Vía AFP

Ebrahim Raisi, líder del régimen teocrático, será el anfitrión del jefe del Kremlin y de Recep Erdogan. Al conflicto en Siria, que lleva más de una década, se le suma la invasión a Ucrania y la imperiosa necesidad de desbloquear las exportaciones de granos

Los presidentes de Irán, Rusia y Turquía se reúnen este martes en Teherán para mantener conversaciones centradas principalmente en el conflicto en Siria, pero también en la guerra de Ucrania y su impacto en la economía mundial.

Esta es la primera cumbre presidida por Ebrahim Raisi desde que asumió el cargo hace un año y el segundo viaje al extranjero de Vladimir Putin desde que lanzó su ofensiva en Ucrania el 24 de febrero, y el primero fuera del territorio comprendido por la antigua Unión Soviética

La reunión tripartita tiene lugar días después de la gira del presidente estadounidense Joe Biden por Medio Oriente, donde visitó Israel y Arabia Saudita, dos países hostiles a Irán.

La cumbre se centrará en Siria, donde Rusia, Turquía e Irán son actores principales en la guerra que asola el país desde 2011. Moscú y Teherán apoyan al régimen de Bashar al Asad y Ankara a los rebeldes. Los tres países lanzaron en 2017 el llamado proceso de Astana, cuyo objetivo oficial es llevar la paz a Siria.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan llegó a Teherán el lunes por la noche y fue recibido el martes por la mañana por su homólogo iraní en el Palacio de Saadabad.

Junto con su homólogo ruso, Vladimir Putin, participarán en “una reunión de jefes de Estado garantes del proceso de paz” en Siria, declaró el 12 de julio el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Crisis de seguridad”

Turquía amenaza desde finales de mayo con lanzar una nueva operación militar en el norte de Siria, donde pretende crear una “zona de seguridad” de 30 kilómetros en la frontera. Teherán y Moscú ya han expresado su oposición a dicha ofensiva.

En la reunión, “podremos establecer el importante objetivo de la reunión de Astana, que era reducir la tensión en las zonas de conflicto en Siria”, dijo el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Amir-Abdollahian, en un video publicado en la página web de su ministerio.

“Durante mi reciente viaje a Ankara y Siria, llevé el mensaje del presidente de que podemos gestionar la crisis de seguridad entre Siria y Turquía”, añadió.

Esta será la primera vez que Erdogan se reúne con Putin desde el inicio de la invasión a Ucrania. Turquía, miembro de la OTAN, ha intentado mantener el contacto con ambos países y ha ofrecido mediar en varias ocasiones.

Se espera que ambos líderes hablen sobre cómo desbloquear las exportaciones de granos ucranianos. El ministerio de Defensa ruso dijo el viernes que pronto estará listo un “documento final” para desbloquear las exportaciones de granos desde Ucrania.

El acuerdo, negociado por la ONU, permitiría la salida por el Mar Negro de unos 20 millones de toneladas de granos bloqueados en los puertos ucranianos debido a la ofensiva rusa.

Los mandatarios de Irán y Rusia podrían abordar también el acuerdo sobre el programa nuclear iraní, según los expertos.

Rusia lleva más de un año participando en las conversaciones entre Irán y las principales potencias para reactivar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní, que permitió el levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán a cambio de restricciones a sus actividades nucleares.

El jueves, durante su visita a Israel, Joe Biden firmó un pacto de seguridad con el primer ministro israelí, Yair Lapid, por el que Estados Unidos se compromete a no permitir que Irán adquiera armas nucleares.

Y el sábado, en Arabia Saudita, Biden dijo ante líderes árabes que su país no se “alejaría” de Medio Oriente, lo que dejaría “un vacío que podría ser llenado por China, Rusia o Irán”. Sus palabras fueron condenadas por Teherán, que acusa a Washington de agitar las tensiones en la región.