciones, definitivamente han alterado su destino político.

¡Enhorabuena para una nación entera!

Por Omar González Moreno

Yo creo que la historia tendrá que avergonzarse algún día de todo esto.

El castigo a una empanadera y la detención de unos humildes pescadores, así como la retención de sus curiaras, por parte de la Guardia Nacional, por haberle prestado algún servicio a María Corina Machado, son imágenes espantosas.

Esas imágenes demuestran que la tirania de Nicolás Maduro y sus cómplices es más terrible que la más cruel ficción.

Lo que pasó en la gira que hizo María Corina Machado por los estados Apure y Amazonas no es una invención, es el denominador común de un régimen que oprime a los venezolanos como le da la gana.

Lo que sucede es que pareciera que no estamos acostumbrados a encarar la realidad. Nos aterramos de nuestro propio espectro como país.

Es decir, muchos prefieren creer que no hay tanto horror ni tanta violencia, cuando la verdad es que lo sucedido es esa gira de la líder opositora es solo un aspecto de la vida cotidiana de los venezolanos.

Asi quedó demostrado de manera palpable, cuando en un acto de valentía y determinación, la líder opositora María Corina Machado desafió está semana, una vez más, al régimen de Nicolas Maduro y sus bloqueos para llevar su mensaje a los estados Apure y Amazonas.

La odisea comenzó en Corozopando, estado Guárico, donde agentes del régimen clausuraron una humilde venta de empanadas en la carretera, solo por haber atendido a Maria Corina Machado

Mas adelante, para evitar que llegara al estado Apure, los agentes del régimen cerraron el puente que comunica a los estados Guárico y Apure.

Sin embargo, María Corina y su equipo no se dieron por vencidos. Abandonaron sus vehículos en la ribera guariqueña, se subieron a bordo de una curiara y cruzaron el rio Apure.

Al otro lado la esperaba un estruendoso grito de libertad que salía de la garganta de decenas de miles de personas que la esperaban en cada pueblo, en cada caserío y en cada ciudad del estado llanero.

Las calles se inundaron de un gentío sin precedente, en una especie de despertar convulso, sin falsas talanqueras, real, comprometido y decidido.

La odisea siguio en Puerto Páez, donde los agentes del Maduro le impidieron usar las chalanas que normalmente transportan vehículos de una orilla a la otra.

Sin embargo, María Corina y su equipo no se dieron por vencidos. Nuevamente abandonaron sus carros en la ribera apureña y se subieron a bordo de otra curiara, para llegar a su destino.

De inmediato los secuaces de Maduro decomisaron las canoas de esos humildes pescadores que trasportaron a María Corina y su equipo.

Luego se supo que también detuvieron a esos trabajadores del rio Padre, como le dicen al río Orinoco.

Si, el río Orinoco, majestuoso y caudaloso, se convirtió en el camino de María Corina Machado hacia Puerto Ayacucho, la capital del estado Amazonas.

A pesar de las dificultades, María Corina y su equipo remaron con fuerza y determinación, sorteando las aguas y los bloqueos.

La llegada a Puerto Ayacucho marcó su primera visita a esta ciudad en 12 años.

Millares de personas salieron a las calles para recibir a la líder opositora.

El entusiasmo y el apoyo fueron palpables. María Corina expresó su gratitud y destacó la importancia de seguir luchando por un cambio en Venezuela.

“A pesar de los obstáculos y bloqueos, seguimos adelante con determinación y el respaldo del pueblo venezolano”, afirmó.

Durante su travesía y en los actos públicos, María Corina recordó con amor y admiración a la modesta vendedora de empanadas, que por cierto, también se llama Corina, castigada y perseguida injustamnete por los esbirros del régimen.

Esa mujer, emocionada por la presencia de la líder opositora, lo único que hizo fue servirle unas empanadas.

Pero ese gesto sencillo pero significativo, así como el de los pescadores de los ríos Apure y Orinoco, simbolizan la conexión entre la política y la vida cotidiana de los venezolanos.

María Corina Machado, con su valentía y su compromiso, ha demostrado que no hay obstáculo insuperable cuando se trata de llevar un mensaje de esperanza y cambio.

Su travesía por los caminos y ríos Apure y Orinoco quedará en la memoria de quienes creen en un futuro mejor para Venezuela.

Como cronista nuestra misión fundamental e ineludible es denunciar cada una de las aberraciones de la tiranía de Nicolás Maduro y sus secuaces.

Estamos seguros que de las soluciones para salir de este desastre se encargará mejor la líder de los venezolanos, María Corina Machado, Cuando tenga la facultades para hacerlo.

¡ Y ojalá eso sea muy pronto!

Hay una escena famosa, convertida hasta en un meme en redes sociales, de la serie alemana llamada “Dark”, donde un anciano sentado en una butaca repite sin cesar: “va a suceder otra vez ”, “va a suceder otra vez”.

Y justamente de esa forma estamos todos los venezolanos repitiendo “va a suceder otra vez”, refiriéndonos a la agudización de la crisis de combustible en todo el territorio nacional.

La falta de gasolina no es solamente un problema fronterizo, o de los estados centrales, por el contrario  es una problemática real en todo el territorio venezolano; en pocas palabras no hay gasolina en ninguna parte.

Nuevamente la refinerías están paralizadas, nuevamente el país con las mayores reservas petroleras del mundo está paralizado por falta de combustible, como ellos mismo dicen “solo en socialismo”.

Sí, sólo en socialismo ocurre que el país más rico en hidrocarburos se quede sin una gota de gasolina, y no sólo se trata de la carencia de este tipo de combustible, pues tampoco tenemos gasoil y es tremenda la dificultad para conseguir, entre otras cosas, gas doméstico.

El socialismo es atroz; el socialismo es la fábrica más grande de ineptitud, incapacidad, corrupción y hambre. 

El socialismo es capaz de destruir todo lo bueno que existen en la humanidad y capaz de construir todo lo malo que puede existir en sociedad alguna.

Las colas para recargar gasolina en las estaciones de servicio es una realidad en los estados petroleros como Zulia, Anzoátegui y Monagas, y, que podemos esperar –si esto ocurre en la cuna petrolera nacional– que pueda suceder en los estados no petroleros.

La crisis de combustible en el llano, en los estados centrales, y en el occidente de la nación terrorífica. Y no tiene explicación de ninguna índole, pues desde hace mucho tiempo se les acabó el discurso del saboteo, la excusa del bloqueo, y ni hablar de los argumentos fútiles de iguanas, zamuros o roedores.

Los magos del socialismo pulverizaron la capacidad de producción y refinación de crudo. Y, además de desmantelar la industria petrolera, la  saquearon y ellos mismo lo han confesado al señalar como corruptos a sus compañeros de partido como son Rafael Ramírez y recientemente el círculo íntimo de Tareck el Aissami.

La única forma que tenemos los venezolanos para recuperar nuestra industria emblemática es con la llegada al poder de un nuevo gobierno y de un nuevo sistema socio-político y económico, y esto implica el ascenso al poder de María Corina Machado.

La líder liberal venezolana es la única capaz de construir algo distinto, ella,  con el apoyo de técnicos e intelectuales, puede crear o levantar una nueva economía nacional realista, y centrada en las grandes soluciones que los venezolanos esperan.

Si PDVSA sigue siendo socialista terminará totalmente enterrada; es por ello que necesitamos una empresa adaptado a las necesidades reales de los venezolanos y eso implica ajustes en su dirección, en su organización, y en el modelo de negocio actual.

Quiero decirles a los que sufren por la escasez de gasolina que la única forma de superar la gravísima situación actual es haciendo a María Corina Machado la presidente de todos los venezolanos.

Vamos a confiar en ella.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Scroll to Top
Scroll to Top